Economía

A year of 5,000 opportunities
Un año de 5.000 oportunidades
Autor: Federico Duarte Garcés
30 de Octubre de 2014


En su primer año de funcionamiento, el Banco de las Oportunidades para Antioquia ha desembolsado $20.225 millones para microempresarios antioqueños.



Wilmer Alonso Cartagena fue el beneficiario del crédito 5.000 del Banco de las Oportunidades para Antioquia.

Twitter: @fededg1989


A corte del viernes 24 de octubre pasado, cuando se cumplió un año de operación del Banco de las Oportunidades para Antioquia, se distribuyeron 5.029 créditos localizados en 105 municipios del departamento. 


El primero de ellos le correspondió a Yesenia Sampedro Montoya, una joven que vive en la vereda Minas, a quince minutos del municipio de Amagá, en el Suroeste antioqueño. Allí hace un año, en un solar, junto con su madre y hermanos, iniciaron un taller en el que empezaron a hacer moños y accesorios, luego de conseguir la maquinaria suficiente. 


Ahora es una empresa, como la misma Yesenia lo afirma. Sin embargo, al preguntarle ¿qué pasó después de recibir el crédito del Banco de las Oportunidades?, sonríe al contestar: “Si yo no hubiera recibido la orientación que me dieron, me vuelvo a quebrar”. 


Fuera del cobro de un interés inferior al 1 % mensual, a diferencia del 20 % que ofrecen prestamistas de manera ilegal, el programa ofrece capacitación y acompañamiento empresarial para consolidar los diferentes negocios. El de Yesenia es de tipo comercial, el cual representa el 38 % de los desembolsos del Banco. Este presta desde $50.000 hasta diez salarios mínimos legales vigentes. 


Damiana Llano, directora del Banco, explica que el programa se basa en la articulación de diferentes entidades asociadas para apoyar sobre el terreno a los microempresarios luego de identificar sus necesidades. 


Crédito 5.000


Hasta la vereda La Honda, en el municipio de Urrao, también del Suroeste antioqueño, llegó una asesora de préstamos del Banco de las Oportunidades a la cual se acercó Wilmer Alonso Cartagena, un agricultor emprendedor entusiasmado por el bajo interés de los mismos, las facilidades de pago, pero, sobre todo, la calidad humana de quienes lo atendieron. 


Hasta allí, Wilmer no estaba enterado que sería el beneficiario del crédito 5.000 que otorgó el Banco por valor de $6’160.000 que le sería entregado en el acto de ayer de las manos del propio gobernador Sergio Fajardo. 


“Para mí es muy emocionante, porque a nosotros nos sobra talento e inteligencia, y tenemos el reto de tomar esos valores, educarnos y transformarlos en oportunidades, y el Banco responde exactamente a esa forma de relacionar nuestro Gobierno con el territorio”, manifestó Fajardo en su intervención.


Posterior al evento, afuera del auditorio del Idea, se encontraba reunida una muestra de algunos de los productos concebidos como parte de los 450 empleos generados en un año con la creación de nuevas empresas. 


Entre ellos estaba el suero costeño producido por Pedro Manuel Padilla, del municipio de Carepa, las arepas de huevo, empanadas y pasteles de pollo de Beatriz Amparo Cifuentes, de Puerto Berrío, el queso dulce urraeño de Juan David Duque Jiménez o los patacones de Luz Estela Abril, de Rionegro.  



Apuesta por la paz

El 31 % de los créditos aprobados, que corresponde a 1.558 beneficiarios, ha sido para iniciativas productivas de población víctima de la violencia. La región de Urabá es la que más créditos ha recibido (1.057). A ella pertenece Agrecam, una asociación de cacaocultores y plataneros de San Pedro de Urabá, en la que el 90 % de sus integrantes ha sido víctima de la violencia, y en su mayoría por desplazamiento. Actualmente son 75 personas vinculadas, de las cuales quince tienen crédito individual en el Banco, adicional al de la organización (crédito asociativo).