Columnistas

Jardín Circunvalar de Medellín
Autor: José Alvear Sanin
22 de Octubre de 2014


Esta columna siempre se ha enfrentado a los proyectos suntuarios, desmesurados, elitistas y cosméticos que proliferan en Medellín, magnificados por el regionalismo y celebrados bombásticamente, porque alejan al Municipio de la auténtica prioridad, la promoción del desarrollo urbano (trabajo, educación, salud, vivienda, ambiente sano…).

Esta columna siempre se ha enfrentado a los proyectos suntuarios, desmesurados, elitistas y cosméticos que proliferan en Medellín, magnificados por el regionalismo y celebrados bombásticamente, porque alejan al Municipio de la auténtica prioridad, la promoción del desarrollo urbano (trabajo, educación, salud, vivienda, ambiente sano…).


Hoy, en cambio, quiero llamar la atención sobre lo mejor y más importante que se está haciendo aquí, el Jardín Circunvalar de Medellín, componente primordial del Cinturón Verde Metropolitano.


Por una afortunada circunstancia recibí inesperadamente una muy interesante invitación de la Empresa de Desarrollo Urbano para recorrer el primer tramo del Camino de la Vida, que ya alcanza 3.8 Km.


A partir de las estribaciones del cerro Pan de Azúcar recorrí un buen tramo, guiado de manera insuperable por Leison Romaña, director de Comunicaciones de esa empresa.


Pues bien, en el Cinturón Verde hay verdadera planeación integral: urbanismo, paisajismo, arquitectura, ambientalismo, horticultura, ingenierías (civil, sanitaria y forestal), arqueología, combinadas, para ofrecer a Medellín y a las gentes de los barrios de alta ladera sólidas y bien pensadas soluciones.


Con esa filosofía integradora se ha abordado el problema, mal resuelto en tantas partes, de la expansión urbana incontrolable, ocasionada por los asentamientos espontáneos de sectores marginales llegados a la urbe, tanto por la miseria como por el desplazamiento, sea debido a la subversión o por la apropiación forzosa de tierras por parte de otros grupos criminales.


Medellín es una de las pocas grandes ciudades del mundo en las que la mayor parte de la población vive en laderas, con los consiguientes problemas de inseguridad frente a riesgos geológicos, acceso y conectividad, provisión de servicios domiciliarios, etc., para no hablar de las tragedias del desempleo, el hambre y la opción criminal como salida económica para los jóvenes.


He ahí el complejo rompecabezas que debe ayudar a resolver el Cinturón Verde, que no se limita al Camino de la Vida, la Ruta de Campeones y el Eje de Movilidad Limpia. Por esa cota 1800,que rodea la conurbación, esta en pocos años dispondrá del parque más bello del mundo, porque esa ancha franja, bien arborizada (ya hay alrededor de 38.000 árboles nativos sembrados), plena de flores y visitada por mariposas, pájaros, abejas, ardillas, etc., con  huertos y frutales, luciendo todo el año los colores incomparables del trópico, no tendrá rivales. 


A eso me adelanto cuando camino por los senderos y cuando me inclino desde los altos miradores a contemplar la ciudad. Imagino también la vista nocturna, mientras mi guía me explica los materiales empleados, empezando por las piedras arrancadas a la propia montaña; las maderas tratadas, para los puentes y bancos; los dispositivos para reducir la velocidad de los torrentes invernales, etc. 


Desde luego, se prevé el correcto mantenimiento, vigilancia con cámaras cada 300 metros, iluminación nocturna y ronda durante 24 horas con policía montada, para la seguridad de los vecinos y de los amplios contingentes que llegarán por el cable los días festivos. Por eso, la administración del Parque se confiará a los mismos organismos que están manejando de manera excelente el Parque Arví. 


Para no alargarme, solicito a los funcionarios explicar a la comunidad los mecanismos de generación futura de empleo en ese gran balcón, y los programas de rehabilitación y reasentamiento de viviendas, que completan el esquema. 


Termino solicitando a la brillante gerente de la EDU, Margarita María Ángel Bernal, no escatimar esfuerzos de divulgación para que todo Medellín se entere de lo que el Cinturón va a significar para el tratamiento de los asentamientos en ladera, y no solo en Colombia. 


***


A medida que el régimen proyecta a Venezuela en la miseria y se mantiene por la represión, se hace más repugnante la complicidad de los gobiernos dizque democráticos de América Latina, cuando premian a Maduro con un renglón en el Consejo de Seguridad.