Columnistas

¡Hasta luego Guillermo...!
Autor: Mariluz Uribe
8 de Septiembre de 2014


¡Querido Guillermo, esto no es un adiós sino un hasta pronto! Te nos volaste, cuando menos pensamos, por lo menos yo no lo esperaba, ahora pienso que estarías ya cansado de la brega que da vivir en nuestra patria tan amada pero tan desbaratada.

1

¡Querido Guillermo, esto no es un adiós sino un hasta pronto! Te nos volaste, cuando menos pensamos, por lo menos yo no lo esperaba, ahora pienso que estarías ya cansado de la brega que da vivir en nuestra patria tan amada pero tan desbaratada.


Habías sido capaz  de sobrellevar y de sobrevivir (como yo) a la muerte ilógica de un hijo. Y hasta el hecho de que te atacaran  sin saber lo que hacían. Jesús lo dijo  ya incrustado en su cruz: “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. Pero no, esa calaña que no piensa, hace todo lo que es imperdonable.


Y perdonar, es imposible, si acaso, pensar en otra cosa como distraerse con el trabajo, pero olvidar es psicológicamente imposible.


Lo que me satisface  y me consta por infinidad de acontecimientos - que un día contaré en este espacio que tan gentilmente me diste-  es que “nada queda oculto bajo el sol”, así como tampoco hay nada nuevo, como desde muy temprano dijo Salomón y lo copiaron los romanos: Nihil novum sub sole, así que nada queda sin reivindicación, y así lo saben y así  lo temen constantemente y hasta en su sueños - explicó Freud - los que han errado en sus procederes.


Y si no que alguien me hable- para poner un solo ejemplo- si hay  finales triunfantes en un equipo de fútbol muy famoso... después de que sus hinchas -lanzando botellas y  hasta piedras  desde un bus, porque el equipo había perdido-, desbarataron la plaza de Copacabana y de un golpe le sacaron un ojo al  profesor de tango Jorge Valencia, que salía tranquilamente para misa por la puerta de su casa, ¡a las seis en punto de la tarde!


Guillermo, descansarás en lo que sí será Paz, aquello tan difícil de que exista en esta tierra nuestra, paz, que ni definición filosófica tiene, aparte de “Cesación de la guerra”...


Si como creemos hay un Dios, que se luzca: Te llevará a un paraíso ultraterrenal. Así que vas a estar en lo más alto, qué bueno, ¡ese es tu sitio! Haciendo cosas que te gustan -porque no te quedarás quieto-  dando y poniendo oficio a los que te rodeen,  y hasta de pronto embelleciendo nubes y planeando festines para los recién llegados.


Ah, y también vas a ver a muchos viejos amigos. Mi papá Ricardo Uribe te debe estar esperando desde hace rato para continuar el juego de tresillo que dejó empezado en el Club Unión, en esa mesa donde tú eras “el pipiolo del paseo”.


Aquí quedaremos tu familia y tus amigos y seguidores, siguiendo tu ejemplo, sin desfallecer,  hasta nuestro reencuentro.


Saludes y saludos ... Mariluz


* Psicóloga PUJ y Filóloga U de A




Comentarios
1
C.
2014/09/08 04:40:37 pm
Ay no... hasta cuándo estaremos condenados lectores de este periodico a las pendejadas de esta señora??????????? Que tortura. Y que conste que nunca paso del primer párrafo, pero me deja mamada.