Política

From denouncers to denounced
De denunciantes a denunciados
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
28 de Agosto de 2014


El Centro Democrático y la Unidad Nacional sostuvieron el pasado martes el primer debate en la actual temporada del Congreso de la República.


Foto: Cortesía 

Álvaro Uribe le replicó a todos los que enjuiciaron su gobierno.

Con aforismos populares como que se “sacaron los trapitos al sol”, “se midieron el aceite” y de “denunciantes pasaron a denunciados”, se puede resumir el primer round en el Congreso entre el  uribista Centro Democrático, CD, y la santista Unidad Nacional.


La confrontación, que tuvo como epicentro la plenaria del Senado, lo originó el debate convocado por los uribistas por las supuestas irregularidades que se registraron en la pasada campaña presidencial.


Fue una batalla oratoria que concluyó tormentosamente minutos antes de las doce de la noche del pasado martes.


Qué bando ganó y cuál perdió es muy difícil concluirlo porque los uribistas de atacantes, resultaron después hábilmente atacados y este primer choque avizora la durísima confrontación que se registrará en los debates sobre las reformas políticas al Estado y en la eliminación de la reelección presidencial.


La ofensiva uribista, que se estrenaba esa noche en la función de control político, la encabezó la temperamental senadora Paloma Valencia, quien centró la arremetida contra la elección de Santos por los gastos en publicidad, por los votos logrados en circunscripciones de dominio guerrillero de las Farc y por la falta de garantías a los candidatos.


Su exposición de más de una hora y documentada con cifras de votaciones en las regiones y con graves conclusiones, la reforzó con un cartel que decía “soy opositor, no criminal”, que también exhibieron sus colegas en las curules, inclusive el senador Álvaro Uribe, quien estuvo muy atento al desarrollo del candente debate y fue uno de los reyes de las réplicas.


El Gobierno


La contraofensiva de la Unidad Nacional la lideró el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien así debutaba como funcionario ante sus antiguos compañeros.


El ministro mostró su cancha y sostuvo con ironía  que las Farc no fueron efectivas porque en muchos municipios bajo su influencia ganó Zuluaga. También que nunca recibieron quejas sobre falta de atención a la protección de candidatos al Congreso y que Uribe gastó más en el 2006 que Santos ahora en el 2014.


Pero la principal estrategia del santismo para hacer aparecer a los uribistas de denunciantes a denunciados, fue recalcar las acciones “criminales” de Andrés Sepúlveda en su trabajo para la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga.


El propio Álvaro Uribe tuvo que enfrentar esa denuncia y sostuvo, para intentar enderezar el debate en favor de su bancada, que “Óscar Iván Zuluaga buscó a un asesor de publicidad que se presumía de buena reputación, porque había sido asesor del presidente Juan Manuel Santos”. 



Los protagonistas

En la batalla oratoria entre el Centro Democrático y la Unidad Nacional reapareció el veterano liberal Horacio Serpa.


Tal como lo hizo en los años noventa defendiendo a Samper, el martes fue vital en su apoyo al presidente Santos.


Serpa hizo parte del fuerte grupo de aliados del Gobierno y del cual también hicieron parte los senadores Hernán Andrade, Carlos Fernando y Juan Manuel Galán, Viviane Morales, Roy Barreras, Armando Benedetti, Luis Fernando Velasco, Luis Fernando Duque, Germán Varón, entre otros.


Los uribistas atacaron, además de Paloma Valencia y Álvaro Uribe, con José Obdulio Gaviria, María del Rosario Guerra, Alfredo Rangel, Iván Duque, Everth Bustamante y Ernesto Macías.


El Polo aprovechó para recriminar el clientelismo histórico colombiano entre los sectores económicos y políticos contra la izquierda democrática y la verde Claudia López pronunció una interesante intervención y advirtió que urge construir Estado para que grupos armados ilegales no influyan en elecciones.