Política

Clinging to the seat
Aferrado a la curul
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
14 de Julio de 2014


Más dudas jurídicas sigue originando la situación del concejal de Medellín, Nicolás Duque, quien fue expulsado del Partido de la U y le quitaron el voto, aunque ese partido también pidió que le retiraran el derecho a la voz. La mesa directiva debe aclarar varios interrogantes de este episodio.


Foto: Cortesía 

Entre las bancadas del Partido de la U y la conservadora, fue reubicado en la plenaria del Concejo Medellín el concejal Nicolás Duque.

Las normas constitucionales y legales ordenan que en Colombia debe imperar un régimen de partidos políticos, a los cuales les pertenecen las curules y no a las personas.


Sin embargo, el concejal de Medellín, Nicolás Duque, se aferra a su curul en esa corporación, pese a que el Partido de la U lo expulsó por doble militancia y pidió a los directivos del Cabildo que le devuelvan dicha curul.


Este corporado no está de acuerdo y así lo expresó a EL MUNDO.


-Concejal, ¿para qué aferrarse a una curul que es de un partido que lo expulsó y, además, sin tener derecho al voto? Eso no tiene ningún sentido.


 “A mí me motiva seguir actuando en el Concejo de Medellín, yo aspiro a estar acá con voz a nombre del Centro Democrático, hay muchas cosas que hay que decir aquí sobre la ciudad de Medellín, también presentar proyectos de acuerdo.


Mantener los contactos con las comunidades de una manera permanente, la gente nos sigue buscando para mediar ante la Administración local sobre muchas situaciones difíciles y conflictivas que se presentan.


Ahora, lo que me parece muy osado del Partido de la U es que en el escrito que le envió a la mesa directiva del Cabildo solicite que decrete la vacancia absoluta y definitiva de mi curul y se nombre a la persona que sigue en la lista para que reemplace.


Eso me parece un aventón del Partido de la U”.


-Los partidos tienen derecho a hacer esa petición, que los concejos no la cumplan es otro asunto y se pueden enredar judicialmente por no cumplir la ley.


 “Entre las facultades que tiene un presidente de un Concejo Municipal es dictar autos de vacancia absoluta y definitiva, pero con base en la legalidad, en autoridad competente.


¿Con base en qué el presidente del Concejo de Medellín me va a tumbar mi curul y se la va a dar otro?, si yo todavía no he perdido la investidura, yo soy un concejal de la ciudad de Medellín y las acciones de un partido llegan hasta un determinado punto, llegan hasta la sanción como ya lo hizo”.


 -Pero es que en Colombia estamos en un régimen de partido, las curules son de las colectividades y no de las personas. Se han aprobado normas para fortalecer a los partidos y evitar el personalismo en la política.


 “No, me da mucha pena pero yo disiento. Los partidos tienen unas sanciones previstas para las personas que incumplan, para los militantes que no van a seguir sus parámetros y por eso el partido me sancionó.


Pero en ningún momento se ha determinado, incluso por las jurisprudencias del Consejo de Estado y repetidamente, que la doble militancia no da pérdida de investidura.


La gente me eligió a mí por voto preferente”.


 -Pero, usted para ello inicialmente tuvo que solicitar un aval de un partido y eso lo ata a las condiciones de ese partido.


 “Sí claro, pero en un momento determinado cuando no esté de acuerdo asumo determinadas posiciones y así lo estoy haciendo”.


 -Pero el elector votó por la lista del Partido de la U, que lo avaló y usted se comprometió a acatar sus estatutos.


 “Si a coherencias vamos, ¿quién fundó el Partido de la U y cuál era el espíritu de este partido? Pues Álvaro Uribe y al dividirse yo que hago, pues no me mantengo en la U por no estar de acuerdo y mi trasegar político y mi estadía aquí en el Concejo la continuaré como vocero del Centro Democrático”.


 -Un momento, el que se fue del Partido de la U fue Uribe y si usted lo sigue a él, pues se marcha y deja la curul que no es del Centro Democrático, sino del Partido de la U.


 “Esas son las diferencias que se generan y es válido que se hubiese formado otro grupo significativo de ciudadanos y yo opté por ingresar a esa línea”.


 -Pero concejal, en Colombia se está bregando a ponerle orden a la política y usted no ayuda con esas posturas. Si no quiere estar en la U pues se va pero deja libre la curul de ese partido.


 “Pero cuál es la consecuencia lógica, que me están sancionando.


A usted le parece poquito el costo que estoy afrontando con la expulsión y la pérdida del derecho al voto”.


 -Usted se lo buscó.


 “Usted quiere que me vaya de la curul, eso no está establecido normativamente y me voy a quedar”.   


-¿Será que usted no le quiere entregar la curul al equipo del congresista Augusto Posada?


 “No, yo no he pensado en eso, ni tengo ninguna retaliación”.



¿Aún tiene voz?

-Concejal Nicolás Duque, la curul no es suya, sigue siendo del Partido de la U.


“La curul no sigue siendo de la U”.


-Claro que sí, en Colombia impera el régimen de partidos y no de personalismos.


 “Esa es una discusión que se dirime en los altos tribunales colombianos competentes para estos asuntos. 


La realidad hoy es que yo estoy plantado en la curul como vocero del Centro Democrático”.


-No concejal, el Centro Democrático no existe en el actual Concejo, pues a nadie eligieron por ese movimiento en el 2011 y, además, no hay bancadas de uno.


 “Bancadas de uno sí hay”.