Editorial

Los frutos de Colombiamoda
26 de Julio de 2014


Los frutos de ese esfuerzo han generado para Medellín un efecto colateral altamente positivo, pues demostraron que la ciudad era capaz de hacer frente a grandes eventos.

La vigésimo quinta versión de Colombiamoda se clausuró el jueves con un balance económico que, parafraseando el lema del evento, trascendió los límites esperados en cuanto a expectativas de negocios en sus tres componentes, así como los estimativos en cuanto a visitantes y compradores, con lo cual la Semana de la Moda de Colombia ratifica su condición de feria de moda y negocios del sector textil, confección y diseño más importante de América Latina, un logro que además corrobora la vigencia del clúster textil como estrategia para promover el desarrollo y la competitividad empresarial de la región.


Las cifras hablan por sí solas: 308 millones de dólares en oportunidades de negocios discriminados en 221 millones de dólares en Colombiamoda, un 19 % más que el año anterior; 65 millones de dólares en Textiles2, un 41 % más que en 2013, y 22 millones de dólares en Moda para el Mundo, un 22 % más que en la pasada versión; mientras que en el pabellón Nuevos Modelos de Negocio se dieron cita 65 reconocidas marcas que en promedio obtuvieron 12 contactos potenciales con inversionistas de 16 países, lo que arroja la posibilidad de abrir en el corto plazo 250 establecimientos entre tiendas, “corners” (puntos dentro de otra tienda) y distribuciones. En términos de concurrencia, 20.350 personas visitaron la feria;  29.000 personas presenciaron las pasarelas y 12.000 personas de manera presencial, además de 27.000 vía streaming, participaron de la programación académica del Pabellón del Conocimiento. En cuanto a compradores, fueron 8.576, de los cuales 1.552 vinieron del exterior gracias a las misiones comerciales de Proexport y a las giras de negocios e inversión que hace Inexmoda.


El público asistente, sumado a las delegaciones de las marcas comerciales participantes y el personal de apoyo para los diseñadores y modelos, generaron para la ciudad una derrama económica superior a los seis millones de dólares, reflejada en la ocupación hotelera del 93,5 % y en el incremento del 15,09 % en la llegada de visitantes a la ciudad, según cifras de Situr. Y así como en los últimos años estos indicadores siempre han estado al alza, no hay razones para pensar que la tendencia vaya a cambiar en el futuro, pues el éxito es el resultado de un trabajo realizado con esfuerzo y dedicación por parte de los diferentes actores del sistema moda para consolidar un sector fortalecido y reconocido a nivel mundial.


Los resultados, la capacidad instalada, el reconocimiento y los beneficios para los sectores público y privado que tienen eventos como Colombiamoda permiten ser optimistas sobre el futuro, lo que adquiere un mayor valor cuando se mira cuál ha sido el camino que se ha recorrido para llegar a este punto. Cuando en 1987 se fundó Inexmoda con la intención de desarrollar la exportación y la moda y en 1988 inició labores con don Roque Ospina a la cabeza, corrían tiempos radicalmente diferentes a los actuales, pues Medellín estaba azotada por el fenómeno del narcotráfico y, en términos económicos, los industriales del sector tenían un dominio pleno del mercado nacional. Pero tras la primera versión de Colombiatex en 1989 (Colombiamoda inició en 1990), con 120 expositores en el Pabellón Amarillo del Palacio de Exposiciones y ningún comprador internacional, al complejo entorno político y social se sumó la apertura económica, que generó un cambio de 180 grados en la posición de los industriales con respecto al mercado. Exportar y competir con lo importado, no iba a ser ya una opción sino una obligación y pese a las difíciles condiciones, Inexmoda empezó a recorrer el camino para sacar adelante la cadena textil, con resultados cada vez más auspiciosos, gracias al desarrollo de relaciones nacionales e internacionales, además de la investigación, la formación y la actualización para los integrantes de la cadena.


Los frutos de ese esfuerzo han generado para Medellín un efecto colateral altamente positivo, pues demostraron que la ciudad era capaz de hacer frente a grandes eventos, presionó la construcción de un espacio idóneo para promover el turismo de negocios y convenciones, como es Plaza Mayor, y jalonó la política permanente de internacionalización de la capital antioqueña, cuyos frutos ya no se limitan a la temporada de moda, sino a otros eventos de índole económico, cultural y deportivo. Gracias, pues, a la cadena textil, Medellín empezó a construir relaciones y negocios que hoy le permiten ser el tercer mayor destino de los visitantes extranjeros del país.


Unir la oferta y la demanda para dinamizar los negocios del sistema moda ha sido una fórmula ganadora para Inexmoda. Y la capacidad de aglutinar a todos los actores del sistema ha sido su mayor logro en estos 26 años. Por ello, además de saludar los resultados alcanzados en la recién terminada Colombiamoda, hacemos un reconocimiento a la trayectoria que le ha permitido consolidarse, deseando que en los próximos años siga contribuyendo para que la cadena textil, confección, diseño y moda responda adecuadamente a las demandas del mercado.