Moda

The greatest
Lo máximo
Autor: Carmen Vásquez
25 de Julio de 2014


Igual que en una temporada de ópera. Unos días las representaciones dan la nota más alta. Y así fue en el segundo día de Colombiamoda.



Fotos: Cámara Lúcida – Giuseppe Restrepo.

cvasquez@elmundo.com


Igual que en una temporada de ópera. Unos días las representaciones dan la nota más alta. Y así fue en el segundo día de Colombiamoda.


El panorama de la Non Stop del miércoles puso en pasarela el trabajo de jóvenes que aportan futuro, como es el caso de la pasarela de 747 y la de Julián Ruiz. Pero lo máximo, lo que nos quedó en la pupila, lo que nos pone al tope el orgullo en el tema moda, con creatividad, impecable confección, armonía en la historia, color, materiales, puesta en escena, fue disfrutar las pasarelas de una mujer frágil y linda en su figura como es Kika Vargas, con su colección Flower Beat; la maestría, sencillez, elegancia y trabajo dedicado de una Beatriz Camacho, con su inspiración en la cultura polinesia y de la Nueva Guinea, brillo, transparencias y esos estampados que solo ella puede ligar con imaginación y realidad en sedas y telas fluidas. El toque de las plumas.


Dos de los jóvenes de la Colegiatura Colombiana, que gracias a Choco Lyne pueden presentar sus trabajos de diseño en Colombiamoda, sorprendieron y recibieron los aplausos de admiración, Salomé Barragán  y Miguel Mesa, quien trabajó la colección con hilos nylon en una propuesta post-arqueológica que nace de conclusiones imaginarias. Colección que él realizó gracias a Enka de Colombia y de Tu Taller Oficina de Diseño.


Pasarelas como Studio F con la celebración de sus 20 años, fue exquisita y femenina y más con esa súper modelo que movió el pelo y dejó a todo el mundo en desmayo. Agua Bendita, con su colorido y bellísimos pareos, amerita página especial, igual que Renata Lozano. El cierre de noche le tocó a Gef que nos dio un musical regalo con el grupo Chocquibtown.


Hoy viernes, el sueño es ligero para el presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero y todo su equipo, porque ya hay que pensar en la próxima versión 26 de Colombiamoda. Y nosotros seguiremos hablando de la 25.



El gancho

Cierre del telón de la versión 25 de Colombiamoda y de lo que se habló a diario fue: de la forma que este año le dieron a las pasarelas, una de ellas en un rectángulo que enloqueció a más de un fotógrafo. Se habló del trato que unas niñas nuevas en el oficio de estar en las puertas a la entrada de las pasarelas, les dieron a varias personas que son importantes en el cubrimiento de esta feria. Se habló del sofoco de los recintos de pasarelas, sin aire acondicionado. Mejor dicho el Plaza Mayor tiene que revisar este punto y la excusa no son los más de 800 que entran a cada una. Se habló del rollo de la periodista Vicky Dávila con el director de la Aeronáutica, Gustavo Adolfo Lenis... pero en todo el cuento no queda muy bien parada la señora Vicky, que nos dimos cuenta poco, poco de admiradores tiene. 


Absolutamente bien comentado el exquisito almuerzo que ofrecieron los directivos mexicanos de Televisa y la revista Infashion en honor a la diseñadora Kika Vargas, en el restaurante Rafaello, zona de El Poblado. Todo el brindis con champaña Chandon y menú del chef Óscar Gónima.


Un programa que todo el mundo disfrutó, el mejor de todos, fue el de sentarse en las escalinatas de cemento y las que este año adornaron con cojines y paragüitas, las que dan a la entrada del Plaza Mayor con la inmensa pantalla de los programas de Une. Todos, con cervecita y vino a la mano en tertulia.


¿Y qué se ha visto en la pasarela de cemento? La calle que es la que verdaderamente habla es un poco de “detodo”, pero algo interesante es que se ve al grueso público bien ubicado en lo que viste, en lo que es cómodo.


Los payasos, los que se disfrazan, los que quieren aparentar... son pocos.


La moda es sentimiento, cultura, gusto, estilo y $$$$, la moda es un gran negocio y con seguridad los resultados de esta Colombiamoda son ganadores.