Columnistas

Columna de luto
5 de Septiembre de 2014


Esta vez despu閟 de un a駉 y medio de escribir sobre servicios p鷅licos, calidad de vida, desarrollo social, m韓imo vital, protecci髇 del patrimonio p鷅lico, tecnolog韆s de la informaci髇 y las comunicaciones y derechos de los usuarios...

Esta vez después de un año y medio de escribir sobre servicios públicos, calidad de vida, desarrollo social, mínimo vital, protección del patrimonio público, tecnologías de la información y las comunicaciones  y derechos de los usuarios;  encuentro apenas justo  ocupar este espacio, para expresar mi reconocimiento a los méritos de Guillermo Gaviria Echeverri, quien con su esfuerzo y desprendimiento ha permitido que personas como yo, hagamos públicas nuestras opiniones sobre temas sociales.


Solo personas con un gran compromiso social, asumen la tarea de sacar adelante un medio de comunicación, como es el periódico EL MUNDO, que permite la existencia de un canal de expresión pública, tanto  físico, como virtual,  para que desde diferentes puntos de vista,  se presenten opiniones sobre la vida local y Nacional, con la más absoluta libertad de opinión y pensamiento.


Con la muerte de Guillermo Gaviria  Echeverri, perdemos todos, pierden el periodismo,  el pensamiento democrático, el liberalismo, la región, su familia y toda la sociedad;  pero su legado perdurará por siempre y la semilla que ha sembrado en el periódico EL MUNDO, mantendrá vigente su existencia.


Nada más meritorio  que contribuir en la construcción de cultura y más aún,  si se trata de cultura con relevancia política y social y Guillermo Gaviria,  dedicó gran parte de su vida a esa tarea, lo que nos obliga  a todos a hacerle un reconocimiento póstumo  a la hora de abandonarnos físicamente por siempre. 


Aunque jamás las palabras podrán describir el inmenso valor de su existencia, es deber de quienes hemos tenido la oportunidad de beneficiarnos de su generosidad, hacerle un reconocimiento por lo que ha aportado en diferentes frentes a la vida social de los colombianos.


Mi columna normalmente orientada por una visión optimista del mundo, esta vez, tiene un sentimiento de tristeza positiva, pues se ha ido uno de los líderes sociales más importantes de la región, sin embargo su muerte convoca a entender que  mientras existan personas como Guillermo Gaviria, tenderemos ejemplos para mostrar y motivos para que las nuevas generaciones signa construyendo un camino que va para adelante.


Seguramente a Guillermo Gaviria  Echeverri se le reconocerá por múltiples méritos, por mi parte mis reconocimientos son al ciudadano demócrata, al defensor de las libertades, al constructor de  libertad de opinión, de pensamiento, de expresión  y de prensa, al hombre que nos ha permitido  pensar que edificar una sociedad para la cultura, la paz y la equidad es posible y que para los colombianos, los buenos tiempos hacen parte del futuro y no del pasado.   


A todos los que de una u otra manera tenemos vinculación con el periódico EL MUNDO,  mi sentimiento de condolencia y en especial mi solidaridad con su esposa e hijos.