Economía

Colombians prefer cash
Los colombianos prefieren el efectivo
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
21 de Agosto de 2014


Según un estudio de Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria) el 85 % de los colombianos prefiere usar el efectivo en sus compras cotidianas.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Los pagos menores en Colombia se realizan con efectivo.

economia@elmundo.com  


Twitter: @olgarendonm


Los colombianos aún no se sienten atraídos por el dinero plástico, así lo expresó Asobancaria, al comparar Países Bajos, por ejemplo, que tiene un índice de preferencia del efectivo del 69 %, en contraste con Colombia que no solo es del 85 % sino que va en aumento.


Varios factores influyen en la preferencia del comprador, primero que los colombianos compran más en tiendas de barrio y estos establecimientos solamente reciben efectivo, segundo que las cargas tributarias son mayores para quienes paguen con dinero plástico y tercero, que la economía subterránea se ve afectada positivamente con el uso del efecto ya que este favorece el anonimato.


Comercio al por menor


El economista Carlos Andrés Villarreal Restrepo aseguró que “si analizamos Medellín por ejemplo, El Hueco es el gran núcleo comercial de la ciudad, allí las compras si bien se pueden hacer al por mayor, normalmente se manejan al detal o mediana escala. En El Hueco puedes encontrar donde pagar con tarjeta, pero normalmente se maneja el efectivo. Esto también asociado a los descuentos que se pueden obtener por usar este medio de pago”.


Los comercios al por menor no han sido impactados por la bancarización, ya que los costos por el pago con tarjeta débito debe asumirlos el establecimiento comercial, que es quien debe comprar la franquicia de la red del datáfono y pagar una membresía para usarlo, explicó el economista.


Más impuestos


Asobancaria explicó en su informe que “de manera desafortunada, en Colombia las normas tributarias estimulan la preferencia por el dinero en efectivo frente a otros medios de pago. Entre ellas las más perturbadoras son las que vinculan el recaudo de algunos impuestos a la realización de las transacciones, como el Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF) (más conocido como el 4 x 1.000) y la retención anticipada del IVA, el ICA y el Impuesto de Renta”.


El cobro del 4 x 1.000, por ejemplo, ha sido tan exitoso, que el Gobierno Nacional ha decidido ampliarlo, y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, indicó que “es necesario este recaudo para el cumplimiento del presupuesto para el agro en el año 2015”.


Economía ilegal


La preferencia por papel moneda y pagos en efectivo acarrea al Estado unos mayores costos de traslado, uso y reserva que los que implican los medios de pago electrónicos.


Asobancaria adujo en su informe que “la legalización y formalización de una gran cantidad de esas actividades y transacciones, que hoy se realizan de manera subterránea, por tanto, ampliaría la base tributaria. En consecuencia, podría contribuir a incrementar los ingresos públicos y, de una manera eventual, a disminuir la carga tributaria sobre las empresas que en la actualidad cumplen sus obligaciones con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian)”.


Al respecto, existen estimaciones que sugieren que un pago electrónico cuesta entre la mitad y una tercera parte de uno hecho en efectivo, de forma que el ahorro resultante  equivaldría a 1 % del Producto Interno Bruto (PIB) anual de una economía en promedio, informó el gremio bancario.



Bancarización en Colombia

Cifras a diciembre de 2013


71,5 % de personas tienen al menos un producto financiero.


22,6 millones de personas tienen productos financieros.


1,9 millones de personas con depósito electrónico.


20,7 millones de cuentas de ahorro.


1,5 millones de cuentas corrientes.


6,6 millones de tarjetas de crédito.




Unos a favor y otros en contra

Los ciudadanos de a pie tienen  opiniones divididas con respecto al uso del efectivo o del dinero plástico, los más jóvenes defienden el uso de las tarjetas débito por ser más seguras y tener mayor control del gasto. Los más adultos indican que el uso del efectivo es más sencillo y lo reciben en todos los establecimientos.


Jonathan Bonilla, docente de Inglés, por ejemplo, dijo que “el dinero plástico es más cómodo. A menos que haya descuento por pago en efectivo; el efectivo se vuelve plata de bolsillo y uno termina mecateándoselo”. 


En ese mismo sentido, Sandra Arango, funcionaria de un banco, aseguró que usa “dinero plástico “porque es más seguro y llevo el control de mis gastos”.


Por otra parte, Marlene Bernal, ama de casa, dice que “normalmente uso efectivo para pagar todo, porque me parece muy engorroso las transacciones, y porque en realidad la mayoría de mis compras son en tiendas que no lo usan”.