Economía

Fashion, the business of identification
La moda, el negocio de la identificación
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
1 de Octubre de 2014


Hoy es el último día académico de la 30 Convención Mundial de la Moda que se realiza en Medellín, y que busca el entendimiento de los desafíos del sistema moda.


economia@elmundo.com


Twitter: @olgarendonm


El problema no es exportar, porque cuando las marcas extranjeras entran es porque las marcas locales no han podido satisfacer la demanda de su mercado local, es decir, no han creado identificación con él”, explicó Emiliano Duch, especialista líder en Industrias Competitivas del Banco Mundial, en la 30 Convención Mundial de la Moda.


Emiliano Duch es uno de los pioneros que ayudan a las regiones y a los países a mejorar la competitividad de las industrias y actualmente es considerado el principal experto en metodologías clúster. Él explicó cómo el Banco Mundial, a través de sus programas de crédito a los países, está aportando a que el sistema moda, entre otros, se beneficie de cambios estructurales como la infraestructura de vías y de acceso entre países que facilitan la movilidad de productos y el desarrollo de la moda rápida, concepto que considera puede ser la revolución del sector textil y confección en el mundo.


Para ejemplificar, Emiliano Duch mencionó casos como el de Zara y Mango, que iniciaron con una confección artesanal, muy manual y de tipo informal, y hoy son símbolo de la moda en el mundo, con tiendas en todos los continentes y con gran posicionamiento de marca.


Estas grandes marcas lograron esos objetivos porque, según el experto, lograron conectarse con la identidad de los grupos sociales, debido a que “hoy la moda no va a las clases sociales sino a los grupos sociales, porque siempre queremos hacer parte de uno”, afirmó el especialista.


Moda rápida


“Usted no puede pensar que la gente va a comprar lo mismo por años y años”, aseveró Adriano Goldschmied, fundador y director Creativo de GolgSign, quien ha sido experto en jeans, una prenda que existe desde 1873 y que aún hoy es usada, pero, como aseguró, debe ser transformada día a día para adecuarse a las necesidades de los clientes.


Y esa es una oportunidad que pueden aprovechar todas las empresas, independiente de su tamaño, ya que “el problema no está en si la empresa es grande o pequeña, vieja o nueva sino su estrategia para entender al consumidor”, dijo Emiliano Duch.


Pero Harry Van Dalfsen, presidente de la Federación Internacional de la Confección (IAF por sus siglas en inglés), aseveró que hay que reconocer que nosotros decimos que fabricamos productos de muy buena calidad, pero la mayoría de las veces las condiciones de fabricación no son muy buenas ni muy seguras.



La moda colombiana

Aunque el sector moda de Colombia no se ha posicionado en el mundo como debería, según Carlos Eduardo Botero, presidente Ejecutivo de Inexmoda, “somos muy fuertes en ropa interior de hombres y mujeres y en vestidos de baño y ya estamos siendo reconocidos en el ámbito mundial”.


Adriano Goldschmied, fundador y director Creativo de GolgSign, dijo que “estamos extrañando a Colombia en las tiendas del mundo”, porque para el país es indispensable entender que el futuro no está en el mercado local, ese hay que atenderlo y no dejárselo quitar de otras marcas, pero el futuro real está en la globalización. De ahí que el país tiene que plantearse qué es lo que tiene para darle al mundo.


Al respecto, Carlos Eduardo Botero manifestó que en Colombia hay mucha informalidad en la industria y que por eso los retos son muy grandes y “necesitamos tener a la industria informada, formada y que entienda el trabajo en cooperación para así ser más exitosos”.