Economía

Shared lessons on teleworking
Lecciones compartidas de teletrabajo
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
7 de Septiembre de 2014


En el I Seminario de Teletrabajo Construyendo cultura para el teletrabajo con enfoque regional y global, se compartió, entre otras, la experiencia argentina para la implementación exitosa del teletrabajo.


Foto: Cortesía 

Entre las principales ventajas de teletrabajar está la posibilidad de compartir más tiempo con la familia.

economia@elmundo.com


Twitter: @olgarendonm


Con motivo de la crisis económica argentina, en la Universidad de Buenos Aires pensaron en posibilidades para retener a los jóvenes en el país, así fue como empezaron con programas de teletrabajo y teleformación con sus alumnos para, aprovechando la apropiación que tenían de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), encontraran una fuente de ingreso, recordó Sonia Boiarov, presidente de la Fundación Caminando Utopías en Argentina y de la Academia Internacional de Teletrabajo.


Pero al recrudecerse la crisis en 2001, este programa salió de las aulas escolares a las calles, donde invitaban a la gente a entender que desconectarse era un error ya que, dijo Sonia Boiarov, “de pronto nos encontramos en una situación de extrema responsabilidad tratando de encarar con información, mostrando a las personas que no tenían que desconectarse de internet. Ya las tecnologías no solo eran un elemento de juego y de búsqueda de información sino que se convertían en una herramienta de trabajo”.


Y así, de tanto trabajar con la gente lo que fue un proyecto universitario, después de diez años, se convirtió en la Fundación Caminando Utopías, de la que además surgió el emprendimiento Torres de Teletrabajo, en el que las personas de manera gratuita pueden acceder a una oficina virtual sin tener que exponer sus datos personales, “allí las personas que quieren teletrabajar y muchas veces no saben dónde recurrir pueden encontrarse con posibles contratantes y despachar desde ahí”.


Esta experiencia fue la invitada especial al I Seminario de Teletrabajo Construyendo cultura para el teletrabajo con enfoque regional y global, organizado por el Politécnico Grancolombiano y apoyado por las administraciones del orden Departamental y Municipal y los ministerios de las TIC y de Trabajo.


Por eso, Daniel López, asesor de la Dirección de Apropiación de TIC del MinTIC, dijo que “estamos en un momento en el que no podemos perder el impulso que hemos logrado en los adelantos en materia laboral y tecnológica. Tenemos la meta de pasar de 31.000 a 120.000 teletrabajadores en 2018”.


Para lograr esa meta ya son 160 las organizaciones que firmaron el Pacto por el Teletrabajo, entre ellas 30 entidades públicas; y se han proporcionado espacios en los que se publica la oferta laboral para estos empleos.


Desde el MinTIC, explicó Daniel López, se ha logrado la conexión a Internet mediante fibra óptica en 1.078 municipios, lo que garantiza la conectividad para las personas que deseen teletrabajar.



La experiencia antioqueña

La Gobernación de Antioquia es una de las 30 entidades públicas que firmaron el Pacto por el Teletrabajo, y cuenta ya con 75 teletrabajadores en las tres modalidades: suplementarios, móviles y autónomos, según Alejandro Osorio, secretario de Gestión Humana y Desarrollo Organizacional de Antioquia.


El funcionario explicó que desde la Gobernación “se concibe el teletrabajo como una forma de reorganización laboral” y que en esta figura laboral han podido incluir empleados que tienen personas a cargo, que viven fuera del área metropolitana y que se les dificulta el desplazamiento hasta el Centro Administrativo La Alpujarra y otras que están en periodo de lactancia.


Alejandro Osorio contó que uno de los principales retos fue acomodar a los equipos de trabajo a las dinámicas del teletrabajo, por eso fue enfático en afirmar que “para implementar el teletrabajo se requiere de un compromiso de la alta dirección e intervenir a los jefes, a los equipos de trabajo, al teletrabajador y a su familia”.