Columnistas

Antioquia despidió a un gran hombre
Autor: Gabriel Zapata Correa
5 de Septiembre de 2014


La familia del doctor Guillermo Gaviria Echeverri debe sentirse muy orgullosa, de la despedida que le rindió Antioquia al respetado y querido jefe del hogar, un líder emprendedor que inscribió su nombre en letras de oro en la historia del Departamento y del país.

La familia del doctor Guillermo Gaviria Echeverri debe sentirse muy orgullosa, de la despedida que le rindió Antioquia al respetado y querido jefe del  hogar, un líder emprendedor que inscribió su nombre en letras de oro en la historia del Departamento y del país.


El doctor Guillermo Gaviria siempre mostró esa vocación inconfundible de servirle a la comunidad, buscando mejorar sus condiciones de vida. Como un buen visionario se imaginó y proyectó grandes y ambiciosas obras, como por ejemplo la Carretera al Mar, en la cual dejó su impronta como un ineludible reto para los antioqueños.


De carácter recio y de una coherencia única en su forma de pensar y de actuar, este ingeniero civil y de minas de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, hizo parte de un destacadísimo grupo de profesionales que marcaron la historia de Antioquia y del país en diversos frentes de la actividad empresarial.


Su alma estaba ligada a la región de Urabá. De allí surgió la creación de Unibán, la principal exportadora de banano de reconocida calidad, la cual reúne a los principales productores de esa importante región de Antioquia. Aunque empresarios y dirigentes reconocen que la más importante creación del doctor Guillermo Gaviria Echeverri fue la cooperativa lechera Colanta, la más importante del país, ejemplo de desarrollo agroindustrial y de la cual se sienten muy orgullosos decenas de miles de campesinos de importantes zonas de Antioquia y del país.


Inteligente y sagaz para hacer política, el doctor Guillermo Gaviria fue concejal en su tierra Frontino y en Medellín, diputado a la Asamblea de Antioquia, representante a la Cámara y senador de la República. Fue liberal disciplinado, “completo e inquebrantable, que nunca cambió sus ideales a pesar de las tentaciones que en la política se presentan”, como lo describió el empresario y amigo personal Gabriel Harry.


Los amigos de su época en el Congreso lo recuerdan como un hombre defensor y luchador por sus ideas, que  no claudicaba fácil en sus batallas. Era muy estudioso y se caracterizaba por el rigor en la información que manejaba. Entendía la política como una actividad de servicio a la comunidad. Era aguerrido para defender sus convicciones, como por ejemplo en la gerencia del Cerrecarbón y en la dirección de la Aerocivil, bajo cuya conducción le correspondió la construcción del aeropuerto internacional José María Córdova de Rionegro.


Algunos empresarios lo recuerdan mucho en la dinámica de la junta directiva de la Empresa de Transporte Masivo de Medellín, pues le correspondió enfrentar al consorcio Hispano-Alemán que tenía bajo su responsabilidad la construcción del Metro de Medellín. En estos temas tan controversiales, el doctor Guillermo Gaviria lucía siempre una claridad pasmosa. Entre las obras que se le atribuyen a su pujanza y creatividad están el Túnel de Occidente y se le recordará por su lucha incansable por la terminación del Tapón del Darién de la Carretera Panamericana.


Los últimos 23 años de su vida se los dedicó al periódico EL MUNDO, desde el cual pregonaba sus ideas liberales, defendió los derechos de los ciudadanos y los intereses de Antioquia y dio más de una batalla en contra de la subversión. El país recuerda con respeto y admiración su posición vertical y coherente con el secuestro y posterior asesinato de su hijo Guillermo, por parte de las Farc, cuando era gobernador de Antioquia. Un verdadero ejemplo para el país. Para doña Adela, en especial para su hija la senadora Sofía, el alcalde Aníbal, todos sus hijos y su familia, extiendo una oración y un abrazo de solidaridad.