Economía

Fracking, the technique of the disagreement
Fracking, la técnica de la discordia
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
24 de Septiembre de 2014


Los Yacimientos No Convencionales (YNC) son unos tipos de yacimientos donde los hidrocarburos se encuentran en condiciones que no permiten su libre movimiento por estar atrapados en rocas poco permeables.


economia@elmundo.com


Twitter: @olgarendonm


La Técnica de Estimulación Hidráulica, conocida comúnmente como Fracking, viene implementándose desde hace varios años en yacimientos convencionales, en los últimos seis años, por ejemplo, se ha usado en más de un millón de pozos en el mundo. El Ministerio de Minas y Energía, a principios de este mes, reglamentó la Resolución 90341 por la que  se establecen requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración y explotación de hidrocarburos en YNC.


La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) estima que en Shale Gas las reservas del país pueden ser de 31,7 trillones de pies cúbicos, convirtiéndose en una gran oportunidad para incrementar la relación reservas/producción (que actualmente está en siete años), asegurar el autoabastecimiento energético para el país, consolidar su perfil de exportador de hidrocarburos y seguir obteniendo recursos importantes por vía de la renta petrolera.


Pero algunos analistas manifiestan que la avaricia es la que lleva a los estados a tomar decisiones ambientalmente equivocadas, porque en el ámbito mundial está abierta la discusión acerca de la pertinencia del uso de Fracking, ya que no se ha comprobado aún el impacto que puede tener en las reservas acuíferas y el control de los gases que se emanan. De hecho Francia, Bulgaria y Austria prohibieron la aplicación de la técnica en su territorio, y Alemania decretó una moratoria hasta tener estudios más completos sobre el impacto ambiental que conlleva.


No obstante, Tomás González Estrada, ministro de Minas y Energía, indicó que “solo cuando demuestren (los mineros) que cumplen con los requisitos y méritos, se les puede dar una licencia sino no”, porque, justificó además, “necesitamos los recursos, creemos que podemos sacarlos bien, la regulación se hizo para poder hacer esos desarrollos bien hechos”, y explicó que las empresas que soliciten una licencia deberán cumplir requisitos como tener una producción mínima, que no detalló, y altos niveles de control ambiental.


Asimismo, el viceministro de Energía, Orlando Cabrales, admitió la existencia de riesgos ambientales, pero aseguró que lo importante es tener planes de contingencia que permitan evitarlos. “Esta no es una actividad exenta de riesgo, como cualquier otro desarrollo económico, lo importante es regular y atender adecuadamente, además de establecer unas medidas de mitigación que prevengan la ocurrencia de dichos riesgos”, dijo.



La ciudadanía se manifiesta

La ONG Dejusticia, WWF y el Foro Nacional Ambiental levantaron su voz de protesta contra el Fracking en Colombia y solicitaron, mediante una carta, a los ministerios de Minas y Energía y Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales y a la Agencia Nacional de Hidrocarburos, “apelando al principio de precaución, una moratoria al uso de fracturamiento hidráulico como modo de explotación a los combustibles fósiles en YNC”, que debería llevarse a cabo hasta que el Gobierno demuestre que se cumple con algunas condiciones mínimas.


Primero, según la solicitud, deberá demostrarse a partir de estudios independientes que los riesgos ambientales y sociales son aceptables; segundo, que haya claridad sobre el manejo de acuíferos y medidas preventivas suficientes al respecto; tercero, que se aclare el tipo y cantidad de químicos que se usarán en cada una de las actividades; cuarto, que haya un debate público sobre los beneficios y riesgos de la técnica; quinto, que se recopilen buenas prácticas que minimicen los impactos; y sexto que un tercero certifique que las autoridades del orden nacional están en capacidad de verificar los estudios previos a las licencias ambientales.


Al respecto, la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) afirmó que por haberse tomado todo el tiempo necesario para no improvisar frente a los YNC y darle tranquilidad al país de que la exploración va a ser responsable con el medio ambiente, el tiempo inicialmente previsto para el inicio de las operaciones en este tipo de yacimientos se ha retrasado varios meses.