Nacional

Tres uniformados de la Policía pierden la vida en Bogotá
Autor: Redacción EL MUNDO
5 de Agosto de 2014


Las bajas se presentaron en hechos que no tuvieron conexión entre sí. Un patrullero fue atacado en un puente peatonal de una estación de transmilenio. A su vez una uniformada murió tras someterse a un procedimiento estético y el tercer fallecido se habría suicidado tras asesinar a su esposa.


En hechos aislados, tres uniformados adscritos a la Policía Metropolitana de Bogotá, perdieron la vida en horas recientes.


El primer caso fue el de Andrés Felipe Balvuena, un patrullero de la Policía, de 27 años de edad, asesinado este lunes en la noche en el puente peatonal del portal de Transmilenio Eldorado, en la localidad de Fontibón.


El homicidio del uniformado fue cometido frente al CAI móvil que se instaló en ese sitio desde que hace aproximadamente hace un mes, cuando otro efectivo policial fue dado de baja en ese mismo lugar.


Hasta ahora las autoridades no han podido establecer las causas del crimen, pero durante toda la noche se ejecutó un plan candado, con el fin de intentar capturar a los responsables de la muerte de Balvuena.


Según versiones iniciales, el crimen habría sido ejecutado por dos delincuentes, de unos 30 años de edad, que  se movilizaban en una moto. Al parecer, los agresores habrían disparado en varias oportunidades contra el patrullero, causándole varias heridas, siendo la más grave una que le fue propinada en la cara.


En la situación resultó extraviada el arma de dotación del patrullero, por lo cual no se descarta que con ella misma haya sido cometido el crimen.


Inicialmente, Balvuena fue conducido en estado de alta gravedad al hospital de la Policía, donde intentaron reanimarlo, pero lastimosamente perdió la vida.


Como se reseñó anteriormente, hace un mes fue asesinado otro uniformado en ese mismo puente, cuando delincuentes comunes intentaban asaltarlo.


El general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, ofreció este martes una recompensa de 20 millones de pesos para quien suministre información que permita establecer el paradero de los responsables de la muerte de Valbuena.


En otra situación, en el sector de San Bernardino (Bosa) murió la policía Deisy Garzón, tras practicarse un procedimiento estético, según indican las primeras informaciones.


 De acuerdo con la información inicial, conocida por el CTI de la Fiscalía, la mujer se había sometido a una cirugía, cuyo tipo no puntualizan las autoridades.


Aparentemente, luego de la intervención realizada el pasado 21 de julio, la uniformada había presentado quebrantos de salud. Garzón estaba adscrita a una unidad de inteligencia de la Policía Metropolitana de la capital colombiana.


El cuerpo de la policía fue llevado a Medicina Legal, donde se establecerá la causa de su muerte.


Y el tercero de los hechos ocurrió en una casa del barrio Santa Rita, en la localidad de Puente Aranda, donde fueron encontrados sin vida los cuerpos del patrullero Miguel Lozano y de su esposa. Acorde a la versión de las autoridades, el policía debía presentarse a una escuela en la que se encontraba inscrito en un curso. En la residencia del uniformado fueron hallados sin vida los cuerpos del efectivo y su cónyuge, según contó el mismo comandante Guatibonza.


Aunque el levantamiento de los cadáveres se realizó ayer, aún no hay precisión sobre cuándo ocurrió el hecho.


Este año han perdido la vida 57 uniformados, en su trabajo.