Economía

Labor inspection puts Colombia in the ILO list
Inspección laboral mete a Colombia en lista de OIT
Autor: Duván Vásquez
11 de Julio de 2014


El país había salido de la revisoría anual del organismo en el 2009, luego de cumplir con algunos acuerdos como la mejora de la libertad sindical y el derecho de libre asociación.


economia@elmundo.com


Twitter: @duvanandvasquez


La Organización Internacional del Trabajo (OIT) sancionó a Colombia por incumplimientos con el Convenio 81, en el que se garantiza la correcta inspección laboral en las compañías, y por ende la incluyó en la lista de los 25 países que deben rendir informe anual.


Esta deficiencia se denota en que actualmente el Gobierno Nacional solo tiene 683 inspectores laborales en el país, a pesar de que el personal de ese cargo se amplió de 480 a 904 en este último cuatrienio. Es decir, que hay 221 funcionarios que aún no ejercen la vigilancia y reporte de los casos contra el trabajo en las empresas colombianas.


Según Brian Finnegan, delegado de la Federación Estadounidense del Trabajo y del Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), quien tiene asiento en el organismo internacional, más allá del número insuficiente de inspectores, hay inquietudes con el proceso de selección, nombramiento e independencia de ellos, porque más del 85 % de los recientemente contratados fue provisional.


“La naturaleza provisional de estos contratos pone en duda el valor de los programas de capacitación coordinados por la OIT”, indicó Finnegan.


Sin embargo, el ministro (e) de Trabajo, José Noé Ríos, manifestó que en inspección laboral, la OIT ha informado que entre el 89 % y el 91 % de los inspectores que han sido capacitados aplican hoy los nuevos procedimientos en sus funciones, así como las herramientas y metodologías entregadas por el proyecto.


En ese sentido, el alto funcionario resaltó que Colombia ha tenido importantes logros como la apertura de la cartera de Trabajo, eliminada en 2003 y reabierta en 2011, que ha promulgado una “reducción continua en la tasa de desempleo de 9,6 % para 2013, la disminución del desempleo juvenil, la creación del Servicio Nacional de Empleo y la generación de 350 Centros de Empleo, la formalización de 530.000 puestos de trabajo y un notable incremento de la afiliación de 899.000 personas al Sistema Pensional y de 1,2 millones en los últimos dos años al Sistema de Riesgos Laborales, de igual forma la reducción en la tasa de trabajo infantil”.


Así mismo, ha habido avances en materia de concertación, negociación del sector público y el incremento en convenciones colectivas con un aumento del 90 %. Además, de mayor cobertura con programas que buscan una vejez digna para el trabajador colombiano.


Cómo regresó a la lista


Cada año, la Comisión de Expertos de la OIT evalúa el cumplimiento de convenios por parte de todos los estados y genera un informe con observaciones. A partir de allí, los portavoces de los trabajadores y empleadores del mundo conciertan 25 casos que deben ser evaluados en las sesiones de la Comisión de Aplicación de Normas.


Entonces, el Convenio 81 (inspección de trabajo) de Colombia quedó entre ellos y por eso recibió unas recomendaciones para tratar de cumplir con el acuerdo, asimismo otros países como Estados Unidos, Venezuela, Ecuador Portugal, Croacia, Grecia, entre otros, que deberán comparecer.


Además, esta no es la primera vez que Colombia queda en esta lista, porque desde 1985 ha comparecido en 29 ocasiones a la Comisión de Aplicación de Normas, por los convenios de libertad sindical y el derecho a la libre sindicalización, el derecho de sindicalización y negociación colectiva, y la discriminación y el empleo; entre otros.


Por esa razón, Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), aseveró que es cierto que ha habido progresos en materia de inspección, pero el país se ha quedado corto en un territorio donde hay altos índices de la precariedad laboral, la intermediación en materia de empleo, las conductas antisindicales por parte de ciertos empresarios, así como las violaciones constantes a los convenios y recomendaciones de la OIT.


“Eso nos conduce necesariamente a demandar del Gobierno el acompañamiento y el máximo de compromiso para dotar al país del mejor sistema de inspección del trabajo, realizando la debida consulta a los interlocutores sociales”, apuntó Gómez.


Recomendaciones


Al final de la 103 Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra, Suiza, el portavoz del Grupo de Trabajadores de la OIT, Marc Leemans, presentó las propuestas para que Colombia cumpla con el Convenio 81 de la Inspección Laboral.


Una de las recomendaciones es ratificar los Convenios del organismo y luego expedir reglamentaciones que vuelvan efectiva la legislación de la inspección del trabajo en el país.


Así mismo, tomar medidas prontas como ampliar el número de inspectores a 2.000 como mínimo, vincular a todos ellos por carrera administrativa, incrementarles el salario para que se nivelen con el sueldo de los jueces laborales de circuito, aumentar de manera significativa los recursos presupuestales para el ejercicio de las labores de inspección del trabajo, de manera que se garantice la imparcialidad y autoridad de los inspectores.



Unas acciones pendientes

La Federación Estadounidense del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) también destacó los acuerdos que faltan por trabajar en Colombia con el Plan de Acción Laboral (PAL), que este país suscribió con Estados Unidos en 2011, con el fin de darle continuidad a la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre las dos naciones.


Según Brian Finnegan, delegado de la AFL-CIO, ambas repúblicas reconocieron que  “los trabajadores en Colombia enfrentan muchos y serios problemas al momento de intentar ejercer sus derechos laborales básicos, tal como ha sido el caso durante los últimos 25 años”.


Dado el gran tamaño de los retos enfrentados por los trabajadores colombianos y el hecho de que este país haya ratificado el Convenio 81 de la OIT, los dos gobiernos se pusieron de acuerdo en hacer un enfoque central dentro del PAL con respecto al fortalecimiento del sistema de inspección de trabajo.


“Las aspiraciones del PAL, que en su gran mayoría quedaron sin cumplir, fueron el impulso para que el Congreso estadounidense ratificara el Acuerdo Comercial entre los Estados Unidos y Colombia, el cual entró en vigencia en mayo de 2012”, señaló Finnegan.