Nacional

Carpintero que evitó extradición a EEUU pide limpiar su expediente
11 de Septiembre de 2014


"Mientras estuve preso mis amigos me decían que si estaba seguro de mi inocencia peleara, pero si no estaba seguro que no lo hiciera porque me aplicaban una peor pena", confesó.


Foto: Cortesía 

Ariel Josué Martínez al momento de su captura en San Vicente del Caguán.

EFE


El carpintero colombiano Ariel Josué Martínez Rodríguez, que se salvó de ser extraditado por error a Estados Unidos acusado de lavado de activos, pidió hoy que las autoridades limpien su expediente para dar por finalizado su insólito caso.


"Pienso ahorita hablar con mis abogados para ver qué tengo que hacer. Lo primero que quiero es que me limpien la hoja de vida, una persona inocente no tiene por qué salir a la calle acusado", denunció a Caracol Radio.


Martínez recuperó la libertad la noche del miércoles, tras casi seis meses preso en la cárcel de La Picota en Bogotá, después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos retirara la orden de extradición que pesaba sobre él por lavado de activos tras reconocer que se trató de un error.


Desde que salió del centro carcelario, Martínez, de 43 años, ha insistido en su deseo de recuperar su reputación y quedar exento de cualquier acusación que lo relacione con actividades ilegales.


El carpintero fue detenido el 18 de marzo pasado en su casa en San Vicente del Caguán, en el sureño departamento de Caquetá, acusado por una Corte del Distrito Sur de la Florida (EE.UU.) del delito de lavado de dinero producto del narcotráfico.


Martínez, por medio de un abogado, solicitó varias veces sin éxito la revisión de las pruebas que supuestamente lo incriminaban, y a pesar de las denuncias, "nunca" le prestaron atención y el Gobierno colombiano firmó la orden de extradición a Estados Unidos, avalada por la Corte Suprema de Justicia.


"Mi noche más amarga fue cuando supe que el presidente Juan Manuel Santos había firmado mi extradición", narró.


En otras declaraciones a Blu Radio, el carpintero dijo que "se hizo justicia" y pidió a Santos, que "ponga más cuidado y atención a este tipo de casos".


El insólito caso de Martínez, padre de cuatro hijos y con problemas epilépticos, llamó la atención de la prensa y las autoridades colombianas después de que sus familiares y amigos denunciaran la "injusticia" cometida.


"Gracias a ellos estoy en libertad", manifestó el carpintero, quien agradeció a sus familiares, a la comunidad de San Vicente del Caguán y a la Iglesia Católica la presión ejercida para que las autoridades evaluaran su caso.