Mundo deportivo

Another dream match
Otro partido de ensueño
11 de Octubre de 2014


Las semifinales del Masters 1.000 de Shanghai contarán con dos tenistas ubicados en el top diez del ranking ATP, dos gigantes del tenis como Roger Federer y Novak Djokovic, quienes buscarán hoy el paso a la final y por ende un nuevo título.


Foto: EFE 

Roger Federer. 

EFE 


El tenista suizo Roger Federer, número dos mundial tras superar en puntos a Nadal esta semana, fulminó ayer al francés Julien Bennetau (30) en cuartos del Masters 1.000 de Shanghai, en cuyas semifinales se enfrentará hoy al número uno, el serbio Novak Djokovic, en un duelo de titanes.


A pesar de que el galo consiguió ofrecer resistencia en el primer set, Federer le ganó en el “tie-break” y acabó pasándole por encima con comodidad en el segundo, de manera que se clasificó al vencer por 7-6 (4) y 6-0, tras un encuentro de apenas 69 minutos, ratificando que aún tiene madera para disputar y competir en las fases decisivas de los principales torneos del ATP, pese a haber otorgado ventajas insospechadas en el último año de juego. 


Por su parte, Djokovic, actual número uno del mundo y reciente campeón en Beijing, se impuso al español David Ferrer con parciales de 6-4 y 6-2, en una hora y 34 minutos de partido.


“Nole” tuvo mayor eficacia que el alicantino en todos sus servicios, salvó dos puntos de ruptura ante el de Xávea y marcó el doble de puntos de servicio (cuatro, por dos de Ferrer), de manera que dejó al español fuera del torneo chino, terminando con la ilusión de los españoles de tener dos representantes en semifinales y de apreciar una final entre compatriotas.


El serbio buscará una nueva victoria en el circuito ante su “Majestad”, para alcanzar la final y tener la posibilidad de cerrar su destacada participación en esta gira asiática.


La otra llave


En la otra parte del cuadro, el tenista checo Tomas Berdych (número siete del mundo) no pudo con el francés Gilles Simon (29 mundial) ante el que cayó eliminado por 7-6 (4), 4-6 y 6-0, por lo que ya sólo quedan dos de los mejores diez tenistas en competencia: Novak Djokovic y Roger Federer.


En un partido muy reñido, en el que a Berdych al final no le valieron su 18 puntos de servicio (frente a ocho del francés), el checo empezó perdiendo un ajustado primer set; se recuperó en el segundo y alargó el partido, aunque finalmente sucumbió en un fulminante 6-0 ante Simon en el tercero, tras dos horas y 27 minutos.


El francés se enfrentará así en semifinales al español Feliciano López, número 21 del mundo, quien pasó a la fase de los cuatro mejores de este certamen, al derrotar al ruso Mikhail Youzhny (35) por 5-7, 6-4 y 6-4 en un encuentro en el que, una vez más esta semana, tuvo que firmar una trabajosa remontada.


A pesar de imponerse Youzhny en el primer set, con un juego que pudo con los esfuerzos del toledano, López se rehizo en la segunda manga y comenzó a tensar el ritmo del partido, que ofreció en esa fase puntos espectaculares, con trepidantes carreras de ambos rivales por toda la pista.


El español logró mantener la iniciativa y la ventaja durante el tercer set hasta hacerse con el encuentro en dos horas y tres minutos. Sumó además doce puntos de servicio, por cuatro del ruso.



Ferrer piensa en el Torneo de Maestros

El tenista español David Ferrer, número cinco mundial, eliminado del Másters 1000 de Shanghái por el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, reconoció tras el partido que, aunque está contento con el “buen tenis” que demostró, estuvo por debajo de su rival todo el tiempo.


Sin embargo, manifestó su agrado por los resultados en esta gira asiática: “Estoy contento con la gira (china, tras participar en el Abierto de Shenzhen, en el de Pekín y ahora en Shanghái), porque vuelvo a ser competitivo”, añadió.


Ferrer señaló también que, en su carrera hacia Londres (Torneo de Maestros), es importante para sus aspiraciones que el sueco Tomás Berdych haya perdido ante el francés Gilles Simon, aunque habría sido mucho más útil si hubiera podido superar en esta ocasión a “Nole”.


De ahí que, a pesar de haber jugado tres torneos seguidos en tres semanas, y de estar algo cansado, aunque sin problemas físicos, haya decidido participar en el Abierto de Viena de la semana próxima, ya que, de llegar a la final, podría mejorar sus opciones para luchar por un puesto en el último gran torneo que cierra el año.