Nacional

Mancuso pide penas diferentes a cárcel para postconflicto
1 de Septiembre de 2014


Mancuso se postuló como colaborador en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc que se desarrollan desde noviembre de 2012 en La Habana.


EFE


El exjefe del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Salvatore Mancuso, que cumple prisión en EE.UU., pidió que los implicados en el conflicto armado paguen penas alternativas a la cárcel en un eventual postconflicto.


"La cárcel no soluciona nada. Solo cuando el Estado entienda que el proceso de paz no solo es una etapa judicial y tenga en cuenta todos los elementos sociales necesarios se podrá alcanzar una estabilidad que nos permitirá la reconciliación y la paz", afirmó Mancuso en una entrevista al diario El Tiempo publicada hoy.


El exjefe paramilitar, que cumple 24 años de condena en EE.UU. por cargos de narcotráfico, lavado de activos y financiación al terrorismo, está convencido de que puede aportar elementos útiles al proceso de paz entre el Gobierno y las FARC con base en la experiencia de desmovilización de las AUC en 2006.


En aquel momento los desmovilizados, amparados bajo la Ley de Justicia y Paz diseñada por el entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010), fueron encarcelados con una pena de cárcel de ocho años como máximo.


A juicio de Mancuso, esta medida puede resultar positiva si se aplica también a una eventual firma de paz.


"A cambio de una disposición al perdón, la reconciliación y la verdad, para quienes hemos sido actores del conflicto, estatales y no estatales, estas soluciones jurídicas y políticas deben incluir penas de cárcel alternativas", aseguró.


Asimismo, Mancuso explicó que los paramilitares tienen "muy claro qué funcionó y que no" en su proceso de desmovilización, y por lo tanto resultarían claves en aspectos como evitar el rearme de algunos desmovilizados o el resurgimiento de bandas emergentes, como ocurrió en Colombia con la desaparición de las AUC.


Entre los "errores" de aquel proceso, el exjefe paramilitar destaca la extradición, medida que se aplicó en su caso en 2008, cuando fue trasladado a Estados Unidos.


"La extradición por sí sola nunca va a solucionar el narcotráfico ni el conflicto en el que estamos inmersos", subrayó.


Así las cosas, Mancuso se postuló como colaborador en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc que se desarrollan desde noviembre de 2012 en La Habana, donde ha solicitado participar a través de una carta enviada al presidente, Juan Manuel Santos.