Columnistas

Sínodo significa “caminar juntos”
Autor: Mariluz Uribe
27 de Octubre de 2014


Cada cosa que oigo, leo o veo, me hace reaccionar en alguna forma y sorprenderme de ver todos los que se quedan quietos (como los que no votan y después chillan). Me sorprendo pero no los envidio.

1

Cada cosa que oigo, leo o veo, me hace reaccionar en alguna forma y sorprenderme de ver todos los que  se quedan quietos (como los que no votan y después chillan).  Me sorprendo pero no los envidio. 


La quietud, el dejarse llevar, el ir para “donde va Vicente” por churro que sea, no me gusta, no vi eso en mi casa, no lo he visto en los Uribes y ahora que leí en EL MUNDO las versiones de cómo mataron al general Rafael Uribe Uribe, veo que es que  pensamos en forma autónoma, y eso no gusta.  ¡Qué bueno sería que pudiéramos compartir conceptos en lugar de enfrentarnos!


Leí lo del Sínodo de Obispos que “ayuda” al Papa, pero que es mandado por el mismo Papa. Interesante. Me encantan esas cosas, que son pero no son, como el cero, el cero es cero,  existe aunque no sea, y no fue invento  de los lógicos griegos ni de los parrandistas romanos sino de los calculadores árabes que lo trajeron de la India. Para mí el cero es como la paz. Cesación de números, cesación de guerras. O digamos, la paz es como el cero, la queremos, pero ¿dónde está?


Me permito continuar diciendo una de esas frases populares: “el ladrón juzga por su condición”. Y no es que todos seamos ladrones, aunque claro que además de los ladrones en la política hay ladrones de ideas, de correos, platas, joyas de familia y objetos sentimentalmente valiosos, que serán ladrones ab aeternum.  


Cada uno es como es. 


Pienso que el Papa, argentino y todo, muy humano, muy querido, muy Él,  piensa como Él, no como algunos quieren que piense, ni como otros se atreven a decirle que lo haga, Él piensa lo suyo, quiere abrir campo para homosexuales,  divorciados y todos los que - por obra del mismo Dios  - difieren de lo más común y corriente, alias lo que llaman “normal”.


Pero en esa reunión de obispos (solterones y sin hijos, aunque no está especificado)  ellos piensan como lo que son: obispos, sin pareja y sin hijos, así que no pueden pensar sino como lo que son:


No pueden pensar como casados, ni como padres de familia, ni como divorciados, arrejuntados, homosexuales ni cualquiera otra de tantas variedades que el que no ha estudiado la materia a lo mejor se sorprendería, pues hay bisexuales,  hay Mesmac (busquen) , transexuales y asexuales. Variedades como paidófilos, zoófilos, y tal… Lo mismo que los animales.


La supuesta idea de Dios dizque es la de una pareja de sexos opuestos (y puestos)  con hijos y todo.  ¿Pero entonces por qué Dios echó a Adán y Eva del Paraíso, por dar un empujoncito para tener a Caín? Luego tuvieron a Abel  y seguro a sus hermanas, porque si no de dónde salieron las mujeres  ¿futuras esposas?  ¿Y entonces por qué permite Dios que haya parejas sin hijos? Y que nazcan homosexuales, transexuales, y etc. y se enamoren como cualquier sér? 


Digo yo: ¿Cómo pueden los del Sínodo ayudarle al Papa a pensar qué es lo que se debe hacer con personas que no son como ellos son, o como se supone que ellos deben ser?  Bueno, pero ese “caminar juntos”,  o sínodo, término de origen griego, ya se cerró, esperemos los resultados, a ver qué tan juntos podremos caminar.


Ah! Y están beatificando a Pablo VI porque curó a alguien.  ¿Y no beatifican a los pastores que veo hacen milagros cada domingo?  Voy a ver qué milagrito hago para que me beatifiquen ya que no creo que me canonicen, no hay cupo, aunque me gustaría conocer a Sergio y Baco, Cosme y Damián y a su grupo. ¡A María de Magdala, a la samaritana, a  la mujer adúltera  que Jesús no dejó apedrear, a las hermanitas de Lázaro, y sobre todo a Verónica!


•Psicóloga U J y Filóloga U de A 




Comentarios
1
Jorge
2014/10/27 08:42:30 am
El periódico EL MUNDO se ha caracterizado por contar con excelentes colaboradores, pero queda uno desconcertado cuando lee este tipo de columnas. Cada ocho días, nosotros los lectores, debemos soportar la pérdida de una buena lectura con un buen columnista, pues la señora Uribe se roba ese espacio para escribir artículos insulsos, sin propuesta alguna, carentes de forma y fondo. Deberé replantear la compra de mi periódico los días lunes. !No hay derecho a tanta pobreza, los de estos artículos!