Economía

Colombians, the most indebted of the region
Colombianos, los más endeudados de la región
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
15 de Noviembre de 2014


El estudio Rising Latinos, de Kantar Worldpanel, consultó a 6.704 hogares en quince países de la región sobre su situación económica y el endeudamiento de Colombia resultó el más alto.


Twitter: @olgarendonm


El 65 % de los hogares colombianos admitió que uno o más miembros de la familia tienen algún tipo de deuda y que sus principales motivaciones para endeudarse es el consumo de electrodomésticos y los gastos en educación, conservando el primer lugar en Latinoamérica en endeudamiento.


En esta materia, los colombianos superan a los chilenos por dos puntos porcentuales y a los ecuatorianos y brasileños por 7 %. Los venezolanos y mexicanos, por el contrario, son los que menos se embarcan en este tipo de compromisos con el 17 % y el 40 %, respectivamente.


“La situación de América Latina cada vez se siente mejor en términos de estabilidad económica y social. A pesar de las bajas expectativas de crecimiento (2,5 %), se ha logrado estabilizar la pobreza, mientras que la clase media, que en la actualidad está en el 34,3 % de la población, ha presentado un crecimiento acelerado en el último tiempo. Esta tendencia se va a mantener hasta el punto que llegará a ser el grupo poblacional más grande de la región, superando incluso a los sectores más vulnerables en 2016. Esto va a llevar a importantes cambios en el consumo de los países ya que la percepción de estabilidad impacta en el comportamiento de los shoppers a la hora de abastecerse”, destacó David Fiss, director Comercial de Kantar Worldpanel. 


Al respecto, Mara Schuvaks, directora de Cuentas Latam de Kantar Worldpanel, explicó que “en los últimos cinco años, vimos que el incremento de la canasta de los hogares, varía mucho en cada país de la región. Brasil, Centroamérica, Perú y Bolivia notaron un aumento de categorías consumidas. Colombia, Ecuador, México y Chile están más estables, mientras que en Argentina y Venezuela cae la cantidad de categorías consumidas”.


Y es que sólo en el sector financiero colombiano existen cerca de quince millones de deudores, esto es, personas mayores de edad que cuentan con un préstamo de vivienda, consumo, microcrédito o tarjeta de crédito, según estadísticas de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria).


Según Asobancaria, gracias a la colaboración entre las autoridades y la banca, el acceso al crédito en Colombia se ha ampliado significativamente. Los datos del Buró de Crédito Cifin a junio de 2014 muestran, por el lado de la oferta total, que el número de adultos con al menos un producto de crédito se incrementó en 3,3 millones de personas en cuatro años, con lo cual ascendió a 10,6 millones, que equivalen a cerca de una tercera parte de este segmento poblacional. Sin embargo, los datos desde la oferta no incorporan los créditos informales como los que se obtienen con almacenes de cadena o familiares con los cuales esta proporción puede ser aún mayor.


Por consumo con tarjetas de crédito, los 6,7 millones de tarjetahabientes del país le debían a las entidades $19,5 billones hasta agosto pasado, un 11,8 % más que un año atrás, indicó un informe de la Superintendencia Financiera.


David Fiss señaló que el 17 % de los colombianos consultados se endeuda para adquirir electrodomésticos, 13 % para pagar educación, 12 % para comprar ropa y 11 % para adquirir artículos para el hogar. En esta última categoría se incluyen productos de limpieza de calidad, que cada vez ganan mayor participación en el mercado.



¿Por qué se endeudan los colombianos?

Dayana Piñeros vive en Sincelejo y contó que desde hace mucho tiempo está endeudada, que es casi una tradición familiar: “¿Las razones para endeudarme? La comodidad, el obtener bienes, estudiar una carrera en una buena universidad. No hay cultura de ahorro, hay cultura de endeudamiento. El ahorro no es tan rentable para el sector financiero y por eso se promueve más la deuda. El ahorro implica un sacrificio extra, anticipado, antes del beneficio y la deuda tiene el atenuante del disfrute inmediato del bien o del servicio”. Dayana llegó a deber $25 millones, de los que ha pagado $10 millones, “como resultado de dos años de trabajo constante, y muchos sacrificios, ahora estoy pagando lo que disfruté antes”.


Así mismo, Byron Herrera, habitante de Bogotá, estuvo endeudado por mucho tiempo y aún no sabe cuáles fueron las motivaciones reales, acusa que al entrar a la universidad adquirió deudas para vivir el día, para gastos innecesarios. “No fue para hacer nada en realidad, eso que llega a la universidad uno y lo reciben con una tarjeta de crédito a la entrada”, dijo Byron. Después las deudas educativas y otra, la última, como codeudor de un crédito que no pudieron pagar. Así que por mucho tiempo batalló entre centrales de riesgos y pagos colgados para decir que hoy está libre de endeudamiento.