Economía

EPM (Medellín´s Public Utilities Company) would be left without a seat in ISAGEN´s board
EPM quedaría sin asiento en Junta Directiva de Isagén
Autor: Duván Vásquez
29 de Julio de 2014


El próximo 22 de agosto, el Gobierno Nacional realizará la subasta en la que enajenará el 57,61 % de las acciones que posee el Estado en la generadora de energía. A pesar de que algunas compañías colombianas salieron de la puja, se mantienen interesadas cinco extranjeras.


economia@elmundo.com


Twitter: @duvanandvasquez


EPM perdería su asiento en la Junta Directiva de Isagén en 2017, año en el que vence el Acuerdo de Accionistas que suscribió para mantener sus derechos políticos en la generadora de energía como dueño minoritario con el 12,95 % de las acciones.


Por tal razón, la compañía antioqueña radicó ayer un nuevo proyecto de acuerdo ante el Concejo de Medellín, con el que busca fortalecer su capacidad de negociación con el nuevo controlante de Isagén, compañía estatal que está en un proceso de enajenación.


Es así que EPM, que tiene un capital en Isagén de alrededor de US $ 650 millones, espera que la Corporación le dé luz verde para ofrecer el paquete accionario al sector Solidario, lo que sería un paso necesario para, eventualmente, participar en la Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (Opav) que deberá realizar el nuevo controlante de la generadora, en un plazo de 60 días luego de la subasta.


De acuerdo con Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM, esa autorización le da “herramientas de negociación” al grupo empresarial para exigir unas mejores condiciones frente al nuevo mayoritario de Isagén y valoraría el precio de su participación porque permitiría que en caso de enajenar el 12,95 %, se puede hacer en el precio por acción que se haya pagado en la subasta que organizará el Ministerio de Hacienda.


“Nosotros hemos considerado siempre tan relevante poder utilizar esa opción que tendríamos si el Concejo aprueba el proyecto, para que cualquier futuro accionista controlante de Isagén tenga incentivos muy grandes de sentarse a conversar con EPM para tratar de ofrecerle unas condiciones realmente importantes y positivas para que continúe en la empresa”, aseguró Calle Restrepo.


Nuevo proyecto


El nuevo proyecto de acuerdo que se presentó a la Corporación tiene una diferencia fundamental porque le da capacidad de negociación a EPM y permite adelantar trámites en los procesos de venta de acciones.


Sin embargo, no quiere decir que la compañía antioquena podrá poner en venta su participación en Isagén sino que dará elementos más precisos para evaluar cuánto fue el valor pagado por acción en la puja; quién es el nuevo accionista controlante de la empresa y cuáles son las condiciones ofrecidas a EPM para seguir participando en la compañía como accionista minoritario.


Después de ello, se pondrá a consideración un segundo proyecto de acuerdo, para que sea el Concejo de Medellín el que defina lo más conveniente para el capital de $1,1 billones que tiene EPM en la generadora.


En cambio, el anterior proyecto pedía que esa decisión se dejara a “la cabeza” de EPM, como lo señaló Juan Esteban Calle Restrepo, quien agregó además que se retiró el Proyecto de Acuerdo 240 para modificarlo con las sugerencias de los concejales y una nueva ponencia, ya que tres de los cinco ponentes renunciaron a ella.


Según el gerente de EPM, si el trámite no es exitoso, entonces la compañía está sujeta a que el Acuerdo de Accionistas que protege a EPM, que vence en el 2017, se diluya con su participación en la Junta Directiva, en la que tiene un puesto de siete.


“Nos enteraríamos de lo que está pasando en Isagén una vez al año en su Asamblea de Accionistas y a nosotros nos parece que eso sería una posición que atenta de una forma importante contra el valor que pueden tener las acciones de EPM en Isagén”, señaló Calle Restrepo.


En ese sentido, el ex gerente Financiero de Isagén, Rodrigo Toro, manifestó que en caso de que la generadora quede en manos de un mayoritario que no esté en la misma línea de los intereses de EPM, vender la participación minoritaria es “la opción más estratégica”, porque habría un riesgo con las decisiones que se tomen sobre ese activo. 


EPM se queda con condiciones


Está muy claro que lo que le interesa a EPM es conservar sus derechos políticos dentro de la generadora de energía. Por eso, Gabriel Jaime Betancourt, vicepresidente de Estrategia y Crecimiento de la compañía antioqueña, explicó que lo que se busca es que se llegue a un acuerdo con la nueva controlante, si ésta comparte los principios y valores empresariales.


“Nosotros aspiraríamos a tener mayorías calificadas para aprobar invenciones de determinado monto hacia arriba, también esperaríamos tener mayorías calificadas para aprobar la política de dividendos y el tercer punto para nosotros es tener mayorías calificadas para aprobar las capitalizaciones que no sean completamente fruto del giro ordinario del negocio”, puntualizó Betancourt.



Siguen en la puja

Luego de que en julio del año pasado el Gobierno Nacional anunciara que vendería su participación en Isagén, varias fueron las compañías interesadas en entrar en la puja como fue el caso de Grupo Argos, EPM y Empresa de Energía de Bogotá (EEB), que fueron condicionadas por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y prefirieron declinar de la opción.


Sin embargo, están precalificados seis consorcios más pertenecientes a cinco empresas extranjeras: Duke Energy-Grupo Empresarial, Duke Energy, China Haudian Corporation, Generco S.A.-Grupo Empresarial, Gas Natural Fenosa, GDF Suez-Grupo Empresarial.


Estas deberán presentar el 22 de agosto, desde las 8 a.m. a las 9 a.m., las ofertas económicas que el Ministerio de Hacienda evaluará para entregar a Isagén al mejor postor.




EPM quedó fuera de la puja

La actual regulación energética del país indica que una empresa no puede controlar más de una cuarta parte del mercado de la generación de energía eléctrica.


EPM ya está sobre el 23 % del total de la participación, por tal razón quedó descartada de una posible compra de Isagén, porque, como esta última maneja el 16 % de la generación de energía, quedaría muy por encima del límite legal.


Así lo ratificó Gabriel Jaime Betancourt, vicepresidente de Estrategia y Crecimiento de la compañía antioqueña, quien manifestó que “nosotros por regulación no podemos adquirir más acciones que pertenezcan al sector de la generación en el país, porque ya los límites están muy cerca de cumplirse”.


En ese sentido, EPM hizo un consorcio con la brasilera Companhia Energética de Minas Gerais (Cemig), con la que se presentó a la precalificación de la subasta por Isagén, en la que aumentaría su participación a un 20 % y su socio sería el controlante de la generadora.


Sin embargo, la brasilera anunció el pasado 23 de junio que desistía de la posibilidad de pujar por Isagén, debido a que no le fue “posible lograr una estructura financiera que generara un retorno de la inversión”. Entonces, EPM quedó nuevamente por fuera y renovó su interés en lograr una autorización del Concejo de Medellín para salir de la generadora.