Economía

Today, the one that innovates competes
Hoy compite el que innova
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
20 de Agosto de 2014


Los empresarios del mundo han entendido que la innovación es la única forma de ser realmente competitivos, expresaron los expertos en la inauguración de la novena Rueda de Negocios Tecnnova.


economia@elmundo.com  


Twitter: @olgarendonm


"Colombia no puede competir con salarios, eso ya no funciona, Colombia tiene que competir con innovación”, dijo Robert Atkinson, presidente de la Fundación para Tecnologías de la Información y la Innovación (Itif, por sus siglas en inglés), ayer cuando invitó, a los investigadores, universitarios y empresarios asistentes al lanzamiento de la Rueda de Negocios, a innovar para llevar al país a un nuevo nivel económico.


La Itif es un centro de pensamiento a la vanguardia en el diseño de estrategias de innovación y políticas tecnológicas, dedicado a ayudar a crear oportunidades que mejoren la calidad de vida en todo el mundo por el benéfico rol de la tecnología, con ideas pragmáticas para mejorar la productividad, impulsar la competitividad y contribuir al logro de los retos globales a través de la innovación. Su presidente fue invitado a la novena Rueda de Negocios Tecnnova a compartir con los asistentes sobre las “Perspectivas actuales de la política de la innovación y contexto del nuevo orden de la economía mundial”.


En esta conferencia, Atkinson destacó que Colombia debe crear un modelo de negocios de la innovación y encontrar en él el secreto para competir con otros países.


El experto dio algunos ejemplos de innovaciones que rápidamente se están quedando con grandes tajadas de los negocios, uno de ellos el polémico servicio Uber, de transporte “público”, que genera grandes pérdidas a los taxistas mientras se fortalece; de otro lado, está Amazon.com que, a medida que crece exponencialmente, quiebra a las librerías tradicionales. Esto ocurre, según Robert Atkinson, porque estas empresas “están trabajando de manera diferente e innovadora para llegar a sus clientes”.


Colombia podrá generar verdaderas políticas de innovación si entiende que el dinero es necesario para invertir en investigación y desarrollo de soluciones a problemas reales, si está comprometida, si la política tributaria está de acuerdo con la innovación, si se crean políticas universitarias donde el motor de la educación sea la innovación y si se especializa, porque como lo indicó el experto, “Colombia no puede dedicarse a muchas cosas, tiene que buscar especializarse y así lograr ser diferente”.


Cuando los investigadores y académicos se encuentren con las empresas, y se cree de verdad un puente interconectado, los primeros entenderán que “las compañías tienen facilidades para invertir en innovación en todo el mundo”, concluyó el presidente de la Fundación.



Antioquia quiere ser líder en innovación

Luis Felipe Hoyos Vieira, vicealcalde de Desarrollo Económico,  Internacionalización, Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) y Alianzas Público Privadas de la ciudad, indicó que Medellín tiene una apuesta completa hacia la innovación, parte de ello son todos los esfuerzos financieros y de conocimiento que se han hecho desde la Administración Municipal para el sostenimiento de RutaN, “principal entidad de innovación, que es además modelo de competitividad en América Latina”.


Asimismo, el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo Valderrama, dijo que la innovación siempre tiene que ir de la mano de la educación y que solo a través de políticas esta región podrá ser más competitiva. Instó, además, a sus amigos investigadores a implementar proyectos con soluciones reales para la ejecución de recursos de regalías que por ley deben ir a la innovación.


Por su parte, Alejandro Olaya, director de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Secretaría de Productividad y Competitividad de Antioquia, explicó que aunque los recursos son muy generosos, ya que representan el 10 % de las regalías, el tamaño de los proyectos no coinciden con las necesidades de los grupos de investigación, ya que los recursos disponibles por proyectos son $10.000 millones y las universidades están acostumbradas a hacer proyectos de presupuestos inferiores, así que los investigadores no se habían planteado soluciones de semejante magnitud.