Mundo deportivo

“The Spanish Federation enriched itself with me”
“La Federación Española se hizo rica conmigo”
Autor: Jonny Andrés Sampedro
21 de Noviembre de 2014


El entrenador William el “Pato” Álvarez tuvo una visita fugaz por la “Bella Villa”, ciudad en la que recordó, con su gracioso estilo, muchos pasajes vividos en el tenis, deporte que no abandona y en el que se ha destacado notablemente.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Como tenista alegaba mucho con los árbitros, tenía mucha resistencia y era difícil ganarle. Así definen al “Pato” Álvarez las crónicas tenísticas de su época.  

Su vida es una cajita de música. Cada que habla de su infancia, juventud y adultez sale una anécdota, un hecho gracioso. Ha sido catalogado dos veces (1989 y 1992) como el mejor entrenador del mundo por la Asociación de Tenistas Profesionales y es considerado una leyenda del tenis mundial.


En España su nombre inspira respeto y admiración. Allí, basado en el método de “Los Cubos”, revolucionó esta disciplina y a él se le acredita el éxito de las nuevas generaciones ibéricas del “Deporte Blanco”. Tristemente es más reconocido allá, que en su propia tierra.


Su nombre es William Álvarez (15 de diciembre de 1934). Es colombiano, medellinense y por su peculiar forma de caminar lo apodaron el “Pato”, apelativo con el que lo conocen en todo el mundo. Fue tenista en sus años mozos, llegando a ubicarse en el séptimo lugar del mundo antes de la era open, logrando conquistar catorce Grand Prix y jugar nada menos que catorce veces el Torneo de Wimbledon y en 17 oportunidades el Roland Garros.


Se retiró a inicios de la década de los setenta y en 1972 se vinculó con la Real Federación Española de Tenis. Allí, tras 25 años de trabajo los logros fueron muchos, destacándose por haber trabajado con Emilio Sánchez Vicario, Javier Sánchez, Arantxa Sánchez y Sergio Casal, con los que logró títulos en Roland Garros, en Wimbledon y el US Open.


William pasó recientemente por Medellín. Saludó a sus amigos y conocidos en la Liga Antioqueña de Tenis de Campo y habló con el Periódico EL MUNDO sobre la actualidad del tenis mundial. 


-¿Qué tan viable es que en Colombia se haga un proceso como el que se hizo en España en su momento?


“Es difícil, porque cuesta mucho dinero, y yo tuve suerte que el gobierno nos apoyó bastante. Pero creo que el tenis de ahora en Colombia es mucho mejor que el que había en otros años, la gente tiene más conocimiento y hay mejores jugadores, la Federación lo está haciendo muy bien, pero hace falta tener el dinero de otras federaciones”.


-¿Cuánto costó ese proceso?


“Yo diría que unos 100 millones de dólares al año”.


-¿Qué opina de los principales tenistas nuestros y qué le parece su juego?


“Santiago Giraldo me parece un buen jugador, pero le hacen falta esos 20 puntos ganadores para subir el escalón y estar entre los mejores. Alejandro Falla, es bueno también, pero ya está maduro y en poco tiempo dejará de jugar. A Alejandro González no he tenido la fortuna de verlo jugar mucho. En Juan Sebastián Cabal y Robert Farah hay buen futuro en la modalidad de dobles, misma en la que Mariana Duque se ha destacado últimamente y en la que debería incursionar un poco más”.  


-¿Qué representa para usted que lo nombren como el artífice de la revolución del tenis español y sus buenos resultados?


“A mí me da mucha alegría, me pone muy contento. En realidad yo era el que hacía todo allí. La Federación Española de Tenis era muy pobre, luego se volvió muy rica y volvió a ser pobre cuando me fui otra vez (risas). Es que los éxitos dan dinero, lamentablemente ahora están peleados entre ellos y eso se debe en parte por la designación de Gala León como capitana del equipo de la Davis”.


 -¿Cómo analiza usted esa situación?


“Yo la veo pésima y todos los jugadores la ven muy mal. En días recientes, en unos torneos en Barcelona, en el Club El Polo, el presidente de la Federación vino a hablar conmigo para que le ayudara con el asunto de la capitana y yo le dije que eso era imposible de arreglar, que los jugadores no le van a jugar, porque no creen ni confían en ella”.


-Suena algo machista, por lo que habría que preguntarse entonces ¿en qué radica el éxito entre Andy Murray y su entrenadora Amelie Mauresmo?      


“Ella está muy poco con él. No está mucho tiempo a su lado. Su fuerte, como entrenadora, está en la parte mental, en la psicológica. Con Murray yo ya habló poco, pero con su madre cada dos días. Ella todos los días me pregunta que si vi el juego, que si le veo progresos. Se preocupa mucho por él”.


-¿Retomando el tema, si no es Gala León quién debería ser el capitán del equipo español?


“Siempre creeré que debe ser un hombre y ojalá uno que haya jugado Copa Davis. Uno de los problemas es que en la Davis no se gana dinero y los jugadores están habituados a que a cada torneo al que van ganan bien, así que también hay que luchar contra eso y contra lo apretado del calendario tenístico”.


“Con una de estas raquetas jugaba yo cuando tenía catorce años”, dijo el “Pato” Álvarez al ver esta exhibición en la Liga Antioqueña de Tenis de Campo. 


