Mundo deportivo

Felipe dreams big
Felipe sueña en grande
Autor: Javier Ramirez
21 de Agosto de 2014


A las 10:00 a.m., en el Hotel Dann Carlton, se hará hoy la presentación oficial de la Gira ATP Medellín 2014, un evento que reunirá deportistas de más de 20 países, entre ellos varios Top 100.


Foto: Rubén Dario Marín Cortés 

En su estreno, Felipe Ramírez Luna (foto) dominó el juego de principio a fin para imponerse 2-0 (6-3 y 6-4) a Óscar Torres, siembra número uno del Prequaly.

Julián armó maletas y se fue en busca de las oportunidades con que sueñan los emigrantes. Llegó a Orlando (Florida) y allí empezó a labrar el camino que en pocos meses condujo a toda su familia a territorio estadounidense.


Pero el primero que decidió seguir sus pasos fue su hermano menor, Felipe, quien con apenas catorce años cumplidos se fue decidido a realizar su gran sueño: alcanzar el nivel para jugar tenis profesional.


Es que el tenis ha sido una tradición en la familia Ramírez Luna. Don Juan Alberto Ramírez, el padre, fue tenista profesional e incluso su inconfundible apodo, “Tortuga”, sigue vigente en el ambiente tenístico de Medellín. Una afición que heredó primero Juan Camilo, el mayor de los tres hijos, que continuó Julián y que ahora Felipe quiere alargar en el tiempo y en los logros.


“Al comienzo el tenis no me gustaba mucho, pero después de los seis años, cuando iba con mi papá, empecé a ver lo difícil y lo bonito de este deporte. Lo tomé más en serio y los progresos fueron rápidos”, recordó Felipe, quien por estos días está de regreso a Medellín, acompañado de su hermano Juan Camilo, con el fin de participar en la Gira ATP que se disputa en la capital antioqueña: el ITF Futuro “Open Club El Rodeo – Antioquia la más Educada”, que tendrá competencias en el cuadro principal desde este sábado 23 al sábado 30 de agosto en las canchas del Aeroparque Juan Pablo II, y el “Claro Open”, torneo del Circuito Mundial ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), adscrito a la Serie Challenger, con una bolsa de 75.000 dólares en premios, y que se llevará a cabo entre el 31 de agosto y 7 de septiembre, en las canchas del Club Campestre, sede El Poblado.


Y Felipe es uno de los más de 30 deportistas que compiten en el Prequaly por dos cartas de invitación (wild card) al “Open Club El Rodeo”, una al cuadro principal y la otra a la fase clasificatoria de  este evento puntuable para el Escalafón Mundial, y que reparte una bolsa de 15.000 dólares en premios.


“Me fui en unas vacaciones a entrenar con mi hermano Julián. Cuando avisé que iba a jugar unos torneos locales, mi papá viajó a acompañarme y nos quedamos. Después llegaron mi hermano Juan Camilo y mi mamá (Blanca Luna)”.


Entonces Juan Camilo y Julián, que aquí en Colombia también habían participado en el ranking nacional, se dedicaron al estudio, mientras que Felipe inició el proceso que siempre tuvo en mente.


“La idea era comenzar a mejorar mi nivel, aquí (en Medellín) hay muy buenos jugadores pero la verdad allá los entrenamientos y la competencia son de alto nivel y esa es mi meta”.


Por eso mismo, a su regreso a Boston, en donde hoy reside y entrena con el equipo de la Warner University, la familia Ramírez Luna empacará para instalarse de nuevo en Orlando, “porque esa es cuna de un excelente tenis, donde tendré la oportunidad de jugar más torneos internacionales”.


Felipe sabe que el camino apenas comienza, que será largo y difícil, pero su pasión por el tenis y la inspiración que le motiva su gran ídolo, “su majestad Federer”, le dan la seguridad que se necesita para intentar alcanzar los más grandes logros.


“Llegar lo más lejos posible, ser el mejor jugador de Colombia y por qué no uno de los mejores del mundo”, de eso se trata, “y para eso estoy trabajando”, comenta el menor de los hermanos Ramírez Luna.