Nacional

Las Farc insinúan que general Alzate se entregó y hablan de boicot a proceso de paz
17 de Noviembre de 2014


Anoche, tras conocerse el suceso el presidente Santos anunció una suspensión de los diálogos de paz que se adelanatan en La Habana desde hace dos años.


EFE   


Las Farc señalaron hoy en un editorial publicado en un sitio web que el general Rubén Darío Alzate se entregó a "un supuesto comando" guerrillero y afirmaron que existe un boicot para acabar con el proceso de paz que se adelanta en La Habana.


"La sospechosa y poco clara entrega del ´chacho´ de la guerra contrainsurgente imperial en Colombia, el general Rubén Darío Alzate, a un ´supuesto´ comando de las Farc en el Chocó, ha llevado al presidente Santos a suspender las conversaciones en La Habana", dice el editorial titulado "Es el conflicto ¡Estúpido!".


Tanto el presidente Santos como el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, confirmaron el domingo que el general Alzate fue secuestrado cuando se adentró, vestido de civil y junto a un soldado y una abogada, en el caserío Las Mercedes, en el departamento del Chocó.


En el texto, publicado en Anncol, un medio digital manejado por las Farc, se asegura que "una vez más el anhelo de paz de los colombianos (...) se ve frustrada, dejando en claro que la estrategia del garrote y la zanahoria o de negociar en medio de las balas (...) ha fracasado, sometiendo al país a una incertidumbre deletérea".


Considera asimismo que Alzate, "comandante de la Task Force Titán, con 31 años de experiencia en combate, lancero, con especializaciones en Militar Police nacional e internacional y doctor en Militar Science", no pudo haberse introducido desarmado y sin escoltas en una zona dominada por las Farc si no hubiera una intención.


El editorial habla así de un supuesto boicot al proceso de paz en el que habría participado el expresidente Álvaro Uribe, quien dio la primera versión de los hechos el domingo, incluso antes del propio Gobierno.


"Según la primera versión que sospechosamente da a la prensa el capo Uribe Vélez, Alzate abandona sus escoltas y toda esa asfixiante panoplia de seguridad que rodea a estos personajes, se sube, con su bruñidas "sunglasses" o gafas negras, prácticamente solo a una pequeña lancha y llega a un perdido caserío ribereño del río Atrato, donde lo están esperando escondidos en unos ranchos de paja unos cuantos guerrilleros de las Farc para retenerlo y precipitar la ruptura de los diálogos de la Habana", argumenta el editorial.


El texto remarca que eso es una "estupidez" y que "no es concebible de un mambrú condecorado como Alzate".


Ante la incertidumbre que rodea al secuestro del general del Ejército y a sus dos acompañantes, un soldado y una abogada, el ministro Pinzón se trasladó a Quibdó para dirigir desde la capital del Chocó los operativos y las investigaciones del caso.