Nacional

Gobierno tiene "certeza" de oportunidad de fin del conflicto
18 de Septiembre de 2014


Humberto De la Calle enfatizó que el actual proceso de paz emprendido por el presidente Juan Manuel Santos es totalmente diferente a otros del pasado.


EFE


La delegación del Gobierno de Colombia en las conversaciones de paz con las Farc aseguró hoy que los negociadores tienen la "certeza" de que están ante una oportunidad real de acabar con el conflicto en el país.


En un foro con empresarios colombianos celebrado en Miami, el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto De la Calle Lombana, afirmó que tienen la convicción de que "hay una oportunidad real de poner fin al conflicto armado en Colombia a través del diálogo".


De la Calle advirtió, no obstante, que sus palabras no son un pronóstico de que las conversaciones que comenzaron en 2012 en La Habana vayan a terminar de manera "exitosa", porque es un trabajo que entraña "enormes dificultades".


En el evento con los empresarios, organizado por la Cámara de Comercio Colombo-Americana en Miami, el jefe negociador reiteró que hoy "como nunca antes" hay esa oportunidad, basada en los meses que han estado en la Mesa de negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y también en factores internacionales.


"Hay una convicción en Latinoamérica de que la lucha armada ha terminado, que no tiene un papel que jugar en la subregión", explicó el exvicepresidente De la Calle.


Agregó que, incluso, "Gobiernos de izquierda envían permanentemente el mensaje de que no hay espacio ya para la lucha armada".


En el mismo sentido, se refirió el embajador de Colombia en Estados Unidos, Luis Carlos Villegas, quien señaló que la Colombia que ahora busca la paz es diferente a la de las décadas de los setenta u ochenta.


"Lo que llevó en su momento a la toma de las armas ya no se justifica", explicó Villegas al asegurar que "el país necesita solucionar el conflicto para ser un país desarrollado, no para vengar el pasado".


Por otro lado, De la Calle indicó que "la izquierda democrática" en Colombia ha entendido que las Farc "han perdido vigencia como camino armado y violento para incidir en la política" y que las fuerzas militares, ahora "más profesionales", ofrecen en este momento una ventaja a la que el Gobierno no va a renunciar.


Además de mencionar que no se iba a permitir que se volvieran a dar errores del pasado, como realizarlo en el país y decretar los "ceses de fuegos provisionales", expresó que lo básico es no repetir la experiencia de otros procesos de paz en los que el fin del conflicto iba a estar sujeto a la "auditoría de la guerrilla".


"No es estar condicionando a las transformaciones políticas y sociales, mientras una guerrilla armada examina si el Gobierno lo está haciendo bien o mal, y después de ese examen toma la decisión. Esa no es la idea", aclaró De la Calle a participantes del evento, escépticos del cumplimiento de los acuerdos por parte de las Farc.


Explicó que una vez suscrito el acuerdo, "las FARC tienen que cumplir sus obligaciones y una de ellas es la dejación de las armas, la terminación del conflicto".


Durante el foro, al que también asistió el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, los oradores contestaron preguntas de empresarios colombianos, que principalmente mostraron su desconfianza con la guerrilla y el temor de que la polarización política en el país haga fracasar el proceso.


"Uno no hace la paz con los amigos, sino con los enemigos", contestó Jaramillo.


A pesar de que las conversaciones de paz se prolongan desde 2012, en estos últimos años no han cesado los enfrentamientos armados. El pasado martes, siete policías murieron en el norte del país en un ataque que, según el Gobierno colombiano, fue realizado conjuntamente por la guerrilla y otros grupos criminales.