Nacional

Santos aplazó persecución al líder de Farc para autorizar sus viajes a Cuba
10 de Octubre de 2014


Por su parte, el copresidente de la Comisión de Paz, senador Roy Barreras, vio esta situación como una garantía en el proceso de diálogo.


EFE


El presidente Juan Manuel Santos reconoció hoy haber autorizado personalmente dos viajes del máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko", a La Habana, sede de los diálogos de paz, pese a que se mantiene sobre él una orden internacional de captura.


Conocedor de su paradero al menos en esas dos ocasiones, el presidente concedió permiso al jefe guerrillero para reunirse con la delegación de las Farc, a la que no pertenece como sí lo hacen Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez" y Jorge Torres Victoria, alias "Pablo Catatumbo", entre otros que obtuvieron un permiso especial.


"Para que (los negociadores de la guerrilla) no se demoren cuatro meses en consultar cada decisión, pues sí, yo he autorizado dos veces al señor este, “Timochenko”, a que vaya, a que resuelva los problemas que a mí me interesa que resuelvan rápido", confirmó Santos hoy.


Sus declaraciones indican que se abrió un paréntesis a una máxima varias veces repetida por el presidente de que las operaciones de la Fuerza Pública contra la guerrilla seguirán mientras duren las negociaciones de paz que las partes acordaron hacer sin un cese el fuego previo.


Sin embargo, pese a su compromiso público de continuar la persecución contra la guerrilla, a la que "en los últimos cuatro años se les ha dado más duro que en cualquier otro momento de su historia", permitió la salida de este líder guerrillero, que según medios locales podría haber viajado desde Venezuela.


El esquivo "Timochenko", que firma sus comunicados "desde las montañas de Colombia" pero cuya localización real continúa siendo un misterio, podría esconderse en ese país desde hace varios años amparado en una permisividad que ha sido denunciada, entre otros, por el actual vicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras, en 2010.


Santos remarcó que esta aparente concesión a "Timochenko" no significa que haya "bajado la guardia un solo milímetro" ante las Farc, que en cualquier caso, el máximo jefe guerrillero nunca llegó a participar en las negociaciones.


Es la misma versión que dio a primera hora de hoy el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, ante la polvareda que levantó en el país la revelación de estos traslados, hecha ayer por el titular de Defensa, Juan Carlos Pinzón.


"Sí, ha habido informaciones alrededor de ese tipo de situaciones varias veces, hay información de que ("Timochenko") ha hecho presencia en distintos momentos" en La Habana, manifestó Pinzón.


Tras sus declaraciones, Cristo intentó calmar los ánimos argumentando que el líder guerrillero se movió con el conocimiento y amparo del Gobierno.


Al conocer los hechos, el Procurador de Colombia, Alejandro Ordóñez, indicó que estudia si cabe algún proceso disciplinario contra el Gobierno ante el "escándalo institucional" de permitir estos viajes, y pidió al Ejecutivo que solicite la extradición de "Timochenko" en caso de que conozca su paradero.


Otro de los grandes críticos al proceso de paz, el expresidente y ahora senador Álvaro Uribe, reaccionó en su cuenta de Twitter, donde aseguró que Santos "le miente al país, engaña a las FFAA (Fuerzas Armadas) y entrega Colombia a las Farc".


En el lado contrario, recibieron con normalidad estos viajes la formación de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA) y el oficialista Partido de La U.


La líder del PDA, Clara López, señaló que "no hay nada nuevo" en estos viajes de "Timochenko" a La Habana, que, en su opinión, son parte del mismo proceso de negociación.


"Me parece que es muy importante que lo haga, debe hacerlo, es lógico que quien es el jefe de las Farc viaje a reunirse con los delegados del grupo guerrillero que precisamente representa", dijo.


Mientras, el senador de La U Armando Benedetti, consideró que estos viajes son una "muestra de la voluntad de las Farc por hacer la paz".