Columnistas

El legado de Don Guillermo
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
4 de Septiembre de 2014


A las primeras horas del pasado martes se divulgó la noticia del fallecimiento del doctor Guillermo Gaviria Correa, quien le dio lustre no solo a su patria chica sino a Colombia durante su trayectoria profesional, tanto en el ejercicio de la función pública como a través de sus empresas en diferentes sectores de la economía del país.

www.visionadministrativa.info


A las primeras horas del pasado martes se divulgó la noticia del fallecimiento del doctor Guillermo Gaviria Correa, quien le dio lustre no solo a su patria chica sino a Colombia durante su trayectoria profesional, tanto en el ejercicio de la función pública como a través de sus empresas en diferentes sectores de la economía del país.


Fueron muchas sus batallas para el bien del país. Algunas de ellas fueron, la vía al mar hacía Urabá, el túnel de occidente, el puerto marítimo en el golfo antioqueño, la interconexión vía terrestre con Centroamérica.


Pero no solo la infraestructura fue para él una obsesión, también, en aras de la equidad, propuso la creación del peso vivienda, como un mecanismo de financiación, ahorro y acceso a la vivienda, idea que no prosperó, pero que sería bastante práctica para el desarrollo del sector.


Pero, tal vez su último legado y que nos involucra a todos los que de una u otra forma hacemos parte de la Familia de EL MUNDO, es el haber apoyado una transformación de este medio de comunicación  al pasar de ser noticioso e informativo a ser formativo, pero también continuando con el manejo responsable de la noticia y la información, evitando caer así en el “amarillismo” periodístico, en su afán por “chiviar” a su competencia. Dinámica en la que está un gran grueso de los medios en el mundo.


Durante su quehacer le tocaron grandes batallas personales por fuera de su vida empresarial,  como fueron sufrir el secuestro de Doña Adela, el asesinato de su hijo Guillermo y en los últimos años en los estrados judiciales, que fácilmente, como muchos lo están haciendo, pudo haberse ido del país, pero demostró su entereza como hombre y ejemplo para la sociedad que se , el patriarca de la familia Gavira Correa, que la Patria se construye a pesar de esas situaciones personales, con honestidad y rectitud, pilares que marcaron el quehacer del “Negro Gaviria” como le decían sus amigos más cercanos, que quizás es la herencia más importante que Don Guillermo le deja a su familia y al país.


Paz para Don Guillermo en su eterno descanso. 


Para doña Adela y sus hijos un abrazo de solidaridad en estos momentos.