-¿Tuvo la oportunidad de entrenar al búlgaro Grigor Dimitrov (once en el ranking ATP) y a Andy Murray (sexto), cómo analiza sus respectivas carreras hoy en día?


“Los veo muy bien. Sus carreras van perfectas. Soy gran amigo de ellos, con los que no he podido estar en los últimos tres años, porque tras la operación del corazón me exigieron quietud, pero tal vez para el 2015 vuelva a estar en el equipo de trabajo de alguno de los dos (...) Ellos están entre los mejores del circuito y si llego a entrenarlos, sé que podrán estar más adelante”.


-¿Cuál es la mirada que tiene sobre Nishikori, Raonic y Cilic, camada que viene amenazando a los grandes del circuito?


“Van bien, pero no tienen el nivel de ellos, incluso de Dimitrov. Lo que pasa es que Dimitrov es muy loco, pero juega más que todos. Tiene novia y cuando no está con una está con la otra. Es muy enamoradizo, siempre está hablando por el teléfono, anda sin entrenador y así es muy difícil. Yo en la Federación les prohibía eso de las novias y sus visitas, lo que pasa es que eso debe ser a su debido tiempo (risas)”.


-En una entrevista anterior usted decía que los patrones de juego de Murray y Dimitrov se los enseñó usted, ¿de qué tipo de patrones estamos hablando?


“Cuando tú ves jugar a un español sabes que es de España, porque está haciendo el doble ritmo, está recorriendo la pista distinto, juega muy bien en la parte de atrás y cierra muy bien en la red y eso es lo que yo he enseñado. Los otros son diferentes, pegan muy fuerte, tiran globos muy altos, no tienen un sistema muy definido, entonces eso es todo”.


-¿Para usted quién es el mejor tenista de la historia?


 “Definitivamente Rod Laver. A él lo hace el mejor que en 1962 se retiró para hacerse profesional y volvió en 1968. En ese tiempo no podía jugar con nosotros y cuando volvió ganó los cuatro grand slam el mismo año, como lo hizo en 1962. Yo con Laver jugaba y me sentía impotente, pero jugaba con los otros y sentía que tenía opciones de ganar”.


-¿Y en la actualidad quién es el mejor?


“No hay uno así tan realmente bueno. Creo que Federer es el mejor de los que hay actualmente”.


-¿Qué opinión tiene de Nadal?


“Es muy buena persona el chico, además es hincha del Real Madrid. Uno habla con él y si le ha ido muy mal, le pone el tema del Madrid y cambia la cosa, se pone contento. Igual cuando le tocan el tema de los barcos, que a propósito compró uno en estos días (...) En su forma de jugar no tiene un patrón de juego muy definido. Siempre fue entrenado por su tío, entonces él no juega los partidos con un sistema que uno diga: Ahora va a volear, a tirar una paralela o hacer tal cosa. Él improvisa todo. Recibe lo que el oponente le tire y devuelve bien, no falla ninguna pelota y siempre mantiene una presión muy buena, pero no es de hacer muchos winners (tiros ganadores), aunque tiene muy buena respuesta física y la cabeza muy bien puesta”.


- ¿A Nadal le gusta el Real Madrid a usted qué equipo de España le gusta?


“El Barcelona y Real Madrid. A los dos los admiro, son buenos equipos y gracias a Dios puedo darme el lujo de ver al Barcelona cuando quiera, porque el gobierno me dio dos entradas fijas para ir a verlo toda la vida”.


-¿Y entonces qué hace en Colombia, debería estar viendo al mejor equipo del mundo?


“Cosas del trabajo, gajes del oficio que llaman (risas)”.


-Regresando al tema de los mejores de la actualidad, ¿qué impresión tiene de Djokovic?


“Es parecido a Nadal, tampoco es un tipo que volee mucho y saque muchos winners, pero es muy estable. Cuando yo era joven jugaba como él”. 


-¿Respecto a los españoles, cómo ve la camada que viene?


 “Desde que me fui no ha vuelto a salir ninguno entre los cien mejores del ranking. Les falta tener buenos patrones de juego y mejorar lo físico. Le pasa lo mismo que sucede con los muchachos colombianos y es hacer partidos con más de 20 puntos ganadores”.


 


-Finalmente, en el fútbol se dice que el de antes era mejor, ¿en el tenis sucede igual?


“Es relativo, pero lo que sí es cierto es que el que es bueno lo sería hoy y antes. Uno se habitúa al ambiente. Lo que pasa es que ahora hay más orden, estrategia y disciplina, esas son las pocas diferencias”.    




Respeto y admiración

Jaume Pla Malfeito, tenista juvenil español, quien viaja con el “Pato” Álvarez en esta travesía por Sudamerica, habla del respeto y admiración que tienen por el antioqueño en tierras ibéricas.


“En España William es mirado como la persona que cambió el tenis en nuestro país, como uno de los mejores. Puede ser considerado como una leyenda. La gente lo respeta mucho, sobre todo los jugadores y entrenadores. Vive en pro del tenis, está todo el día en las pistas, jugando y entrenando y por eso sus conceptos aún siguen vigentes”, mencionó Malfeito, quien entrena con el “Pato” Álvarez hace seis meses, entrenador con el que consiguió sus primeros 15 puntos ATP.