Economía

“Capital outflows are inevitable”
“Las salidas de capital son inevitables”
Autor: Federico Duarte Garcés
17 de Noviembre de 2014


En la primera sesión general de la Asamblea Anual de Felaban, que se inaugura hoy de forma oficial, Randall Kroszner habló de lo que viene tras el final del programa de estímulos de la Fed en las economías emergentes.


Foto: Cortesía 

Kroszner en diálogo con José Darío Uribe, gerente del Banco de la República de Colombia. 

Twitter: @fededg1989


Cuando Randall Kroszner, exgobernador de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), se aprestaba a hablar de la incertidumbre en la que se mueven tanto los mercados como los bancos centrales frente a cualquier hecho difícil de predecir, por unos segundos el micrófono le falló. 


Sin embargo, Kroszner no se detuvo y dijo: “... Hay unos cortes, como en la recuperación del micrófono, igual que en la economía”. Y acto seguido habló de las medidas macroprudenciales que deben tener bancos como la Fed en un ambiente de normalización de la política monetaria de Estados Unidos, en el inicio de la agenda académica de la Asamblea Anual de Felaban, que congrega desde este fin de semana a cerca de 2.000 banqueros y expertos en finanzas en Medellín. 


Antes de la ligera interrupción, el exgobernador de la Fed aludía al descontento entre el electorado estadounidense, que persiste pese a dos datos significativos en la economía de este país, que incidieron en el anuncio del fin del programa de estímulos financieros que el Banco Central debió aplicar para la recuperación de su economía tras la crisis financiera de 2008.


Al mes de octubre, la tasa de desempleo descendió a 5.9 %, la más baja desde julio de 2008. Por su parte, la economía creció a un 3.5 % durante el tercer trimestre del año, una información emitida un día después en que la Fed establecía el final de 37 meses continuos de compra masiva de activos financieros y préstamos hipotecarios para inundar de liquidez los mercados y estimular la economía norteamericana. 


Para Kroszner, muchos funcionarios de la Fed se han enfocado en la tasa tradicional de desempleo, pero han dejado de lado el indicador de la participación de la fuerza laboral, la cual excluye a muchas personas que no buscan empleo “o ya se han rendido”. A su vez, añade que hay muchas personas que trabajan medio tiempo, pero que preferirían hacerlo tiempo completo. 


Además, señala que hay alrededor de siete millones que son desempleados involuntarios, es decir, personas que quieren un empleo pero no lo han buscado en el tiempo reciente. Al sumar todos estos indicadores, la tasa de desempleo pasaría del 5.8 % a un 12 %.


Prudencia


“Eso es todo un desafío porque la tasa de desempleo no se ve muy lejos en nuestro promedio a largo plazo, pero si miramos otros factores vemos que el mercado laboral se ve muy débil y esa es la razón por la cual la Reserva Federal va a subir las tasas prontamente”, manifestó Kroszner, quien es economista de la Universidad de Chicago.  


Randall Kroszner, exgobernador de la Reserva Federal. 


Para él, si bien la tasa de desempleo ha disminuido en los últimos años,  no ve mucho crecimiento en los salarios. De otro lado, rescata que la inflación ha estado baja y ha permanecido por debajo del 2 %, que es el objetivo del Banco Central norteamericano.  


“Estamos viendo una falta de presión inflacionaria en la parte laboral y menor demanda mundial. Yo creo que va a pasar mucho tiempo antes de que la Reserva Federal actúe. ¿Cuándo va a pasar? Todo depende de los datos”, dice Kroszner refiriéndose a las carencias de una fuerza laboral, bien por estar desocupada o no corresponder a las cualidades del mercado. 


Sin embargo, su afirmación recuerda la frase del presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley en septiembre del 2013 al ser preguntado sobre una reducción del programa de estímulos del Banco Central durante ese año: la decisión “depende de los datos”.


En mayo de ese año, el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, indicó que, de mejorar las condiciones económicas, se reduciría el ritmo de inyección de liquidez al mercado, lo que algunos expertos tradujeron en el  incremento de las tasas de interés. De ahí el pánico que generó en un episodio conocido como “taper tantrum”, en alusión a la “rabieta” de los mercados.


Para Kroszner, esta situación dependió de la percepción de los mercados para recortar la inflación y la consolidación fiscal.


“Yo creo que cuando la Reserva Federal comience a salir va a haber más problemas”, afirmó, y por eso dijo que es urgente que los países que no han lidiado con los balances en la cuenta corriente, con la inflación, deben trabajar en eso para que la salida de la Fed sea mucho más suave. 


Prevención 


Para José Darío Uribe, gerente del Banco de la República, uno de los tres riesgos del sistema financiero tiene que ver con una eventual turbulencia cuando justamente se vea un inminente aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, tal como sucedió con el anuncio de la reducción en la compra de activos por la Fed. 


La cabeza principal del Emisor recordó que la volatilidad fue grande en mayo del 2013 cuando se dijo que posiblemente a finales de ese año se iba a reducir la compra de activos, pero cuando efectivamente se dio esa reducción, la volatilidad fue menor.


“Muy probablemente va a pasar lo mismo aquí el día que la Fed saque un comunicado diciendo que subió la tasa de interés... Ahora, a diferencia de lo que sucedió en 2013, las condiciones internas de algunas de nuestras economías son menos favorables de las que se tenían entonces”, afirmó Uribe. 


El gerente del Banco señaló que entre los retos de la banca para manejar esos factores externos es tener unas expectativas de inflación bien controladas, una posición fiscal y una deuda pública sostenible, con énfasis en cuidarse de los descalces cambiarios (falta de liquidez). 


“Entre mejor sea la infraestructura legal, mejor va a ser la infraestructura financiera”, dice por su parte Kroszner, refiriéndose a la seguridad que lleva al mercado las decisiones amparadas en el marco de la ley, no de medidas políticas, y que tenga presente las interconexiones con diferentes sectores de la economía. 


“Yo creo que eso va a ser de gran ayuda para garantizar que las salidas de capital, que son inevitables, traigan menos impacto a los mercados emergentes”, concluyó Kroszner. 




Colombia anfitrión

La última vez que Colombia acogió la Asamblea Anual de Felaban fue en 1983. “Como pueden imaginar, en estos 31 años muchas cosas han cambiado en nuestro país: Colombia pasó de ser considerada un Estado problema a ser una de las economías en ascenso más atractivas del mundo”, manifestó en un comunicado el presidente Juan Manuel Santos, quien hoy ofrecerá el discurso de apertura de la edición 48 de la asamblea. El mandatario sostuvo que una banca fortalecida “es un elemento fundamental para la estabilidad de la economía y el crecimiento sostenido de cualquier país”. Además, afirmó que el país “cuenta con bancos e instituciones financieras fuertes y sólidas, con reglas de juego claras y las puertas abiertas a la inversión responsable y socialmente comprometida”. Por último, destacó que será “un verdadero honor albergar la principal cita de la banca latinoamericana y haremos lo que esté a nuestro alcance para que sea todo un éxito”.




¿Cuándo hay una burbuja?

Esta pregunta se la hizo el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, quien afirmó que a pesar de las metodologías que utiliza el equipo del Banco, del rigor académico y técnico de los investigadores empleados, se encuentran con resultados distintos frente al juicio si se tiene o no una burbuja. “Manejar burbujas significa que no exploten y generen una crisis”, indicó Uribe, quien señaló que las burbujas más complicadas vienen asociadas al precio de la propiedad raíz”.