Economía

The consumer pays the “rollo” of paper prices
El consumidor paga el “rollo” de precios del papel
Autor: Federico Duarte Garcés
26 de Noviembre de 2014


La Superintendencia de Industria y Comercio formuló pliegos de cargos contra cinco empresas dedicadas a la comercialización de papeles suaves por presuntas infracciones al régimen de libre competencia.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

“La Superindustria adopta esta decisión para proteger tanto la economía de mercado como los hogares y consumidores colombianos”, expresó este organismo en su comunicado.

Twitter: @fededg1989


Antes de terminar de mercar en una cooperativa dedicada a la comercialización de productos básicos de la canasta familiar, el joven no pudo evitar el paso por la sección de elementos del aseo. Sin pensarlo tomó el paquete de 12 rollos de papel higiénico Scott, perteneciente a la empresa Kimberly, que le valió $18.800, $2.600 más del valor de cada uno de los paquetes al lado, en el mismo estante, con la misma cantidad de papel higiénico Familia. 


Y aunque había escuchado el día anterior la noticia del hallazgo de la Superintendencia de Industria y Comercio de un cartel iniciado por estas dos empresas, que junto a otras tres acordaron durante 15 años fijar los precios de este producto a precios cada vez más altos, nada tuvo que ver en su decisión, pues aún sin tener la certeza que la marca que llevaba en su bolsa de mercado era una de las comprometidas “igual toca comprar”.


“Y no solamente el papel higiénico, sino toda la línea que comprende: los pañuelitos húmedos, las toallas higiénicas para las damas, fuera del consumo en los hospitales. ¿Usted se imagina todo ese volumen?”, planteó Anselmiro Bañol, presidente de la Asociación de Consumidores de Medellín al referirse a los acuerdos anticompetitivos con los cuales Familia, Kimberly, Papeles Nacionales, Cartones y Papeles de Risaralda y Drypers fijaron de manera artificial durante 1998 y 2013 los precios de los papeles suaves o tisú en Colombia, segmento integrado por papel higiénico, servilletas, toallas de cocina, y pañuelos para manos y cara.


Carteles sin sanción


“Cuando se producen estos fenómenos propios del crecimiento capitalista, que se expresan en los monopolios, es cuando se dan este tipo de decisiones, y entonces las consecuencias las salimos pagando todos”, comentó Bañol al respecto, luego de recordar que las normas de protección al consumidor están contenidas en la ley 1480 de 2011, la misma de la cual se sirvió la Superintendencia para formular pliego de cargos contra 42 personas naturales pertenecientes a las empresas involucradas en este cartel. 


Al igual que Bañol, el docente del Departamento de Economía de la Universidad Eafit, José Vicente Cadavid, recordó que ha habido otros carteles como el de los pañales, denunciado a mediados del año pasado, al que pertenecían algunas de las mismas empresas que en julio de este año la Superintendencia investigó y en las que tras varias visitas administrativas encontró material probatorio importante para denunciar el actual caso. 


A este le sumó las noticias presentadas en diferentes momentos sobre un supuesto cartel de las cementeras, en que hubo acuerdos sobre los insumos y el precio de un bulto de cemento se incrementó hasta un 30 %, además de otros acuerdos implícitos, “no divulgados” en el ámbito financiero, fuera de los que otros expertos han comentado en los ingenios azucareros, subastas ganaderas, arroceras, estaciones de gasolina y farmaceúticas.


Sin embargo, para Cadavid, con la norma existente viene la amenaza del regulador, luego la publicidad, la noticia, pero la sanción efectiva se pierde. Y de esta manera el consumidor, que según este investigador de regulación económica tiene una información asimétrica, es decir incompleta, no cuenta con los elementos para generar respuesta. 



Desde Fenalco

“Fenalco le solicita a estos empresarios tan importantes que nunca más se vuelvan a presentar este tipo de prácticas, se subsanen hacia el futuro y se tomen todos los correctivos. Es un principio del comercio organizado trabajar con la mayor lealtad comercial, ética empresarial y la mayor solvencia moral”, Sergio Ignacio Soto, presidente de Fernalco Antioquia.