Nacional

William Rodríguez asegura que cartel de su padre financió la campaña de Samper a la presidencia
13 de Noviembre de 2014


El hijo del capo relató que era el encargado de sobornar a congresistas en la década de los 90 y que les pagaba en función a la importancia de cada político.


EFE   


El narcotraficante Miguel Rodríguez Orejuela, que lideró el extinto cartel de Cali, financió con 10 millones de dólares la campaña a la Presidencia de Colombia de Ernesto Samper en 1994, aseguró el hijo del capo, William Rodríguez.


Rodríguez hijo rompió años de silencio en una entrevista exclusiva con RCN Televisión en la que habló de la participación de su padre el llamado "Proceso 8.000", como se conoce la investigación por la supuesta financiación ilegal de la campaña electoral del ahora secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).


"El proceso 8.000 se resume muy fácil: el compromiso del expresidente Ernesto Samper era facilitar una ley para que el cartel de Cali se sometiera a la justicia. No pudo cumplir porque tuvo mucha presión del gobierno norteamericano", aseguró.


A cambio de esa promesa, el capo caleño entregó a Samper un total de 10 millones de dólares cuya procedencia el expresidente siempre conoció, según este testimonio.


"Fueron cuatro millones en la primera vuelta electoral y seis en la segunda. Samper sabía que ese dinero estaba ingresando a su campaña, mi padre me lo dijo", afirmó Rodríguez.


El hijo del capo añadió que miembros del cartel de Cali influyeron en políticos para que actuaran en contra de leyes perjudiciales para sus negocios ilícitos, entre los que se encontraba el entonces ministro de Interior, Horacio Serpa.


"Tuve dos reuniones con el exministro Horacio Serpa. Una fue en el Cantón Norte de Bogotá. Estaba Serpa, el exministro de Defensa Fernando Botero, Jairo Chavarriaga y yo. Allí acordamos que en el Congreso no pasaría el proyecto de enriquecimiento ilícito de terceros. Si pasaba, era una condena segura para Botero", dijo.


Rodríguez hijo retó a Serpa, que siempre ha negado estos encuentros, a aclarar si efectivamente se citaron para debatir estas cuestiones.


Tras la revelación del escándalo del "proceso 8.000", Samper fue investigado en el Congreso, pero finalmente los cargos se archivaron en 1996, entre otras cosas, por la intervención del entonces presidente de la Comisión de Acusación, Heyne Mogollón que, según Rodríguez, habría sido sobornado para redactar un documento favorable al presidente.


"Le dimos un dinero a Mogollón para que cogiera más valor. Aunque él estaba recibiendo de nosotros y también estaba recibiendo beneficios del presidente", afirmó Rodríguez.