Columnistas

Las "vacas" del "presi"
Autor: Rubén Darío Barrientos
16 de Octubre de 2014


Dice el diccionario de la lengua española, que “las vacaciones son ese descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios” y adiciona como una segunda acepción que “es el tiempo que dura la cesación del trabajo”.

rdbarrientos@une.net.co


Dice el diccionario de la lengua española, que “las vacaciones son ese descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios” y adiciona como una segunda acepción que “es el tiempo que dura la cesación del trabajo”. Por eso, me parece estrafalario que se afirme por tirios y troyanos que el presidente de la República en Colombia, no tiene derecho a vacaciones. Entre otras cosas, el presidente tiene un vínculo laboral y no de prestación de servicios: por eso gana salario y no honorarios. Debe inferirse que las vacaciones son un derecho y no entiendo por qué se dice que mientras no haya una Ley de la República, el presidente no puede aspirar a tener un tiempo vacacional.


El pasado 12 de octubre, el presidente Santos trajo a colación que él tenía que trabajar festivos y que pedía que se radicara un proyecto de ley que le diera al primer cargo del país la posibilidad de salir a vacaciones, como todos los mortales. Ipso facto, saltó como la liebre el congresista Efraín Cepeda (Partido Conservador) y comentó a los medios que él había presentado un proyecto de ley en el año 2013, en tal sentido, que buscaba reglamentar las vacaciones para el primer mandatario, pero que se hundió en el legislativo. Yo recuerdo cuando se aprobó en los primeros debates por unanimidad y luego fracasó en su fase siguiente. Se daba, incluso, por hecho que iba a ser Ley de la República. Luego de ese conato, se guardó silencio en la noche sobre esta materia.


Repito que no discierno cuál es la razón por la cual el presidente de la República no pueda salir a vacaciones. ¿Cómo así que se requiere una ley para ello? ¿Acaso no es un derecho de todos los trabajadores en el mundo? Dicen los comentaristas que Colombia es el único país del planeta en donde no se consagra este derecho. Efraín Cepeda, radicó ayer miércoles un proyecto de ley que le garantice a la primera autoridad del país, poder planear un periodo vacacional con los suyos. Me parece que es vergonzoso esto: si es porque debe dimanar de una ley, es escabroso; si es porque se hace una mala interpretación, lo considero lamentable. El estrés que padece un presidente, demanda, exige y obliga a salir a descansar. ¿Quién lo pone en duda?


El portal El Pulzo, se pregunta: ¿Está tan agotado Juan Manuel Santos como para pedir vacaciones? Ese no es el tema y más que eso, salir a vacaciones no le resta minutos de poder al presidente. Con seguridad osará reparar un poco su mente, sin desconectarse del país. En el proyecto de ley anterior, se consideraba que al presidente durante sus vacaciones lo reemplazaba un ministro delegatario. Según se ha filtrado, en esta ocasión, el presidente deberá ser reemplazado en esta falta temporal por el vicepresidente. Los suspicaces dicen que es el turno de Vargas Lleras, para darle una mostradita. Sin que sean vacaciones, los presidentes se ausentan los últimos y primeros días del año. Pero está claro, que eso de vacaciones no tiene nada: es un simple receso. 


Para reivindicar las vacaciones, estamos de acuerdo con el presidente (¡Al fin en algo!). Esto no tiene apellidos. Es un derecho. Empero, sigo pensando que esto no precisa de ninguna ley. Considero que basta que el Congreso lo autorice, para que se perfile su beneplácito. Yo sí quisiera saber, dónde se atrancó el proyecto de ley presentado en el 2013, cerquita a la fecha en que Santos fue intervenido del cáncer de próstata, habida circunstancia de que ya había pasado por unanimidad dos debates en el Senado. Un misterio. Muy peculiar que se requiera que el legislador habilite este derecho, a sabiendas de que el presidente es un ciudadano colombiano como todos. Rareza.