Mundo deportivo

Lover of the pedals
Amante de los pedales
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
26 de Noviembre de 2014


Brayan Hernández se proclamó campeón el pasado fin de semana de la trigésima edición de la Vuelta del Porvenir, certamen ciclístico que reúne a corredores jóvenes nacionales e internacionales.


Foto: Cortesía 

“Mis mayores fortalezas son escalando y en la contrarreloj. Me considero un ciclista fuerte”, aseguró Brayan Hernández..

o.p. Orgullo Antioqueño

Todo empezó en su niñez. Su mamá, Gloria Elena Gómez, salía a practicar en una “cicla” todoterreno con sus amigas y él, en su pequeña bicicleta de cross, perseguía a la gallada.


Así nació la pasión de Brayan Hernández Gómez, flamante campeón de la Vuelta del Porvenir, que concluyó el pasado fin de semana con una contrarreloj entre los municipios de Andes y Jardín. Hoy, con 17 años de edad, este hijo de El Carmen de Viboral recuerda con nostalgia sus primeros pedalazos.


“Mi papá (Bernardo Hernández) fue ciclista amateur y mi mamá también montaba seguido. Nací en un hogar que respiraba ciclismo y por eso heredé esa pasión. Hoy en día mis padres disfrutan de mis éxitos como nadie”, aseguró el joven pedalista, quien tuvo un recibimiento apoteósico en su municipio tras obtener el título en la Vuelta del Porvenir.


“Me recibieron con carro de bomberos en el pueblo, y en la casa con bombas, carteles... todo fue alegría. Todavía me siento un poco raro dando entrevistas y viendo fotos en los periódicos, pero de a poco me he ido acostumbrando”, dijo sonriente el corredor del equipo Orgullo Antioqueño.


Brayan cumplió ayer un objetivo importante: se graduó como bachiller de la Institución Educativa El Progreso. No quiso descuidar sus estudios, más allá de todos los sacrificios que debió hacer para recibir su diploma: “Ha sido duro mantener este ritmo. Madrugo todos los días, salgo a rodar 50 o 60 kilómetros, regreso a mi casa aproximadamente a las 10:30, almuerzo rápido y de ahí para el colegio hasta las 6:30 p.m. Los últimos dos años fueron duros pero valió la pena este esfuerzo”, dijo “El Ternerito”, como le dice su círculo de amigos, aunque en comienzo no le gustaba mucho ese apodo.


Admirador de Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Alberto Contador y Chris Froome, entre otros, Hernández anhela construir una carrera deportiva exitosa y codearse con estos monstruos del pedalismo mundial. “Todos son grandes campeones y mejores personas. Tuve la fortuna de conocer a “Rigo”, es muy humilde y siempre es igual con todas las personas”, recalcó.


Para Brayan terminó la temporada en la parte competitiva. Ahora, a disfrutar del fin de año con sus seres queridos. “Voy a descansar en mi casa, con mi familia, pero sin descuidar el entrenamiento. El 25 de diciembre nos vamos a reunir los ciclistas de El Carmen para celebrarle el cumpleaños a David Vargas, un técnico que trabaja mucho por los nuevos talentos de la región”, concluyó.



“Objetivo cumplido”

Satisfecho y complacido se mostró Gabriel Jaime Vélez, uno de los integrantes del cuerpo técnico del equipo Orgullo Antioqueño, con el resultado de la Vuelta del Porvenir, que dejó como campeón a su pupilo Brayan Hernández y en términos generales su equipo tuvo un resultado sobresaliente.


“Estamos muy contentos con esta victoria, se trata de un trabajo mancomunado de Indeportes, la Gobernación de Antioquia, la parte técnica y por supuesto los ciclistas. Se hizo una muy buena labor a lo largo del año con los juveniles y cerramos el año de la mejor forma, este era un objetivo primordial”, declaró Vélez.


El estratega también hizo su balance final de la competencia: “Fue una carrera disputada, supimos remontar después de un traspié que tuvimos y día a día recuperamos terreno hasta la contrarreloj final, en la cual fuimos contundentes y ganamos en franca lid. Es un grupo que trabajó muy bien, que recibe de la mejor forma las indicaciones que se le da, trabajador, con hambre de triunfo y deseos de sobresalir”.