Nacional

Without protocols, there would be no release of hostages
Sin protocolos, no habría liberación de secuestrados
24 de Noviembre de 2014


Presencia militar en las zonas donde eventualmente se liberaría al general Alzate y otros secuestrados, pondría en riesgo la realización de la operación el próximo martes, según las Farc.


Foto: EFE 

Hasta que el general Rubén Darío Alzate y los otro cuatro secuestrados no sean liberados, los diálogos de paz no se retomarán en La Habana.

Redacción EL MUNDO


redaccion@elmundo.com


Através de un comunicado, las Farc advirtieron ayer que debido al despliegue militar en las zonas de la eventual puesta en libertad del general Rubén Darío Alzate -comandante de la Fuerza de tarea conjunta Titán- y otros secuestrados, estaría en riesgo la realización de esa operación el próximo viernes, por eso pidieron que se cumplan los protocolos necesarios para la liberación.


“Si el protocolo se observa rigurosamente como ha ocurrido en otras ocasiones, podremos afirmar que el próximo martes los soldados profesionales capturados en combate en Arauca podrán abrazar la libertad”, indicaron los negociadores de la guerrilla en La Habana mediante el documento “Operativos ponen en peligro liberación del general Alzate y acompañantes”.


Según el grupo guerrillero, las zonas previstas para la liberación -el río Atrato y sus principales afluentes, en el departamento del Chocó- han sido “copadas militarmente con desembarco de tropas y bombardeos, sobrevuelos de aeronaves de inteligencia y medidas que restringen el movimiento de la población civil”. Y agregan que “dichas comunidades prácticamente han sido sitiadas por el Ejército”.


Si esa situación no se modifica, advirtieron, “sería improbable tener de regreso a la libertad en la próxima semana al general (Rubén Darío) Alzate y a sus acompañantes”, añadió la delegación que representa a las Farc en la mesa de diálogos de paz.


Por eso, el grupo apela al “sentido común” para que disminuya la intensidad de las operaciones militares en esas áreas y se retiren las tropas de algunos caseríos, porque de ese modo se facilitaría el aterrizaje de los helicópteros de la misión humanitaria para las liberaciones, encabezada por los países garantes de los diálogos de paz, Cuba y Noruega, y el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR.


Liberación del general


El general Alzate fue secuestrado hace una semana en un remoto caserío del selvático departamento del Chocó, al Noroeste de Colombia,  junto con el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego; situación que llevó al presidente Juan Manuel Santos a suspender los diálogos de paz con las Farc en Cuba.


El pasado martes, dos días después del secuestro, el grupo guerrillero reconoció que tiene en su poder a las tres personas y, tras la mediación de Cuba y Noruega, prometieron liberarlas junto con los soldados César Rivera y Jonathan Díaz, tomados cautivos el pasado 9 de noviembre, luego de un combate en el departamento de Arauca, en la frontera este con Venezuela.



Continúan en la mesa

Luego del secuestro del general Rubén Darío Alzate, el Gobierno colombiano anunció que sus negociadores de paz regresarán a La Habana para reanudar los diálogos con las Farc una vez se concrete la liberación del general y de los otros tres militares y la civil secuestrados.


Por su parte, las Farc aseguraron en un mensaje enviado a los notarios asistentes a la XVI Jornada Notarial Iberoamericana, que se realiza en Cuba, que no abandonarán la mesa de negociaciones hasta lograr un “pacto político y social” con el Gobierno colombiano, que permita la firma de un acuerdo de paz.


En efecto, el grupo guerrillero insiste en que “están comprometidas a fondo, sin vacilaciones y sin esguinces con la búsqueda de la paz para Colombia”.