Mundo deportivo

The 2015 Tour smiles at Nairo
El Tour 2015 le sonríe a Nairo
23 de Octubre de 2014


Por primera vez desde 2008, las bonificaciones regresarán al Tour que se disputará del 4 al 26 de julio del próximo año: un plus de 10 segundos para el ganador, de 6 para el segundo y de 4 para el tercero en cada etapa.


Redacción-EFE


Los pocos kilómetros contra el reloj y las seis finales en alto del Tour de Francia 2015, incluido el juicio final del Alpe d’Huez en la penúltima etapa, donde se abrirán al ganador las puertas de París, estimulan al ciclismo colombiano y concretamente al boyacense Nairo Quintana, pero eso sí, lejos de considerarle el máximo o gran favorito al título, porque será una exigente carrera en la que, además de un numeroso grupo de aspirantes, habrá que sortear “pavés”, etapas “trampa” al borde del mar donde el viento puede convertir en definitivo un despiste, y también evitar las caídas para llegar sanos y salvos a Pau, para poder encarar la última semana en buenas condiciones y con la opción de ser aspirante.


“Es un Tour para escaladores, y viendo el recorrido es fácil pensar que debe estar Nairo”, aseguró  el director del Movistar, Eusebio Unzúe, nada más ver el recorrido que fue presentado ayer, con siete etapas montañosas y cinco llegadas en alto y apenas 14 kilómetros de contrarreloj individual, la especialidad en la que más tiempo podría ceder el colombiano.


“En principio, es un recorrido muy bueno para mí, me favorece. Hay pocos kilómetros contrarreloj, mucha montaña y lo único preocupante puede ser la etapa del pavés. Es un día en el que, como vimos este año, hay que tener cuidado porque no se va a ganar el Tour, pero sí puedes perderlo”, consideró Quintana, segundo del Tour 2013 y ganador del Giro 2014.


“Con tantos finales en alto”, añadió, “el trazado me favorece y, aunque aún hay que decidir mi calendario, seguramente me prepararé con todo para tratar de luchar por el triunfo. Son puertos que me van muy bien, la crono no es muy larga y la contrarreloj por equipos no me preocupa, porque ya hemos demostrado cuál es nuestro nivel”.


Pero no se puede hablar de un gran favorito porque el ramillete de aspirantes al título de la carrera ciclística más importante es demasiado amplio. El vigente campeón, el italiano Vincenzo Nibali, y su compatriota Fabio Aru, los españoles Alberto Contador y Alejandro Valverde, los franceses Warren Barguil y Thibaut Pinot (tercero de la pasada edición) y el británico Chris Froome, aunque ayer mismo puso en duda su participación, componen el grupo en el que seguramente se concentrará la disputa de los principales títulos de la temporada.


Es que para 2015, como sucediera en 2013 con Semnoz -donde el colombiano Nairo Quintana logró su primera victoria en la ronda-, los organizadores han buscado “acercar la montaña a París” y dejar que sea uno de los ascensos míticos el que perfile los contornos definitivos del podio final de los Campos Elíseos.


En esta ocasión el honor ha recaído en el Alpe d’Huez, sus 21 curvas repartidas en menos de 14 kilómetros y con una pendiente media superior al 8 %, será el momento cumbre de una edición en la que, como viene sucediendo en los últimos años, la montaña vence a la contrarreloj.



“Lo voy a preparar a tope”

Es “más duro que los últimos años” y, a pesar de que le “exigirá recuperar bien tras el Giro de Italia”, reveló que lo va a “preparar a tope”, según dijo el ciclista español del equipo Tinkoff-Saxo, Alberto Contador, al conocer el recorrido del Tour.


El corredor madrileño, quien este año debió abandonar el Tour por una caída en la que se fracturó la tibia, anotó que la propuesta de la organización le exigirá “llegar en un buen estado de forma porque empieza con una contrarreloj corta, pero en la que se harán diferencias”.


“En general, es un Tour en el que hay que llegar fresco al final, pero al que también hay que llegar en forma porque es muy exigente al principio”, comentó.




Con buenos ojos

El italiano Vincenzo Nibali, actual campeón del Tour, vio el recorrido de la prueba 2015 con buenos ojos y no ocultó su pensamiento: “Me viene bien, me recuerda al de este año, con una primera semana muy complicada”.


También se mostró satisfecho por la inclusión de los tramos adoquinados en la cuarta etapa, un terreno en el que este año logró ventaja con el resto de los favoritos.


“Me gusta que vuelva a estar, aunque sigo sin ser un especialista. No soy un corredor de la Roubaix, el año próximo puede ser diferente”, señaló.


El italiano achacó que los organizadores hayan reducido el número de kilómetros contrarreloj a su deseo de aventajar a los franceses, como Thibaut Pinot, tercero en la pasada edición y que suele ceder tiempo en ese terreno.


En cuanto a la investigación abierta por la Unión Ciclista Internacional (UCI) en su equipo, el Astana, Nibali señaló que no cree que les excluyan del ProTour.


“Es un asunto interno de la familia Inglisky”, aseguró Nibali, en referencia a los hermanos Maxim y Valentin, quienes dieron positivo por EPO.


En este sentido, el director del Astana, Alexandre Vinokurov, se mostró “seguro” de que su equipo estará en la salida del Tour de 2015 pese a la amenaza de la UCI.




La duda de Froome

La amenaza del británico Chris Froome, ganador en 2013 y segundo en 2012, de no acudir a la ronda gala, al considerar que está pensada para un escalador y que tiene pocos kilómetros contra el reloj, fue la primera consecuencia de la presentación del recorrido del Tour 2015.


“El Tour del año próximo es montañoso y la contrarreloj tendrá poca importancia, lo que significa que se decidirá en la alta montaña. Será una carrera dura y exigente”, analizó el británico nacido en Kenia.


Ante ello, el ciclista del Sky, cuyo equipo estuvo en pleno ausente de la presentación del Tour de 2015, afirmó que analizarán “atentamente” el recorrido de las tres grandes antes de decidir cuáles correrán.


“Me veo como un ciclista de grandes vueltas equilibradas y el Giro, con su larga contrarreloj de 60 kilómetros y algunas llegadas difíciles en montaña, será muy equilibrado y se adapta bien a mis características”, agregó.


Froome señaló que, de correr la ronda italiana, además tendría opciones de disputar la Vuelta a España “con opciones serias de perseguir la victoria”.