Nacional

Expertos confían que ciudadanos y víctimas se beneficien del proceso de paz en La Habana
28 de Octubre de 2014


Hasta ahora el Gobierno y las Farc han llegado a estar de acuerdo en los tres primeros puntos de la agenda y se está negociando el punto relativo a la reparación de las víctimas.


EFE


Analistas de las negociaciones que están llevando a cabo el Gobierno y las Farc para poner fin al conflicto expresaron hoy su esperanza en que sean los ciudadanos y las víctimas las que "salgan beneficiadas" de ese proceso.


El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Javeriana de Bogotá, Julio Sampedro, y el jefe del Área de Prevención del Delito y Fortalecimiento de la Justicia de las Naciones Unidas en Colombia, David Álamos, participó en la jornada "El proceso de paz en Colombia", organizada en la universidad española de Salamanca (centro).


En declaraciones, ambos analistas confiaron en que de ese proceso de paz "salga beneficiado el ciudadano colombiano, que es realmente quien se lo merece", afirmó Álamos.


Desde su punto de vista, "son muchos los años en los que Colombia se ha visto involucrada en una dinámica de violencia y crimen", por lo que un acuerdo como ese "sería un golpe psicológico muy positivo".


Para Sampedro, además de los ciudadanos, también las víctimas "son protagonistas" y el trabajo "tiene que hacerse en pos de su reingreso a una sociedad democrática".


A su juicio, la elección y posterior reelección -el pasado mes de junio- del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, "fortalece el diálogo", al tiempo que confesó su esperanza en que fructifique "y que todos podamos involucrarnos en un trabajo muy fuerte por la paz".


Consideró "factible" el acuerdo y expresó su apuesta por que el proceso de paz "sea un éxito y se logren pactos que puedan posibilitar la construcción de una sociedad en paz y más democrática".


"Viene un trabajo muy duro e intenso, y hay muchos aspectos en los cuales hay que involucrarse, entre ellos el tema de la justicia", añadió.


Álamos, por su parte, calificó el proceso de "reto enorme" con un punto específico que es "la problemática de las drogas", aunque existen otros "muchos problemas como el de la corrupción".


En este sentido, alertó del papel que puedan jugar "los distintos gobiernos locales, que es crítico, con lo cual hay que aumentar mucho la capacidad institucional".


El Gobierno colombiano y las Farc mantienen en La Habana unas conversaciones de paz que comenzaron en noviembre de 2012, con una agenda de cinco puntos: el problema de la tierra, las drogas y el narcotráfico, la participación política, la reparación de las víctimas y la entrega de armas.