Economía

Differences on compliance with the Labor Plan
Diferencias con el cumplimiento del Plan Laboral
Autor: Duván Vásquez
22 de Octubre de 2014


En abril de 2014 se cumplieron tres años desde que Colombia adquirió una serie de compromisos laborales, para desatorar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos que no tenía luz verde del Congreso estadounidense.


Twitter: @duvanandvasquez


Colombia ha cumplido con la implementación de las 37 medidas condensadas en el Plan de Acción Laboral (PAL) Obama-Santos, así concluyó el Gobierno Nacional durante su balance en el Centro de Estudios Diálogo Interamericano en Washington. 


El PAL fue firmado un año antes de arrancar oficialmente el TLC, el pasado 7 de abril de 2011, entre los presidentes de ambos países, el estadounidense Barack Obama, y el colombiano Juan Manuel Santos, para mejorar las condiciones de trabajo en Colombia ante recurrentes quejas de las comisiones de Derechos Humanos y de las centrales obreras y sindicales, razón por la cual el Congreso de Estados Unidos no había dado vía libre a ese acuerdo.


“Ya el Plan de Acción se cumplió”, dijo el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, en su presentación en Washington, quien señaló además que el PAL tenía una duración de dos años, pero en noviembre de 2013 se decidió prolongarlo, porque el anterior ministro Rafael Pardo consideró “que sería válido seguir observando ciertos comportamientos” a los que Colombia se había comprometido bajo ese acuerdo.


Según el Gobierno Nacional, se han cumplido puntos esenciales del PAL como la creación del Ministerio de Trabajo, la planta de inspectores pasó de 480 a 904 cargos, de los cuales 683 ya están en ejercicio, el aumento de las penas por violación a los derechos de asociación, castigo a quien promueva pactos colectivos con mejores condiciones a los trabajadores no sindicalizados, multas a los casos de intermediación laboral ilegal, programas de formalización del trabajo y lucha contra la impunidad en los delitos contra la población sindical.


Es así que el ministro Garzón hizo esta presentación para indicar que termina el PAL, pero que continúa la cooperación para mejorar las condiciones laborales de los colombianos.


Sin embargo, las centrales obreras esperan que se prolongue el Plan de Acción Laboral, debido a que hay nueve puntos transcendentales que no se han cumplido y otros que se han hecho de manera parcial. Es decir, que sólo se ha cumplido un 25 % de los 37 puntos.


De acuerdo con Luciano Sanín, responsable de Diálogo Social de la Escuela Nacional Sindical (ENS), en  estos tres años y medio “se han adoptado algunas de las medidas previstas en el Plan, pero los efectos de ellas todavía no se han producido”.


Un ejemplo es el tema de intermediación ilegal de trabajadores, porque se hizo una legislación que permite que las actividades misionales y permanentes no fueran tercerizadas. Entonces, las cooperativas de trabajo asociado pasaron a ser Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) o fundaciones, y así continúan con las tercerizaciones.


Otro es que es cierto que se aumentó el número de inspectores, pero estos fueron contratados bajo la figura de provisionales sin la capacitación ni remuneración adecuada.


Es por eso, según Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT),  que en la pasada conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, se incluyó a Colombia dentro de los 25 países que más incumplen los convenios internacionales y entre ellos el Convenio 81 que tiene que ver con la inspección en el trabajo.


Violencia sindical


Según Garzón, ha habido avances en los últimos dos años para minimizar la violencia contra sindicalistas, y “la actitud de la Fiscalía y la Unidad Nacional de Protección han permitido mostrar resultados en ese área”.


Aunque Sanín no desconoce que ha habido cambios en esa materia, como en los procedimientos, no los hay en número de sentencias, tanto así que “la impunidad sindical sigue siendo más del 95 %”.


De hecho, el presidente de la CUT, Luis Alejandro Pedraza, afirmó que sigue crecimiento en la línea de asesinatos. “Pues lo que concierne a la CUT, el genocidio no cede. Por ejemplo, la semana pasada nos asesinaron un dirigente del sector petrolero y diez días antes otra compañera de un sindicato de seguridad”.


Informalidad laboral


El Gobierno Nacional se comprometió en formalizar el empleo y fomentar políticas de estímulo para eliminar la informalidad y la tercerización en el sector privado y público.


Aunque en estos tres años, de una fuerza laboral de 23’336.000, el Gobierno sólo ha formalizado 14.602 trabajadores mediante la firma de 36 acuerdos de formalización.


De hecho, en el sector público las cifras de trabajadores con contratos de servicio o a través de bolsas de empleo y nóminas paralelas de los políticos suman el 57 % de los trabajadores del Estado. Y en el privado, el 62 % es empleado tercerizado a través de cooperativas de trabajo asociado, de contratos sindicales, de bolsas de empleo o SAS, lo que según Pedraza, no sólo es contrario con los puntos del PAL sino con la aplicación de los convenios 86 y 87 de la OIT, que tienen que ver con la asociación, libertad sindical y negociación colectiva.




Objetivos de la OIT para el Trabajo Decente

-Crear trabajo para una economía que genere oportunidades de inversión, iniciativa empresarial, desarrollo de calificaciones, puestos laborales y modos de vida sostenibles.


-Garantizar los derechos de los trabajadores para lograr el reconocimiento y el respeto de los mismos, y en particular el de los empleados desfavorecidos o pobres que necesitan representación, participación y leyes adecuadas que se cumplan y estén a favor, y no en contra, de sus intereses.


-Extender la protección social para promover tanto la inclusión como la productividad, al garantizar que mujeres y hombres disfruten de condiciones de trabajo seguras que les proporcionen tiempo libre y descanso adecuado.


-Promover el diálogo social  para la participación de organizaciones de trabajadores y de empleadores, porque es fundamental para elevar la productividad, evitar los conflictos en el trabajo, así como para crear sociedades cohesionadas.