Mundo deportivo

The clock will pass a verdict
El reloj dará sentencia
26 de Julio de 2014


El ciclista lituano Ramunas Navardauskas (Garmin-Sharp) se impuso ayer en la decimonovena etapa de la 101 edición del Tour de Francia, una jornada de 208,5 kilómetros disputada entre las localidades galas de Maubourguet y Bergerac.


Foto: EFE 

Con el lote encima, y el temor de la frustración, Ramunas Navardauskas hizo historia ayer para su país al ser el primer lituano que gana una etapa en el Tour de Francia.

Redacción-EFE


Después de 21 días de competencia, el reloj dará sentencia hoy al podio final de la Grand Boucle.


La contrarreloj de 54 kilómetros entre Bergerac y Périgueux, con constantes altibajos, sin tramos llanos, definirá los acompañantes del italiano Vincenzo Nibali, seguro vencedor de no mediar un hecho extraciclístico.


Una lucha en que se medirán la experiencia, la solidez y la frescura de los tres aspirantes a esas plazas. 


El español Alejandro Valverde, que dio signos de fatiga en los Pirineos, cuenta con su experiencia. Jean-Christophe Peraud, un especialista en la lucha contra el crono, se ha mostrado sólido a lo largo de toda la carrera, y el joven Thibaut Pinot está describiendo una trayectoria ascendente en el Tour.


En general, los especialistas consideran que Peraud está en buena situación para ser segundo, mientras que el tercer puesto se lo jugarán Pinot y Valverde.


Será una prueba de fuego antes del paseo final por los Campos Elíseos, mañana domingo.


El perfil no favorece mucho a los especialistas, por lo que será el estado de las fuerzas tras tres semanas de competición el que dicte el resultado final.


Los organizadores decidieron incluir una única prueba contra el crono en esta edición del Tour para evitar que los especialistas en esa prueba dominaran la carrera desde el principio. Pero quisieron darles una última oportunidad para acabar de cerrar la general.


Con una ventaja inabordable, Nibali reconoció que no tiene nada que ganar en esta contrarreloj, pero señaló que “por respeto al Tour, al maillot amarillo y al equipo la correré como un líder”.


“Es la etapa más importante que he corrido, voy a tratar de aferrarme al podio, de dar todo lo mejor. Sería una pena acabar cuarto, pero si es así tendré que conformarme”, comentó a su vez el francés Pinot, segundo en la general.


Mientras que el también francés Peraud, tercero a escasos trece segundos de su compatriota, dijo que “la contrarreloj me gusta y creo que sobre el papel tengo una pequeña ventaja”.


Una línea de optimismo que también mantiene Valverde, quien aseguró estar “tranquilo y con la suficiente confianza ante la crono. Dos y quince segundos no es estar lejos del podio. Tal vez no pueda, pero veo más probable que sí pueda”, dijo.