Nacional

ONU duda que juicio indígena a miembros de Farc haya cumplido con garantías
11 de Noviembre de 2014


El director de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, declaró que el organismo está preocupado por la posible falta de garantías que se habrían producido en el juicio indígena contra guerrilleros de las Farc que reconocieron haber asesinado a dos miembros de la comunidad Nasa.


EFE


En una asamblea celebrada el pasado domingo por 2.000 Nasa, los indígenas decretaron a mano alzada penas de 60 años de prisión para el autor material del doble crimen y 40 años para cada uno de los cuatro adultos que le acompañaban.


Los dos guerrilleros restantes, de 14 y 17 años, recibieron veinte latigazos y serán ingresados en un centro de rehabilitación hasta su mayoría de edad.


"Pensamos que todas las jurisdicciones en Colombia tienen que respetar los derechos humanos y un derecho fundamental es el referido a un debido proceso. Eso incluye elementos de presunción de inocencia con una audiencia justa frente a un tribunal independiente e imparcial y el derecho a un abogado y a poder apelar la sentencia", explicó Hochschild.


La sentencia de los Nasa no es apelable y las instituciones colombianas están obligadas a acatarla porque pertenece a la autonomía y competencia de estas comunidades aplicar su propia justicia, algo que el director de la ONU reconoció y apoyó plenamente, si bien admitió que le genera dudas.


"No es claro que todos los elementos del debido proceso hayan sido respetados. Eso si levanta cierta preocupación con nosotros", afirmó.


Hochschild recordó que los Nasa, que habitan en el norte del departamento del Cauca "han sufrido cientos de asesinatos por parte de los actores armados en los últimos cinco años" y que, por lo tanto, entiende el contexto en el que este juicio se produjo.


"La mayoría de crímenes quedan en impunidad, lo que genera una enorme frustración por la falta de justicia y procesos rápidos y eficaces", subrayó.


Sin embargo, matizó que "no se puede responder a una violación con otra" y que los derechos humanos de los guerrilleros involucrados también deben ser respetados.


Los siete miembros de las Farc fueron encontrados horas después del crimen en una partida de búsqueda organizada por la Guardia Indígena, un organismo de protección de derechos y territorios de estas comunidades a la que pertenecían los dos indígenas asesinados.


Ambos fallecidos fueron disparados por los guerrilleros tras haber retirado una valla propagandística en homenaje a Guillermo León Sáenz, alias "Alfonso Cano", exnúmero uno de las Farc muerto en una operación militar hace tres años.