Columnistas

Un Secretario del Tesoro que “salva la economía” de Estados Unidos
Autor: Dario Valencia Restrepo
10 de Agosto de 2014


Timothy Geithner fue Secretario del Tesoro durante la primera administración del presidente Obama, entre 2009 y 2013, los terribles años de la crisis financiera en los Estados Unidos.

www.valenciad.com


Timothy Geithner fue Secretario del Tesoro durante la primera administración del presidente Obama, entre 2009 y 2013, los terribles años de la crisis financiera en los Estados Unidos. Publicó recientemente este año un voluminoso libro de 580 páginas, “Stress Test”, agrandado por numerosas referencias personales y autobiográficas que no vienen al caso, para presentar desde sus puntos de vista una narración de lo ocurrido en dicho período y autoproclamarse como salvador de la economía del país (y casi del mundo).


En su primera reunión con el presidente, y a pesar de que desde la administración anterior el Congreso había aprobado un desembolso de 700.000 millones de dólares para el rescate del sistema financiero, Geithner señaló que los créditos bancarios seguían prácticamente congelados y que subsistían la desconfianza y la incertidumbre sobre el futuro de la economía. Agregó que el Gobierno tenía por delante cinco bombas que explotarían si no se hacía nada. Se refería a Fannie Mae, Freddie Mac, Citi Group, Bank of America y AIG, cuya quiebra tendría muy graves consecuencias para el resto de la economía y reverberaciones en todo el mundo.


Sin lograr el apoyo de sus principales colegas de gobierno, el secretario se ideó la necesidad de someter a las cinco empresas a una especie de prueba, la que le da el título a su libro, para que las mismas junto con reguladores examinaran a fondo la situación de cada una, determinaran el capital necesario para salvarse, recurrieran en lo posible a capital privado y, si ello no fuese suficiente, el gobierno consideraría la posibilidad de ayudar.


Parece que lo anterior tuvo éxito, pero lo más extraordinario es algo que dice el libro y que no ha sido desmentido: “Aunque mucha gente cree que tiramos miles de millones o aun billones de dólares para rescatar unos banqueros codiciosos, la realidad es que el sistema financiero repagó todo lo prestado, incluso con intereses, y no fue necesario recurrir al Congreso para más autorizaciones.”


Dada esa recuperación de dinero, es imposible entender cómo se hizo tanto por Wall Street y tan poco por “Main Street”, como allí se refieren al común de las gentes. El mismo libro señala cómo entre 2007 y 2009 el valor de la propiedad raíz de los hogares disminuyó en quince billones de dólares, más o menos el PIB del país, casi nueve millones de trabajadores perdieron sus empleos, nueve millones de personas se volvieron pobres y cinco millones perdieron sus casas. Con razón dice Paul Krugman al reseñar el libro que se evitó una gran depresión pero que no se evitó un desastre económico (http://tinyurl.com/mv86u63); el escrito apareció en The New York Review of Books y tiene un título irónico: ¿Pasará Geithner el test?


Se recomienda a los lectores más interesados dos artículos muy agudos que se encuentran en internet. El primero apareció en la revista digital CounterPunch y se refiere a las gravísimas maniobras de los directivos de Lehman Brothers que llevaron a la bancarrota de la firma (http://tinyurl.com/nb9jct3); y el segundo es una acerba crítica al libro de Geithner publicada por el medio alternativo de noticias The Huffington Post (http://tinyurl.com/po343w7).


***


Israel y Gaza. ¿Qué esperan la Corte Penal Internacional y la llamada “comunidad internacional” para llevar a la justicia los dirigentes de Israel por sus repetidos crímenes de guerra en Gaza? No parece muy probable esa intervención porque ni aun la “Justicia Universal”, que tuvo algún efecto en Chile, Argentina, Guatemala y El Salvador, parece operar cuando se trata de países poderosos o respaldados por poderosos. Por ejemplo, no se intentó siquiera un señalamiento simbólico contra George W. Bush, culpable de la casi completa y criminal destrucción de un país, ni contra Henry Kissinger, orquestador del golpe de Estado en Chile contra el gobierno de Salvador Allende.