Nacional

Ministro de justicia advierte que la paz debe tener legitimidad internacional
27 de Octubre de 2014


Contin鷄 el debate sobre si los m醲imos l韉eres de la guerrilla de las Farc ir韆n a prisi髇 despu閟 de firmar el acuerdo de Paz que se desarrolla en la Habana.


EFE


El ministro de Justicia, Yesid Reyes, advirtió hoy que si finalmente el Gobierno alcanza un acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc éste deberá contar con el visto bueno internacional, entre otros temas, a eventuales penas de prisión para los implicados. 


Reyes se pronunció así, en una entrevista, sobre las declaraciones del fiscal general del país, Eduardo Montealegre, quien aseguró que la Corte Penal Internacional (CPI) era partidaria de que los máximos líderes guerrilleros vayan a la cárcel.


"La opinión de la Fiscal (de la CPI) es que el Estatuto de Roma impone no solo el deber de investigar y perseguir, sino también de castigar a los perpetradores de los más graves crímenes con penas privativas de la libertad. Es decir, en criterio de la Fiscal, sin prisión efectiva no hay justicia", dijo Montealegre.


Reyes evitó pronunciarse directamente sobre esta cuestión pero apuntó que el proceso de paz deberá tener "legitimidad fuera de territorio colombiano", en referencia a este tribunal internacional.


No obstante, subrayó que proponer penas de prisión a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) corresponde en exclusiva el presidente Juan Manuel Santos y la comisión asesora de las negociaciones, que se iniciaron en noviembre de 2012.


El debate sobre si los máximos líderes guerrilleros irán a la cárcel en caso de firmar la paz saltó en el país el pasado abril, en plena campaña para las elecciones presidenciales, que concluyeron el 15 de junio.


Entonces, el principal rival de Santos para alcanzar la reelección y protegido del expresidente Álvaro Uribe, Óscar Iván Zuluaga, consideró que habría impunidad para los guerrilleros implicados si esta condición no se cumplía.


Las Farc respondieron desde La Habana, sede de las negociaciones con el Gobierno, que "nunca un proceso de paz ha terminado con cárcel para los protagonistas, los constructores de la paz", y que por tanto esa opción no se contemplaba.