Columnistas

La geografía física de Colombia y su relación con los sistemas de transporte
Autor: José Maria Bravo
15 de Agosto de 2014


En el desarrollo de los sistemas de transporte en Colombia, ha tenido mucha influencia las características de la geografía física del país.

En el desarrollo de los sistemas de transporte en Colombia, ha tenido mucha influencia las características de la geografía física del país.


Se destaca la importancia de su localización estratégica en el continente americano, por su acceso directo a los dos grandes océanos del mundo.


Otro factor importante es su cercanía, a pocos grados al norte del Ecuador, lo cual le da esa gran variedad de climas existentes.


Entre los numerosos factores que han determinado la forma de crecimiento y desarrollo del país, ninguno puede compararse con la influencia ejercida por los tres ramales paralelas de la cordillera de los Andes, y de los valles intermedios allí formados: el valle del Cauca al occidente y el del Magdalena al oriente de la cordillera Central, a lo largo de los cuales, cruzan los dos ríos que les dan su nombre.


Esto ha determinado que el sistema de explotación y colonización en la zona andina, se haya verificado en dos áreas generales de desarrollo ampliamente separadas, el grupo de comunidades de la Costa Atlántica, con centro en Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, y las ciudades y poblaciones de los valles altos en el interior del país.


La orientación sur-norte de los grandes valles, ha sido obstáculo para la construcción de los sistemas de transporte en sentido oriente-occidente en Colombia. Las dificultades y los altos costos de construcción de carreteras y ferrocarriles a través de la cordillera Central, son un hecho.


Esta ha sido la razón por la cual solo se ha tenido en esta dirección, una carretera importante pavimentada, Ibagué-Armenia, que pasa por un punto (la línea) localizado a 3.264 metros sobre el nivel del mar. Carretera que ha esperado durante muchos años, la construcción de un túnel (en construcción), que mejore los tiempos de recorrido y las labores operativas. 


El sistema férreo lo logró solamente con la línea La Pintada-Medellín-Puerto Berrío, (Ferrocarril de Antioquia), sin servicio hace muchos años, y parcialmente, con las líneas Bogotá-Girardot y Bucaramanga-Puerto Wilches.


Las áreas costaneras de la zona del Pacífico, debido a las selvas tropicales, al clima malsano y al complejo sistema de drenaje, han estado muy limitadas en su desarrollo. Solamente se ha contado con pocas vías de muy pobres especificaciones, como es el caso de la carretera que comunica las dos capitales de departamento, Quibdó con Medellín.


Otras vías que integran esta amplia zona con el resto del territorio nacional, son la conexión férrea y por carretera entre Cali y Buenaventura, de bajas especificaciones, y la vis Pasto-El Diviso-Tumaco. Se ha tratado de comunicar a Bahía Solano con la región del Chocó y Antioquia.


Hay que tener en cuenta que con un área total de 1.138.432 kms2 aproximadamente, la gran mayoría de la población colombiana vive en los valles centrales, en la zona andina. 


Más de la mitad de la superficie de Colombia está en los Llanos Orientales, “la otra Colombia” y solamente se ha tenido pocos accesos a estas regiones, especialmente a la zona del Meta y Caquetá, desde donde se adelantan unos programas de integración vial, con el resto del país.


Por todo lo anterior se puede deducir, que dadas las características de la geografía física del país, ha sido difícil lograr una red de transportes nacional adecuada, integradora del territorio patrio.


En Colombia la construcción, operación y sostenimiento de carreteras y ferrocarriles a través de sus barreras montañosas, para cruzar zonas bajas y salvar los numerosos ríos, implica costos muy elevados, máxime que en este país no ha existido una cultura adecuada sobre el sostenimiento de vías.


El pasado nos interroga sobre los retos que tiene el sector transporte en Colombia en el siglo XXI, para su adecuado desarrollo.