Mundo deportivo

Between jumps and dreams
Entre saltos y sueños
Autor: Jonny Andrés Sampedro
5 de Agosto de 2014


Los Juegos Olímpicos de la Juventud se aproximan y Colombia tendrá allí un importante contingente que pinta como el relevo generacional a mediano plazo de los actuales deportistas. En ese lote, una atleta antioqueña se destaca y llama la atención.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Nhayilla viajará el 11 de agosto con parte de la delegación colombiana al continente asiático, en el que vivirá otra gran experiencia como atleta. 

"Se escribe con "n" de nariz, "h" de hielo, "a" de amor, "y" de yuca, "i" de iglesia, doble "ll" de llave y otra vez "a" de amor, así como suena: Nhayilla, Nhayilla Rentería Clareth, mucho gusto”. 


Así se presenta la joven atleta nacida en Medellín, pero residente del municipio de Caldas, quien asegura que este nombre fue idea de su padre, “que lo vio en una película, le gustó mucho y siempre lo guardó en su mente para cuando tuviera una niña y pues a mí me tocó, esa creo que es la historia”, expresa la hija de Carlos Rentería y María Clareth Cuesta, ambos maestros de profesión.


Dejando la historia de su nombre a un lado, hay que contar que Nhayilla ha dado de qué hablar por estos días gracias a sus resultados en el salto triple, que le permitieron clasificarse a los Juegos Olímpicos Juveniles de Nankín (China) sobre los cuales siente una “motivación especial” y espera: “Mejorar la marca personal y conseguir un buen lugar entre las cinco primeras”.


La chica, que tuviera una breve aventura por el baloncesto, competirá desde el 16 de agosto junto a otros 33 colombianos en estas justas, debido a que en el Campeonato Suramericano de Atletismo de Menores logró la marca que la clasificaba, rompiendo nada menos que el récord nacional de esta categoría impuesto por “Catherine Ibargüen, que lo tenía en 12,90 y yo lo superé con 13,10, algo que fue una alegría enorme”, acota la deportista.


Además, en el reciente Campeonato Nacional de Atletismo de Mayores, disputado en Medellín, ocupó el tercer lugar tras la consagrada Catherine Ibargüen y la talentosa Yosiris Urrutia, logro que la confirma como una promesa de esta especialidad, pese a que también compite con buenos resultados en las pruebas de velocidad.


“Fue una gran sensación estar en el podio y compartir con ellas, porque ese torneo me brindó seguridad y confianza para lo que viene, además, eso muestra que en Colombia hay una evolución de esta prueba, mejor calidad y eso se comprueba cuando vemos que somos tres colombianas en el top cinco de la Iaaf, ellas dos en la categoría mayores y yo, como quinta, en menores”, dice Nhayilla, orgullosa por los frutos de su trabajo.


Siempre receptiva al aprendizaje y más sí es sobre su deporte, esta chica que anhela ser contadora pública, toma enseñanzas de cada una de sus rivales y compañeras y así fue en el Mundial Juvenil de Atletismo disputado la semana anterior en Oregon, Estados Unidos, en el que “perdimos un poco el miedo a competir afuera, conocimos otras metodologías y técnicas diferentes que nos llamaron la atención y a países que antes no tenían un buen nivel y que hoy en día están sacando muy buenos deportistas, así que lo que viene será complicado”, confiesa.


De las que sí ha tomado buenas lecciones son de Ibargüen, “de quien me encanta la alegría, la energía y la disposición para trabajar” y de Urrutia, “a la que le he aprendido mucho en el manejo técnico en la competencia, pues soy consciente que mi primer y segundo salto son buenos, pero el tercero, el que es de ampliar y prácticamente es un salto largo, debo trabajarlo más”, asegura.


La chica, entrenada por el técnico Raúl Díaz, concluye diciendo que sueña con ser “medallista en un Mundial de Mayores o en unos Juegos Olímpicos”, meta que aún está lejos, pero que trabajando como lo está haciendo lo puede conseguir a mediano plazo.



Así la ven

El técnico Raúl Díaz lleva un proceso de varios años con Nhayilla y otros jóvenes deportistas que lucen como el recambio a futuro de los actuales atletas antioqueños y colombianos. Díaz hace un breve recuento de lo que ha sido su trabajo con la protagonista de esta nota.


“Desde que ella tenía doce años estamos entrenando, hemos trabajado la velocidad, los saltos, de manera multilateral y consecuencia de ello es que decidimos el año pasado trabajar el salto triple, mientras le reducíamos el peso corporal y mostró gran talento para la prueba. Esperemos que la experiencia que trajo de Estados Unidos le permita desinhibirse y competir muy bien en China para darle una satisfacción al país”.


Consultado sobre si ese cambio había sido positivo el entrenador agregó: “Es bueno porque hay resultados tanto en triple, en largo, en velocidad y en vallas, debido a que ella se desempeña muy bien en estas modalidades que la hemos trabajado, sino que específicamente ahora, por los Juegos Olímpicos de la Juventud, está haciendo salto triple y le daremos continuidad en esta prueba, porque está haciendo marcas de proyección, pero hay que tener buena precaución, porque la prueba es bastante compleja”.


Cuestionado por el perfil de saltadora que tiene Nhayilla, Díaz indicó: “Digamos que su somatotipo no es el común para el salto triple, pero dado que tiene buena potencia lo puede ejecutar bien, en su ritmo de aprendizaje esperamos que eso siga evolucionando y la dinámica del trabajo dirá qué tan lejos pueda llegar en salto triple y otras modalidades, porque es una atleta que ha corrido 12 segundos en 100 metros, 25 segundos en 200 metros, 55 segundos en 400 metros y 14,01 en 100 metros con vallas, entonces las posibilidades están y por ahora nos toca seguir trabajando de manera integral, hasta que ella tenga sus 18 o 19 años, que es cuando se define a qué prueba se dedicará”.