Mundo deportivo

The series that gives immortality
La serie que otorga la inmortalidad
Autor: Jonny Andrés Sampedro
21 de Octubre de 2014


Los Reales de Kansas City y los Gigantes de San Francisco iniciarán hoy la disputa de la Serie Mundial, el encuentro beisbolístico más importante de este deporte, en el que se conocerá cuál equipo se titula campeón de las Grandes Ligas.


Foto: EFE 

Madison Bumgarner. 

Twitter: @JonnySampedro 


Aquel que alguna vez haya tomado un bate y una manilla sabe de qué se trata. Ninguno de los amantes del béisbol pasa desapercibido el mes de octubre, en el que se juegan los partidos más decisivos de la “Gran Carpa” y su plato fuerte: la Serie Mundial.


Al “Clásico de Otoño” llegan el campeón de la Liga Americana, en este caso los Reales de Kansas City, y el ganador de la Liga Nacional, en esta oportunidad los Gigantes de San Francisco. Confrontación deportiva en la que ambos se instalaron sin mucho favoritismo, a decir verdad.


Tras terminar la temporada regular cada uno accedió a los playoffs por aquella gabela llamada wild card (repechaje o comodín), pues en ese entonces los de Kansas fueron segundos (89-73) de la División Central tras los Tigres de Detroit (90-72); mientras que los Gigantes (89-73) secundaron en la División Oeste a los Dodgers de Los Ángeles (94-68).


Así las cosas, los azules tuvieron que superar a los Atléticos (1-0), a Los Ángeles de Anaheim (3-0) y sorpresivamente a los Orioles de Baltimore (4-0), novena con un poderío ofensivo letal, siendo la que más cuadrangulares marcó en la temporada regular con 211(Reales con 95) y a la que barrieron sin piedad como a sus demás oponentes en la lucha por el banderín de la Liga Americana.


Para los “Chicos de la Bahía”, la situación fue similar, pero con una escala más, pues en sus definiciones casi siempre su contrincante le ganó un compromiso, le hizo dar un esfuerzo extra, ganándole a los Piratas de Pittsburgh (1-0), a los Nacionales de Washington (3-1) y posteriormente a los Cardenales de San Luis (4-1), evitando con esto la final soñada en el área del Medio Oeste, en la que los “Reales Azules” esperaban a sus vecinos de los “Pechirrojos” como aconteció en 1985.


Precisamente desde ese año los de Kansas no ganan un título, fue el primero y el único en su historial, debido a que en 1980 lo perdieron ante los Filis de Filadelfia (2-4) y por eso buscarán en este 2014 su segundo galardón como monarcas del béisbol norteamericano.


James Shields. 


Por el lado de los Gigantes esta será la búsqueda de su octava Serie Mundial, la cual lo igualaría con los Medias Rojas de Boston, pues cabe recordar que ya se erigió ganador en 1905, 1921, 1922, 1933, 1954, 2010 y 2012, siendo recordada con especial afecto la antepenúltima de sus conquistas, en la que el colombiano Édgar Rentería fue vital con un inolvidable “Vuelacercas” en la séptima entrada del quinto juego, el cual resultó determinante para ganar ese compromiso y posteriormente el “Clasico de Otoño” (4-1).


Con dos equipos ilusionados, motivados anímicamente por dos aficiones maravillosas y de tradición, la serie se puede decidir entonces por detalles específicos, esos que inclinan la balanza para uno u otro lado y por eso la estrategia empieza a jugar desde hoy, en la que los Reales designaron a James Shields como su abridor para este primer encuentro, debido a sus buenos frutos y ascendencia en el grupo de lanzadores; mientras que los Gigantes, que empezarán de visitantes, tendrán en “La Lomita” a Madison Bumgarner, considerado el jugador más valioso de la serie por el título de la Liga Nacional, así que de ambos lados habrá buen brazo para doblegar a su oponente.