Fútbol en el Mundo

“The best experience of our lives”
“La mejor experiencia de nuestras vidas”
Autor: Orlando Ruiz Posada
31 de Julio de 2014


Ocho jugadores aficionados procedentes del municipio de Madrid, Cundinamarca, se alzaron con la copa mundial de fútbol aficionado, torneo paralelo al Mundial que se celebró en la ciudad de Río de Janeiro y en el que derrotaron en la final al combinado de Argentina por un marcador categórico (4-1).


Foto: Cortesía 

Este es el equipo que se consagró campeón en Río de Janeiro. En la imagen exhiben el trofeo y sus medallas. 

Twitter: @OrlandoRuizPosa


Mientras los colombianos deliraban de alegría con la actuación de la Selección Colombia de mayores en el Mundial de Brasil 2014, unos chicos se encargaron de conseguir algo inédito para el país, quedar campeones del mundo en fútbol aficionado callejero.


Todo comenzó con las eliminatorias nacionales. 198 conjuntos de toda Colombia participaron por el derecho de representar al  país en Brasil en la copa mundial de fútbol aficionado. Solo doce llegaron a la fase final que se disputó en Cali y de allí salió finalmente el ganador (el equipo 90 Grados).


José Ignacio Pérez, capitán del equipo,  afirmó que la experiencia fue valiosa y gratificante, “en Cali nos enfrentamos con doce ciudades de todo Colombia y allá quedamos campeones, eso nos dio el derecho de  representar al país en la copa internacional, todo era con los gastos pagos, la verdad, fue la mejor experiencia de mi vida, todo lo que queríamos nos lo daban”.


El campeonato se dividió en dos grupos y a Colombia le tocó con Brasil, Argentina y Chile. Colombia pasó de primero. Pérez recordó el proceso para llegar al título, “en semifinales jugamos contra Ucrania y Argentina, que pasó de segundo en nuestro grupo, jugó contra Inglaterra. Nosotros ganamos y los argentinos también pasaron a la final”. En la zona de grupos, Colombia se había enfrentado a Argentina y empataron a tres tantos, “ellos nos iban ganando tres goles a uno, pero faltando dos minutos les empatamos”. En la final, Colombia no sufrió tanto y esa vez lo derrotó con facilidad.


“90 Grados” no solo se hizo a la presea dorada del torneo en Brasil sino que se adjudicó el premio de juego limpio y el del hombre del torneo, que se le entregó al jugador Carlos Morales, quien anotó un total de ocho goles durante el campeonato.


“Nosotros íbamos con las expectativas de ir a hacer un buen torneo pero sabíamos que nos íbamos a enfrentar a selecciones como Argentina e Inglaterra, por eso entrenamos duro”, expresó Morales.


Pérez detalló algunas situaciones de ese último juego, “el día de la final, nosotros teníamos más físico y ganas y por eso les ganamos”. El trofeo se los entregó Lilian Thuram, el exjugador francés, campeón del mundo en 1998 con su seleccionado. 


 Con respecto a la estructura del torneo, José Ignacio resaltó que, “la organización del torneo fue perfecta, teníamos un itinerario cada día, hacíamos visitas y el día del juego de la final, jugamos en una isla (Bahía de Guanabara), las canchas eran perfectas, por eso fue la mejor experiencia”.


Aunque la mentalidad era positiva, los colombianos sabían que el reto sería algo más que complejo, por eso afirman que no se veían como favoritos, “la verdad no, antes de salir de acá nos dijeron que ningún equipo americano había ganado la copa y esta era la primera vez que un conjunto colombiano asistía al certamen.  La verdad pensábamos en ir a jugar, disfrutar y no tener tanta presión. Nosotros sabíamos que teníamos un buen equipo, pero entendíamos que quedar campeones sería muy duro; además, Inglaterra llevó preparador físico, kinesiólogo, reporteros y tenían jugadores profesionales. Los demás equipos tenían más talla, pero de todas formas nosotros teníamos un buen grupo”.


Como en el Mundial de fútbol, el factor climatológico fue preponderante. “Cuando empezaron los partidos nos dimos cuenta que tendríamos oportunidades, tal vez por el mismo clima, a ellos ese tema no les ayudó mucho, en esos días hizo mucho calor y eso fue un punto a favor para nosotros. De todas formas, desde que empezamos a jugar, todo el mundo nos vio como favoritos”. 


El viaje estuvo lleno de historias, pero la que más destaca el goleador del torneo es cuando “fuimos a ver jugar a Colombia en el Maracaná”.


Al igual que la Selección Colombia, este equipo logró dejar en alto la bandera de Colombia demostrando una vez más el buen momento por el que pasa el futbol colombiano en todas las categorías. La próxima cita del torneo aficionado será en 2015, en Londres, donde se realizará un nuevo torneo paralelo a la Copa FA.