Mundo deportivo

“Someday I will give them a scare”
“Algún día les meto un SUSTO”
Autor: Javier Ramirez
22 de Octubre de 2014


El próximo 8 de noviembre se realizará el Prix Internacional de Barranquilla, último chequeo nacional para definir la selección Colombia de atletismo que irá a los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz, México.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Johanna Martínez Hernández trabaja todos los lanzamientos como parte de su preparación, pero sin duda ahora se siente más cómoda con el disco.

Después de seis años de trabajo diario, de continuas madrugadas y extenuantes jornadas de entrenamientos, se sintió sola, casi desamparada, y ante la falta de apoyo resolvió que lo mejor era desistir de la idea del deporte, pues no se vislumbraba un buen futuro.


Difícil decisión para una atleta de origen y estirpe competitivo, que había incursionado en los campos de entrenamiento motivada por sus padres y por su familia, que siempre vieron en el deporte un buen camino de formación y proyección para sus hijos. Pero la realidad era otra y la obligaba a tomar esa medida extrema.


“Allá en Montería no tenía ningún apoyo. Entrenaba y entrenaba pero la verdad no tenía posibilidad de nada, de salir a foguearme, de competir con deportistas de otras regiones del país para por lo menos ver en qué nivel estaba. Entonces llegó el día en que sentí que lo mejor era dejar todo y dedicarme sólo a mis estudios”.


Pero como dicen por ahí, al que le van a dar le guardan, y la monteriana Johanna Martínez Hernández estaba aún en la mente de Jamer Ochoa (q.e.p.d), el recordado técnico que formó tantos deportistas en el Urabá antioqueño, donde había conocido y dirigido a la lanzadora cordobesa cuando aún era una juvenil.


“Eso me cambió la vida, porque yo ya estaba retirada. No había vuelto a entrenar y cualquier día recibí la llamada del profe Jamer (Ochoa) para invitarme a venir a trabajar con Antioquia y por eso digo que aquí me rescataron para el atletismo y me hicieron para el disco, porque yo venía de otras modalidades”.


Es que Johanna fue siempre lanzadora de bala y martillo, pero la experiencia y el conocimiento del profesor Armin Luna le mostró un camino diferente. “Él me guió, me indicó que por mis condiciones y además por la presencia de otras deportistas muy fuertes en martillo, como Ely Johana Moreno, era mejor que iniciará en disco”.


Y con toda seguridad que el experimentado entrenador no se equivocó, porque no sólo recuperó a la deportista sino que formó una nueva campeona. Y la prueba es que prácticamente Johanna no tiene rival en Colombia en el lanzamiento de disco, tras ganar los últimos cuatro títulos nacionales en forma consecutiva: 2011 en Bogotá, 2012 en Juegos Nacionales, 2013 en Cartagena y este año en Medellín, su nueva casa.


“Siempre fue un poquito complicado porque era adaptarse a otra prueba, pero realmente la confianza que me dio el profe Armin (Luna) fue definitiva para lograrlo en poco tiempo. Él me decía que tranquila, que con trabajo iba a dar, y yo le creí.”


Pero lo más importante es que su progresión en marcas indica que va por buen camino y que, seguramente, sus mejores momentos están por llegar.


“Hace una semana lancé 55.85 mt en el Prix de Cartagena y esa marca me sirvió para meterme en la lista de la Pre selección para los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se realizarán el próximo mes en Veracruz, México”. La que sería su tercera participación en eventos del ciclo olímpico, porque las dos primeras fueron el año pasado en los Bolivarianos de Trujillo, Perú, donde consiguió una medalla de plata, y este año en los Suramericanos de Chile, donde ocupó el quinto lugar.


“Es que en Chile ya estaban las brasileñas, las argentinas y las chilenas, que han dominado siempre esta prueba a su antojo, mejor dicho, en cada competencia se repartían las medallas entre ellas. Pero lo mejor es que ya no están solas en el ranking, sintieron que hay una nueva competidora y algún día les meto un susto, pero sé que para lograrlo debo trabajar mucho y seguir ahí, en ese empeño”.


Empeño que no ve como un sacrificio, pese a la exigencia que debe enfrentar diariamente porque aparte de la doble jornada de entrenamiento, a mañana y noche, ejerce su profesión como licenciada en educación física en el Colegio San José de Las Vegas, de El Poblado.


“No es un sacrificio, es un reto personal, una meta, ver hasta dónde puedo llegar, ojalá a unos Juegos Olímpicos, es la idea...”