Columnistas

Del ayer y el hoy (4)
Autor: Abelardo Ospina López
22 de Octubre de 2014


Escribió Víctor Sánchez Montenegro, en Suplemento Literario de La República, con fecha 26 de marzo de 1955 (La sangre en la Biblia)...

Escribió Víctor Sánchez Montenegro, en Suplemento Literario de La República, con fecha 26 de marzo de 1955 (La sangre en la Biblia): “Desde principios de los tempos, Yavé impuso el respeto al hombre, porque fue hecho a su imagen y semejanza. Puso en él soplo divino y estuvo destinado a la inmortalidad bajo las condiciones de la fruta prohibida. La envidia fue el primer  pecado cometido por el hombre, en la aurora de la creación y Caín lloraba de rabia al ver que los sacrificios y oraciones de su hermano, por ser puras, eran las preferidas del Creador. El rencoroso andaba cabizbajo porque no brava bien, ya que el mal lo hacía inclinar y le ponía torva la mirada, porque en los gestos comunes se denuncia siempre la psiquis. Condujo al campo al noble hermano y lo mató. Y así se derramó la primera sangre humana en el mismo Paraíso, cuya tierra se empurpuró para siempre, como símbolo de la discordia y de la guerra. Y Yavé puso una señal en el fratricidio para que fuese conocido de todos y se le impusiese la pena de la vida, ya que era indigno de la muerte”.


Y José Guerra en su Glosario Dominical del 31 de Julio de 1949, (en Suplemento de El Colombiano), nos dejó saber: “Ediciones Espiral” tiene la intención de publicar una antología de la moderna poesía colombiana. En la selección o representación de Antioquia, figuraron, según recomendación de Guerra, por dignas figuras: Hernando Rivera Jaramillo, Carlos Castro Saavedra, Jorge y Mario Montoya Toro, Darío Restrepo, Francisco Javier Zuluaga, Alberto Gil Sánchez, Saúl Aguirre, Eduardo Correa, Jesús Rodríguez. La antología - dijo -, tiene una significación capital, como que va a rescatar del torrente versístico actual, o mejor, va a mostrarnos el oro del mayor número de quilates de la más reciente poesía. Y Antioquia no puede hacer, en tal antología, un papelón”.


Y en páginas y citas bien diferentes, el temario de estos días, se va a situaciones que jamás tuvieron que presentarse. “La personas elegidas - reza la prensa nacional-, para conformar la delegación de víctimas están cara a cara con los representantes del Gobierno y las Farc y pondrán sobre la mesa, asuntos como: el futuro de los miles de personas que se vieron involucradas en una guerra que solo deja desolación, dolor, lágrimas y las pérdidas que origina la ausencia de la justicia. El punto quinto de la agenda, está entre los más difíciles y si se logra el acuerdo,  será el gran paso para la firma del acuerdo.


Dizque los “hechos victimizantes” (horrorosos ellos) han sido: 1, secuestros, 2, masacres, 3, homicidios, 4, torturas, 5, despojos, 6, desplazamientos forzados, 7 desapariciones, 8, ejecuciones extrajudiciales y 9, violencia de género.


¡Cómo nos cambia la vida! Quiérase que los buenos hados estén del lado de los expertos comisionados y aborden con éxito estos temas, y los compatriotas tengamos el feliz respiro para  un porvenir tranquilo, progresivo y en paz.


Que fuerzas divinas y humanas, cubran de buena voluntad a las partes…y pronto, por montes, senderos lejanos o próximos, con el corazón en alto, podamos levantar los puños, con inusitada energía y gritar:¡Viva Colombia!, y el encanto del tranquilo vivir y soñar y trabajar.