Política

For Santos’ ear
Al oído de Santos
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
6 de Agosto de 2014


El concurso del Gobierno Nacional para adelantar la construcción del Tranvía de la 80 es una de las peticiones que los concejales de Medellín le formularían de cerca al presidente.


Si varios políticos antioqueños tuvieran la oportunidad de hablarle al oído a Juan Manuel Santos, a un día de su segunda posesión como mandatario nacional, le dirían, lo aconsejarían,  le pedirían y le advertirían sobre tres temas básicos: el proceso de paz, sobre sus compromisos con Antioquia y Medellín y en torno a temas sociales o de seguridad ciudadana.


El presidente del Concejo de Medellín, Jaime Cuartas, del Partido Alianza Verde, le diría a Santos al oído que es importante que la solución al conflicto armado con las Farc dé garantías a las actuales y futuras generaciones para que los colombianos puedan trabajar, estudiar, vivir en familia gracias a una paz duradera, que brinde calidad de vida y mucha tranquilidad.


El dignatario le propone que Medellín ha hecho grandes inversiones para solucionar sus problemas de movilidad y como la Nación no ha cumplido con la Ley de Metros, que muestra indicadores negativos, el Gobierno Nacional le debe cumplir a la capital de Antioquia con la entrega de los recursos para hacer realidad el Tranvía de la carrera 80, que es un proyecto maduro, con factibilidad y con sus diseños.


Y para el desarrollo vial de Antioquia, le diría  que la Nación tiene compromisos para lograr avanzar en la competitividad de la región.


El concejal de Firmes por Medellín y quien regresará al Partido Conservador, Roberto Cardona, le manifestaría al oído al presidente que sí quiere la paz, que votó por él para alcanzarla, pero que sea una paz sin tener que arrodillarse a la guerrilla.


Al igual que el presidente del Cabildo, este concejal también le pediría a Santos que el Tranvía de la 80 en Medellín es una gran necesidad para la movilidad de la ciudad, en la cual debe participar el Gobierno Nacional, pues la región ya ha hecho muchos sacrificios con la inversión de recursos propios.


En el campo social se le acercaría al jefe del Estado para decirle que no se olvide de las organizaciones sociales, de los honorarios de los ediles de las Juntas Administradoras Locales y de las familias de las acciones comunales para que puedan cursar estudios superiores, como se comprometió en la campaña.


Y le soplaría al oído, que en el segundo cuatrienio, Santos debe seguir adelante con su  plan de vivienda popular y construir otras 20.000 soluciones de techo en Medellín, que tanto necesita de vivienda.


El concejal liberal Carlos Mario Mejía Múnera le hablaría a Santos que la paz en Colombia también se consigue con programas sociales y de inclusión que atienda a los ancianos, a los jóvenes y a  los niños.


Así mismo, como concejal de la ciudad le pediría que la construcción del Tranvía de la 80 es una gran oportunidad para complementar el servicio del Metro con el concurso nacional.


El diputado conservador David Alfredo Jaramillo sería muy directo si pudiera conversarle al oído al mandatario, puesto que solo le diría sobre el conflicto armado que lo acelere y le dé claridad.


En torno a sus compromisos con Antioquia, este político sería muy concreto y solicitaría que el presidente cumpla con las obras de la región y en especial con el Túnel de Oriente.


Le llamaría la atención en el sentido que la seguridad hay que fortalecerla pues se está deteriorando y en el campo social pediría apoyo para el sector agropecuario y para que siga construyendo vivienda para los pobres.


El excandidato conservador al Concejo, Carlos Franco, le advertiría que las Farc no tienen voluntad de paz y que no están interesadas en llegar a una negociación de paz, por lo cual el Estado no debe renunciar a su capacidad de atacar nuevamente.


Le hablaría de su preocupación porque la seguridad en Medellín está muy deteriorada y las cifras están disfrazadas, toda vez que en los barrios se  vive una violencia atroz.


Y le reclamaría una urgente ayuda para el adulto mayor y para la labor de las madres comunitarias, con las cuales el Estado sigue teniendo una gran deuda laboral.


El abogado y político Jairo Gallego Berrío le pediría que insista y persista que Colombia requiere la paz y el pueblo lo está apoyando y la votación que logró así lo demuestra.


Al oído le solicitaría que le cumpla a Antioquia con las Autopistas para la Prosperidad y que le reconoce el esfuerzo en asignarle una partida considerable del Presupuesto Nacional para que Antioquia tenga vías que repercutan en el desarrollo de Colombia.


Y que el proceso de paz redunde en beneficio de las clases desprotegidas con empleo que dignifique la vida de estos estratos de la población.



El plan B

El excandidato a la Cámara, el uribista Mauricio Tobón Franco, alertaría al presidente que vaya preparando el plan B en las negociaciones de paz, porque las Farc le van a quedar mal.


También le exigiría que no eche más carreta sobre las carreteras de la Prosperidad y en torno al Tranvía de la 80.


En el tema educativo lo retaría a que si al final de su mandato será capaz de darle la vuelta a los resultados de las pruebas Pisa, al tiempo que le preguntaría si ISA seguirá siendo pública en el 2018.