Nacional

Foreign Ministry justified expulsion of Venezuelans
Cancillería justificó expulsión de venezolanos
6 de Septiembre de 2014


Un segundo opositor al gobierno de Nicolás Maduro fue expulsado ayer por estar “realizando actividades expresamente prohibidas por las normas migratorias”. El jueves lo fue el estudiante Lorent Enrique Gómez Saleh, lo que causó críticas al Gobierno de Santos.


Foto: EFE 

El ex vicepresidente Francisco Santos acusó a la canciller María Ángela Holguín de ser responsable de la suerte del opositor Gómez Saleh en Venezuela.

EFE - Redacción


Bogotá


El Gobierno colombiano expulsó ayer a un segundo activista opositor venezolano, identificado como Gabriel  Valles Sguerzi, un día después de hacer lo mismo con el estudiante Lorent Enrique Gómez Saleh, informó la Cancillería.


Valles Sguerzi “se encontraba realizando actividades expresamente prohibidas por las normas migratorias” en territorio colombiano, manifestó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado, que no detalló a qué se dedicaba el opositor venezolano.


Al igual que Gómez Saleh, presidente de la organización no gubernamental “Operación Libertad”, opositora al Gobierno de Nicolás Maduro, Valles Sguerzi fue expulsado “con fundamento en el artículo 105 del Decreto 4.000 de 2004”, agregó la información.


Dicho artículo faculta a “expulsar a los extranjeros que a juicio de la autoridad migratoria realicen actividades que atenten contra la seguridad nacional, el orden público, la salud pública, la tranquilidad social, la seguridad pública”, o cuando informaciones de inteligencia indiquen que representa un riesgo para la seguridad nacional por los mismos motivos.


También es aplicable cuando una autoridad extranjera haya comunicado a Colombia “que en contra de la persona se ha dictado en ese país providencia condenatoria o una orden de captura por delitos comunes o se encuentre registrado en los archivos de Interpol”.


“El señor Valles Sguerzi entró al país el pasado 4 de junio de 2014 bajo un permiso PIP5 que se otorga al extranjero que desee ingresar al territorio nacional para actividades de descanso o esparcimiento en calidad de turista por 90 días”, según el comunicado oficial.


El texto agrega que dicho permiso vencía el pasado 1 de septiembre pasado, “fecha en la cual el ciudadano venezolano salió del país e ingresó nuevamente, el mismo día, a territorio colombiano, otorgándosele así, un nuevo permiso PIP5 por un lapso de 90 días”.


El caso Gómez


De las expulsiones se ocupa el departamento Migración Colombia, pero la Cancillería dijo en otro comunicado emitido ayer  por la mañana que en el caso de Lorent Gómez Saleh no había solicitado asilo para esquivar los procesos en su contra abiertos en Venezuela.


En ese comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores justificó la decisión del Gobierno en que las actividades de Gómez Saleh “llegaron incluso a la agresión personal contra personajes de la vida pública nacional”.


“El ciudadano expulsado fue entregado a la autoridad migratoria venezolana”, manifestó en un comunicado Migración Colombia, departamento según el cual “este procedimiento, que se llevó a cabo en la ciudad de Bogotá, fue realizado conforme al marco legal y el respeto a los derechos humanos”.


La expulsión del activista venezolano fue rechazada por miembros de opositor partido Centro Democrático, liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, fuerte crítico del gobierno de Maduro.


Uribe condenó la medida de la administración del presidente Juan Manuel Santos, mientras que quien fuera su vicepresidente, Francisco Santos, responsabilizó de la suerte de Gómez Saleh al mandatario y a su canciller, María Ángela Holguín.



No había pedido asilo

La Cancillería aclaró que el activista venezolano expulsado ayer del país, Lorent Enrique Gómez Saleh, no había solicitado asilo para esquivar los procesos en su contra abiertos en Venezuela, donde es un reconocido opositor al Gobierno de Nicolás Maduro.


“Gómez Saleh entró al país el 19 de febrero de 2014 bajo un permiso PIP6 que permite adelantar actividades académicas no formales en el territorio nacional por 90 días. Dicho permiso venció el 19 de mayo pasado y no se renovó”, afirmaron desde Cancillería.