Columnistas

¡Dios no está muerto!
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
14 de Agosto de 2014


Esta película nos lleva a reflexionar sobre la existencia o no de Dios, centrada en una discusión entre el profesor Radisson, quién en el primer día de clase, con los primíparos, los reta a escribir en un papel que “Dios está muerto”, con el fin de evitarse la discusión filosófica sobre la existencia de Él y ganar el curso.

www.visionadministrativa.info


Esta película nos lleva a reflexionar sobre la existencia o no de Dios, centrada en una discusión entre el profesor Radisson, quién en el primer día de clase, con los primíparos, los reta a escribir en un papel que “Dios está muerto”, con el fin de evitarse la discusión filosófica sobre la existencia de Él y ganar el curso.


La gran mayoría de los estudiantes, asustados con la prepotencia de este docente, cómo muchos en las aulas de clase, que se creen tener la verdad revelada y única, y los estudiantes “acobardados” por su primera clase, incapaces de enfrentar la posición del docente, deciden escribir lo mandado por Radisson; excepto uno (Josh Wheaton), quién entra en un dilema entre ser sumiso a las pretensiones del profesor y defender su Fe, decidiendo no hacer la afirmación solicitada.


Ante la negativa de obedecer sumisamente al profesor Radisson, surge la propuesta de este, lleno de soberbia, de llevar un juicio entre el ateísmo y el teísmo para probar o no la existencia de Dios, como creador e interventor en el desarrollo del Universo.


En el juicio, también se plantean algunas situaciones que confrontan nuestra Fe en situaciones particulares, cuando se es huérfano a temprana edad, la maldad, o el dilema de la moral vista desde el Cristianismo o el ateísmo 


Paralelo a la trama del juicio a Dios, se presentan situaciones de la vida cotidiana entre la vida material y espiritual, cómo por ejemplo el exitoso ejecutivo que decide terminar el noviazgo con su pareja, porque ella padece de cáncer y se sale de la planeación de la vida en pareja del ejecutivo, y este a su vez le da la espalda a su madre que está en un ancianato con demencia senil. ¡”Sorpresa te da la vida”!, como dice la canción cuándo en un momento de lucidez de la madre le da una lección a su hijo.


Rice Broocks, autor del libro “Dios no ha muerto”, expresa que la película “aporta razones para creer y confianza para tomar partido por Cristo en una sociedad secular”, Tim Wildmon, dice que la película “refleja cómo los cristianos y los grupos cristianos sufren una grave discriminación en la mayor parte de las universidades actuales”. Realidades en dónde cada vez la legislación aparta la formación de creer en Dios de las aulas de clase. 


“Dios no está muerto”, es una película que debe verse con sentido crítico, que ayuda a afianzar nuestra Fe en Dios y para los pequeños que están siendo atacados por todos lados, Internet, videojuegos, televisión, es importante que también la vean. En los colegios debería verse está película con el fin de quitar el velo que ciega la existencia Divina, independientemente sí se es Apostólico Romano o de otra ramificación del Cristianismo, o de otras religiones. Dios es único para toda la humanidad, y no está muerto.


Al margen de la película dejo este para de refranes que nos invitan a pensar sobre el Congreso que elegimos en este 2014: “En la mesa y en el juego se conoce al caballero” y “Lo cortés no quita lo valiente”.